¿Cómo podría ayudar la dieta cetogénica a tratar el cáncer?

Una nueva investigación en ratones sugiere que mantener el azúcar en sangre bajo control mediante la dieta cetogénica o un medicamento para la diabetes podría ayudar a tratar ciertos cánceres al aumentar la eficacia de la quimioterapia estándar.

La dieta cetogénica restringe los carbohidratos al mínimo.

La dieta cetogénica consiste en alimentos ricos en grasas, alimentos que contienen una cantidad adecuada de proteínas y una cantidad muy baja de carbohidratos.

Normalmente, el cuerpo humano obtiene su principal fuente de energía (azúcar) de los carbohidratos.

Sin embargo, la dieta cetogénica priva al cuerpo de glucosa, induciendo un estado de "cetosis".

Durante la cetosis, el cuerpo se ve obligado a descomponer la grasa almacenada en lugar del azúcar para producir una fuente alternativa de energía.

La dieta cetogénica o "ceto" ha existido durante siglos. Tradicionalmente, algunos lo han utilizado como terapia para afecciones como la diabetes y la epilepsia.

Estudios más recientes han comenzado a examinar el potencial terapéutico de la dieta cetogénica para otras afecciones, como el cáncer, el síndrome de ovario poliquístico y la enfermedad de Alzheimer.

El potencial de la dieta cetogénica como tratamiento contra el cáncer

Por ejemplo, una investigación reciente ha sugerido que la dieta cetogénica podría complementar las terapias estándar contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia.

La dieta podría aumentar el poder del tratamiento convencional del cáncer al inducir selectivamente estrés oxidativo metabólico en las células cancerosas, pero no en las normales.

Otros estudios también han sugerido que ciertos cánceres dependen en gran medida de la glucosa para obtener energía. Por lo tanto, restringir el acceso de las células cancerosas al azúcar puede ser una forma válida de sensibilizarlas a la quimioterapia.

Una nueva investigación explora la dieta cetogénica como una vía potencial para el tratamiento del cáncer. Jung-Whan Kim, profesor asistente de ciencias biológicas en la Universidad de Texas en Dallas, es el autor correspondiente del nuevo estudio.

Usando un modelo de ratón de cáncer de pulmón y esófago, Kim y sus colegas restringieron los niveles de glucosa circulante de los roedores alimentándolos con una dieta cetogénica y administrándoles un medicamento para la diabetes que evita que los riñones reabsorban el azúcar en sangre.

Los investigadores han publicado su artículo en la revista Informes de celda. Meng-Hsiung Hsieh es el primer autor.

La dieta cetogénica y el carcinoma de células escamosas

Kim y su equipo han demostrado anteriormente que un tipo de cáncer llamado carcinoma de células escamosas (SCC) depende mucho más de la glucosa para mantener su "capacidad antioxidante y supervivencia" que otros tipos de cáncer, como el adenocarcinoma de pulmón.

Entonces, en el nuevo estudio, el equipo razonó que restringir la glucosa haría que el SCC fuera más vulnerable al tratamiento. Alimentaron a ratones con tumores de xenoinjerto con una dieta cetogénica que consistía en carbohidratos al 0,1% o con una dieta normal.

“El crecimiento tumoral del xenoinjerto del SCC pulmonar […] y el SCC esofágico […] se inhibió significativamente con la dieta cetogénica en comparación con los grupos alimentados con comida normal”, informan los autores del estudio.

“Tanto la dieta cetogénica como la restricción farmacológica de la glucosa en sangre inhibieron por sí mismas el crecimiento adicional de tumores [SCC] en ratones con cáncer de pulmón”, dice Kim.

“Si bien estas intervenciones no redujeron los tumores, sí impidieron que progresaran, lo que sugiere que este tipo de cáncer podría ser vulnerable a la restricción de glucosa”, agrega.

Sin embargo, la restricción de glucosa no afectó a otros tumores no SCC. “Nuestros resultados sugieren que este enfoque es específico del tipo de células cancerosas. No podemos generalizar a todos los tipos de cáncer ”, dice Kim.

“El hallazgo clave de nuestro nuevo estudio en ratones es que una dieta cetogénica sola tiene algún efecto inhibidor del crecimiento tumoral en [SCC] […]. Cuando combinamos esto con el medicamento para la diabetes y la quimioterapia, fue aún más efectivo ".

Jung-Whan Kim

Hallazgos que cambian el paradigma

Los investigadores también estudiaron los niveles de azúcar en sangre en muestras de 192 personas con SCC de pulmón o esófago. Luego los compararon con los de 120 personas con adenocarcinoma de pulmón.

"Sorprendentemente", dice Kim, "encontramos una sólida correlación entre una mayor concentración de glucosa en sangre y una peor supervivencia entre [las personas] con [CCE]".

“No encontramos tal correlación entre los pacientes con adenocarcinoma de pulmón. Ésta es una observación importante que implica aún más la eficacia potencial de la restricción de glucosa para atenuar el crecimiento de [CCE] ”, añade.

Aunque los autores reconocen que este estudio fue preclínico y que se necesita una investigación más extensa, los hallazgos, dicen, apuntan a un “cambio de paradigma” en el tratamiento del cáncer.

“Manipular los niveles de glucosa del huésped sería una nueva estrategia que es diferente de simplemente tratar de matar las células cancerosas directamente”, dice Kim.

“Creo que esto es parte de un cambio de paradigma de dirigirse a las propias células cancerosas. La inmunoterapia es un buen ejemplo de esto, donde el sistema inmunológico humano se activa para ir tras las células cancerosas ".

“Tal vez podamos manipular un poco nuestro propio sistema biológico o activar algo que ya tenemos para combatir el cáncer de manera más efectiva”, concluye.

none:  linfología linfedema Artritis Reumatoide urología - nefrología