Cómo recuperarse de un ataque de EM

La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que el sistema inmunológico de una persona ataca el sistema nervioso central y la transmisión de información entre el cerebro y el cuerpo. Hay diferentes tipos, algunos de los cuales involucran ataques o exacerbaciones de síntomas.

A veces, una persona no puede predecir el momento y los efectos físicos de un brote de EM, lo que puede dificultarle el manejo de su enfermedad.

Una persona con EM no siempre requerirá tratamiento, especialmente si los síntomas no son dolorosos ni perturbadores. Hay algunos cambios e intervenciones en el estilo de vida que las personas con EM pueden realizar para ayudar a controlar la enfermedad y tener un impacto positivo en su salud en general.

Muchos de estos cambios son simples elecciones de estilo de vida que una persona puede incorporar a su rutina diaria. Otros pueden requerir más información de un médico o atención terapéutica.

En este artículo, analizamos cómo recuperarse de un ataque de EM y los pasos que debe seguir una persona para mantener la mayor calidad de vida posible.

Recuperarse de un ataque de EM

Tener un sistema de apoyo sólido puede ayudar a una persona a recuperarse de un ataque de EM.

Las personas con EM suelen experimentar brotes, que los médicos también denominan recaídas o ataques. Un brote puede implicar una escalada de los síntomas existentes o la aparición de otros nuevos.

La enfermedad a menudo se presenta de manera diferente en diferentes personas, por lo que a menudo es difícil para una persona o un médico predecir la gravedad, la frecuencia o el impacto personal de un ataque de EM.

Las recaídas graves pueden alterar la vida diaria de una persona con EM y su familia. Después de una recaída, una persona con EM puede experimentar un estrés extremo mientras intenta reanudar su rutina.

Después de un brote, una persona puede necesitar más tiempo de descanso y recuperación. Si el brote es severo, consultar con un terapeuta físico y ocupacional podría ayudar a restaurar la movilidad y la independencia.

Una persona también puede tomar medicamentos para controlar los efectos de la EM en todo su cuerpo. Sin embargo, no todos los ataques son graves y una persona puede recuperarse sin tomar medicamentos.

Medicamentos

No todos los brotes de EM requieren tratamiento. Cuando son leves, a menudo pueden resolverse solo con descanso.

Cuando los síntomas durante un brote son lo suficientemente graves como para reducir la función diaria de una persona, los médicos a menudo recomiendan adoptar un enfoque de manejo múltiple. Una persona podría controlar un ataque de síntomas mediante medicamentos, fisioterapia y cambios en el estilo de vida.

Algunos medicamentos se enfocan en reducir las recaídas. La reducción del número de recaídas aumenta la cantidad de tiempo entre períodos de síntomas intensos. Se denominan terapias modificadoras de la enfermedad (DMT, por sus siglas en inglés) y suelen ser un tratamiento de primera línea para las personas que experimentan los síntomas de la EM en forma de brotes.

Se utilizan otros medicamentos para acelerar la recuperación de un ataque de EM.

Algunos de los medicamentos que un médico puede recetarle para las recaídas o los ataques de EM incluyen:

  • Un curso de corticosteroides de 3 a 5 días para tratar la inflamación y reducir la duración del ataque.
  • H. P. Acthar gel, que es una preparación extremadamente pura de una hormona que el cerebro generalmente produce en la glándula pituitaria. Es un tratamiento a corto plazo para los brotes de EM.

Es importante señalar que los corticosteroides no influyen en la progresión de la enfermedad a largo plazo. Solo pueden abordar la inflamación y los brotes a corto plazo.

Los medicamentos también tienen como objetivo retrasar la progresión de la enfermedad y abordar los síntomas individuales perturbadores, como:

  • rigidez
  • espasmos musculares
  • fatiga
  • problemas de vejiga e intestino
  • disfunción sexual

Terapias

La fisioterapia puede ayudar a la movilidad de una persona con EM.

Vivir con EM implica cuidar el bienestar físico y emocional. Las personas con EM pueden adoptar una variedad de cambios en el estilo de vida y terapias para ayudar a controlar sus síntomas y mantener una buena salud.

La rehabilitación puede ser una parte importante para preservar la calidad de vida de una persona durante y después de una recaída. La rehabilitación implica un equipo de terapeutas multidisciplinarios que trabajan juntos para ayudar a las personas con EM a reanudar sus funciones normales.

Es mejor comenzar la rehabilitación al principio de la progresión de la enfermedad, ya que las personas pueden encontrar más fácil de implementar cuando sus síntomas son menos graves.

Una persona con EM puede considerar seguir los siguientes pasos para controlar sus síntomas.

Terapia física

Muchas personas con EM reciben fisioterapia. Un fisioterapeuta puede educar a una persona con EM sobre cómo hacer estiramientos específicos que pueden ayudar a aliviar el dolor y ejercicios para fortalecer los músculos debilitados y recuperar el movimiento.

Un fisioterapeuta también puede enseñar a las personas con EM cómo participar en las tareas diarias de una manera que reduzca la incomodidad y la fatiga.

Aquí, aprenda cómo las personas con EM pueden controlar el dolor de los nervios.

Terapia ocupacional

Este tipo de terapia puede ayudar a una persona con EM a readaptarse a la vida en el lugar de trabajo y cuando socializa.

Un terapeuta ocupacional puede ayudar a apoyar la vida independiente y ayudar a las personas a continuar con sus rutinas habituales. Los terapeutas ocupacionales se enfocan en enseñar habilidades de la vida diaria, como comer y vestirse, y también se enfocan en habilidades laborales, como usar un teclado.

También pueden ayudar a una persona a ajustar su silla de oficina a una posición cómoda y ortopédica segura que puede ayudarla a regresar al trabajo.

La terapia ocupacional también tiene como objetivo apoyar la vida independiente, la movilidad y el estado físico general. La terapia ocupacional también puede enseñarle a una persona nuevas formas de realizar actividades para conservar energía y reducir la fatiga.

Terapia del lenguaje

Las exacerbaciones de la EM pueden afectar el procesamiento, el volumen y la claridad del habla, por lo que las personas pueden necesitar terapia del habla para apoyar la fuerza vocal, la comunicación y la pronunciación.

Los terapeutas del habla también están capacitados para ayudar a las personas con EM a aliviar las dificultades para tragar (disfagia).

Psicoterapia y asesoramiento

Algunas personas con EM corren el riesgo de sufrir depresión y ansiedad como resultado de vivir con una enfermedad crónica.

Pueden beneficiarse de visitar a un psicólogo o consejero. La psicoterapia puede ayudar a las personas con EM a reconectarse socialmente, construir una red de apoyo y desarrollar mecanismos de afrontamiento para el malestar físico y emocional que podría acompañar a un ataque de síntomas.

Consejos de estilo de vida

Algunas personas que tienen EM pueden encontrar que necesitan adaptar su rutina diaria para adaptarse a los síntomas de un ataque en particular, que algunas personas pueden encontrar emocional y físicamente perjudiciales.

Aquellos con la enfermedad pueden tener que modificar sus hábitos y actividades para tener en cuenta la energía y el movimiento físico reducidos.

Higiene del sueño

Es fundamental que las personas con EM descansen lo suficiente. Establecer una buena rutina a la hora de acostarse ayudará a garantizar que duerman bien.

La EM puede causar fatiga debilitante. Aunque dormir lo suficiente puede ayudar, uno de los síntomas de la fatiga es despertarse del descanso sintiéndose sin renovarse.

Dormir más tiempo antes de eventos potencialmente exigentes, agotadores o importantes también puede ayudar a una persona con EM a conservar energía.

Durante una recaída de los síntomas, una persona con EM puede necesitar dormir y descansar más de lo habitual y debe permitir un tiempo adicional para dormir al final de su día.

Ejercitándose

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todos los adultos hagan al menos 150 minutos de ejercicio cada semana.

Para las personas con EM, el ejercicio puede reducir el impacto de los síntomas al:

  • mejorar la salud cardiovascular
  • Reducir la debilidad y mejorar la fuerza y ​​el movimiento.
  • mejorar la función en el intestino y la vejiga
  • promover un mejor estado de ánimo y reducir la fatiga
  • Fomentar la participación en eventos y compromisos sociales.

Algunas formas de ejercicio, como el yoga, también pueden ayudar a aliviar los espasmos musculares dolorosos. El ejercicio también puede contrarrestar la fatiga relacionada con la EM y mejorar el estado de ánimo.

Manejando el estrés

Una planificación cuidadosa puede reducir el estrés de las personas que tienen EM.

Si bien hay investigaciones mixtas sobre los vínculos entre el estrés y las recaídas de la EM, los expertos creen que el manejo del estrés aún puede desempeñar un papel importante en la reducción del impacto de la enfermedad en la vida cotidiana.

Los científicos no tienen claro si el estrés puede causar síntomas de EM. Sin embargo, puede empeorar los síntomas de forma individual.

Los pasos para reducir el estrés con EM incluyen:

  • Planificación para situaciones particularmente estresantes o exigentes. Esto puede implicar llevar una distracción, como un libro, a citas que requieran espera.
  • Reducir la presión de las tareas y los quehaceres diarios. Las personas que experimentan una recaída de la EM y tienen dificultades para adaptarse a las tareas deben evaluar la importancia de la tarea y los estándares que requiere. Pedir ayuda también puede aliviar el estrés durante estos momentos.
  • Manejar las tareas menos agradables al principio del día puede ayudar a una persona con EM a mantener la energía para realizar tareas y actividades más agradables.
  • Solicitar más medicamentos antes de que se agoten para evitar el estrés de una escasez.
  • Reconocer signos de estrés, como respiración superficial, y tomar medidas para relajarse. Practicar la respiración controlada puede ayudar a una persona a aliviar este síntoma de estrés.
  • Participar en al menos una actividad agradable todos los días.
  • Evitar temperaturas extremadamente calientes o frías para reducir las molestias. Aunque algunas personas con EM pueden ser susceptibles a los cambios de temperatura, el calor generalmente solo empeora los síntomas durante un período limitado.
  • Las técnicas de manejo del estrés, como la meditación guiada, la respiración profunda y el yoga, pueden ayudar a aliviar el estrés en momentos de malestar emocional.

Hay una guía más detallada disponible en el sitio web de la Sociedad Nacional de EM.

Mejorando el control de la vejiga

Muchas personas con EM experimentan problemas de vejiga, como incontinencia urinaria, dificultades para comenzar a orinar, problemas para vaciar la vejiga y urgencia de la vejiga, que es la sensación de querer orinar con frecuencia incluso cuando hay muy poca orina en la vejiga.

Cualquier persona que experimente problemas de vejiga debe informar a su médico, quien probablemente buscará una infección del tracto urinario (ITU).

La micción programada o ir al baño a una hora determinada pueden ayudar a entrenar la vejiga para que retenga la orina durante más tiempo. Esto puede disminuir la sensación persistente de necesidad de orinar. Además, hay medicamentos disponibles que pueden ayudar con los síntomas de la vejiga.

Buscando apoyo

Las personas con EM tienen un alto riesgo de depresión, aislamiento y sentimientos de soledad, especialmente durante una recaída. Las personas con EM pueden optar por hablar con un consejero o un grupo de apoyo para ayudarles a sobrellevar la depresión y los sentimientos de ira por la enfermedad.

A muchas personas con EM les resulta útil desarrollar una red de personas que puedan ayudar con los efectos remitentes de la enfermedad.

Healthline ofrece una aplicación llamada MS Buddy que puede ayudar a conectar a las personas con EM para obtener apoyo emocional y práctico.

Consejos de dieta

Las personas con EM deben tener especial cuidado de seguir una dieta alta en fibra y baja en grasas. Dado que la EM es una afección inflamatoria, una dieta rica en alimentos antiinflamatorios puede ayudar.

Algunos alimentos tienen beneficios específicos que pueden ayudar a controlar los síntomas durante los brotes.

Los cereales integrales, las verduras y algunas frutas frescas tienen un alto contenido de fibra y pueden ayudar con los problemas intestinales. Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 y omega-6 también pueden ayudar a reducir los síntomas de la EM.

Si bien no existe una dieta específica que los médicos recomienden para las personas con EM, incluya los siguientes alimentos como parte de una dieta saludable.

  • verduras de hoja verde, como espinacas, col rizada y lechuga romana
  • bayas
  • pescado graso, incluido el salmón y el atún
  • aceite de oliva
  • aceite de coco
  • Semilla de lino
  • cereales integrales, incluida la avena, la quinua y el arroz integral

Ciertos suplementos dietéticos, como la vitamina D y B12, pueden proporcionar beneficios a algunas personas con EM.

La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple advierte contra seguir un plan de dieta en particular, ya que no hay evidencia que respalde una dieta específica como segura y efectiva para controlar la EM. Sin embargo, recomiendan consumir suficiente fibra y ácidos grasos omega-3.

Lea más consejos dietéticos para personas con EM aquí.

Consejos para cuidadores

Saber cómo ayudar a un ser querido con EM puede ser un desafío para los cuidadores. Debido a que la enfermedad puede ser impredecible, es posible que los cuidadores tengan que adaptar su horario y estilo de vida con poca antelación.

Las formas de apoyar a un ser querido con EM incluyen:

  • acompañarlos a las citas médicas
  • ayudar con las tareas del hogar, como la limpieza, el cuidado de los niños y la preparación de comidas
  • Fomentar los pasatiempos y las actividades de ocio.
  • ayudar con la atención primaria, incluido vestirse y bañarse durante los brotes
  • ofreciendo apoyo emocional y compañerismo

Los cuidadores también deben tomar medidas para satisfacer sus propias necesidades físicas y emocionales al cuidar a un ser querido con EM.

Mantener el cuidado personal puede ser un desafío cuando se cuida a un ser querido con una enfermedad crónica. Sin embargo, tomarse el tiempo necesario cuando sea posible puede ser útil tanto para el cuidador como para la persona con EM.

none:  esquizofrenia seguro médico - seguro médico farmacia - farmacéutico