Un fármaco de quimioterapia común puede causar toxicidad cardíaca

Una nueva investigación sugiere que la doxorrubicina, un fármaco de quimioterapia ampliamente utilizado, puede causar toxicidad cardíaca, lo que podría provocar insuficiencia cardíaca congestiva.

Una nueva investigación examina los efectos de un fármaco de quimioterapia común en el corazón, el bazo y las células inmunitarias del cuerpo.

La doxorrubicina es un fármaco de quimioterapia que se usa comúnmente para tratar ciertos tipos de cáncer, como el de mama, vejiga, estómago, pulmón y ovario. A veces, también se usa para tratar el cáncer de útero.

El medicamento detiene la propagación de las células cancerosas al bloquear una enzima que las células cancerosas necesitan para dividirse y multiplicarse.

A pesar del uso generalizado de la droga, sus efectos sobre el inmunometabolismo del cuerpo, es decir, cómo el metabolismo del cuerpo regula el comportamiento de las células inmunes, son en gran parte desconocidos.

Entonces, los investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB) se propusieron llenar este vacío de investigación investigando los efectos del fármaco doxorrubicina en el inmunometabolismo de los ratones.

Ganesh Halade, Ph.D. --Profesor adjunto de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la UAB-- dirigieron los investigadores, que ahora han publicado sus hallazgos American Journal of Physiology: Heart and Circulatory Physiology.

Cómo afecta la doxorrubicina al corazón, el bazo

Halade y sus colegas trataron ratones machos libres de cáncer de 2 meses de edad con una dosis alta o baja del fármaco. Los investigadores también trataron a un grupo de ratones de control con solución salina.

Después de sacrificar a los roedores, el equipo estudió los efectos de la droga en sus órganos y tejidos.

La doxorrubicina provocó fibrosis del corazón, en la que las paredes del corazón se endurecen y no pueden contraerse tanto. Esto, a su vez, hace que el corazón funcione mal. Como resultado, los corazones de los ratones no podían bombear tanta sangre como deberían.

El fármaco también indujo la muerte celular programada y provocó que el corazón y el bazo se encogieran.

Las funciones principales del bazo son filtrar la sangre y proteger al cuerpo contra los patógenos.

Este órgano, que es el más grande del sistema linfático, almacena células inmunitarias y, en el caso de un ataque cardíaco, las libera y las envía al lugar de la lesión cardíaca para eliminar el daño. En este estudio, sin embargo, los investigadores demostraron que la doxorrubicina daña el bazo.

El fármaco también redujo los niveles de dos enzimas clave para la respuesta inmunitaria del cuerpo: lipoxigenasas y ciclooxigenasas.

La doxorrubicina disminuyó los niveles de estas enzimas en el ventrículo izquierdo del corazón. A su vez, esto redujo los niveles de otros mediadores de lípidos que normalmente detendrían la inflamación.

Además, el fármaco mató a un grupo de células inmunitarias llamadas macrófagos CD169 +, que indujeron un síndrome de emaciación en el bazo.

El nombre macrófagos significa literalmente "grandes comedores", ya que la función principal de estos grandes glóbulos blancos es localizar y "comer" patógenos.

Finalmente, el fármaco altera el equilibrio de dos moléculas de señalización celular: quimiocinas y citocinas. Como explican los autores, esto sugiere que los leucocitos en el bazo eran menos capaces de defender al cuerpo contra los patógenos.

Estos hallazgos, explica Halade, sugieren que la doxorrubicina tiene un "impacto esplenocardíaco" que debe estudiarse más a fondo para minimizar los daños del fármaco en el corazón y el bazo.

El investigador principal del estudio también habló con Noticias médicas hoy sobre las implicaciones clínicas de los hallazgos.

“Nuestro estudio tiene enormes implicaciones clínicas, ya que la doxorrubicina es un medicamento contra el cáncer ampliamente utilizado en el entorno oncológico diversificado. Por lo tanto, la monitorización de los desechos de los músculos esplénicos y cardíacos inducidos por la doxorrubicina es importante en un entorno clínico para prevenir o retrasar la toxicidad cardíaca ".

Ganesh Halade, Ph.D.

“Los pacientes con cáncer necesitan un nuevo agente terapéutico que [sea] de naturaleza no inmunosupresora y que responda tanto a las células cancerosas no malignas como a las malignas”, añadió Halade.

none:  vascular urología - nefrología suplementos