El aerosol nasal de ketamina podría combatir la depresión rápidamente

Para las personas que experimentan los síntomas más graves de depresión mayor y tienen un alto riesgo de suicidio, un tratamiento con un efecto inmediato podría marcar la diferencia, al menos a corto plazo. Pero, los antidepresivos tradicionales tienden a tardar mucho en hacer efecto. ¿Hay un tratamiento más eficaz en el horizonte?

Un nuevo aerosol nasal de esketamina podría proporcionar un alivio rápido de los síntomas de depresión grave. ¿Pero es seguro de usar?

La Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio señala que el suicidio es la décima causa principal de muerte en los Estados Unidos y que 44.965 personas mueren cada año como resultado del suicidio.

También agregan que hay 123 suicidios por día, en promedio. Y un estudio publicado el año pasado advierte que los casos registrados de depresión están aumentando en los EE. UU.

Todo esto requiere mejores estrategias de prevención, así como tratamientos más eficientes para la depresión mayor.

Investigadores de Janssen Research & Development y Janssen Scientific Affairs, con sede en Titusville, Nueva Jersey, y San Diego, CA, en colaboración con colegas de la Facultad de Medicina de Yale en New Haven, CT, han estado buscando un fármaco de acción más rápida para las personas. "En riesgo inminente de suicidio".

La primera autora, la Dra. Carla Canuso y sus colegas, llevaron a cabo recientemente un estudio de prueba de concepto, fase II, doble ciego que prueba la eficacia de un aerosol nasal de esketamina para personas que necesitan un alivio rápido de los síntomas de depresión severa e ideación suicida.

La esketamina es un tipo de molécula de ketamina con propiedades anestésicas y antidepresivas. Sin embargo, a diferencia de la ketamina, parece traer menos efectos secundarios, como alucinaciones, lo que la convierte en un candidato potencial para el tratamiento de la depresión mayor.

El nuevo estudio, cuyos resultados se han publicado en La Revista Estadounidense de Psiquiatría, sugiere que este nuevo aerosol nasal produce buenos resultados a corto plazo para las personas con alto riesgo de suicidio.

¿Un recién llegado rápido y eficaz?

En su ensayo de fase II, los investigadores trabajaron con 68 participantes con síntomas graves de depresión mayor, que se dividieron al azar en dos grupos: a un grupo se le asignó un tratamiento con el aerosol de esketamina y al otro se le dio un placebo.

Los voluntarios tomaron el tratamiento asignado dos veces por semana durante 4 semanas. Todos los participantes continuaron siguiendo su terapia regular para la depresión durante la duración del estudio.

El Dr. Canuso y su equipo monitorearon los efectos de los tratamientos asignados en tres etapas: 4 horas, 24 horas y 25 días después de la administración inicial.

Los individuos a los que se les había asignado el aerosol nasal de esketamina mostraron una mejora significativa en los síntomas depresivos a las 4 y 24 horas después del tratamiento, en comparación con los participantes del grupo placebo.

De manera similar, se observó una mejora significativa en los pensamientos suicidas en los participantes del grupo de aerosol de esketamina después de 4 horas, pero no después de 24 horas. Además, no se observaron beneficios a los 25 días.

Al monitorear los posibles efectos secundarios, el Dr. Canuso y sus colegas notaron que los eventos adversos más comunes para las personas que tomaron esketamina incluyeron náuseas, mareos, disociación y dolores de cabeza.

Teniendo en cuenta estos resultados, los investigadores sugieren que la esketamina intranasal podría ser un tratamiento útil y viable para las personas con alto riesgo de suicidio, ya que los antidepresivos tradicionales pueden tardar entre 4 y 6 semanas en actuar.

El Dr. Canuso y su equipo reconocen la necesidad de realizar más investigaciones, considerando el posible riesgo de que este aerosol intranasal pueda llevar a algunas personas a abusar de la ketamina.

Eventualmente, los investigadores pretenden llevar este medicamento al mercado, pero primero, el aerosol debe someterse a un ensayo de fase III antes de que sus creadores puedan solicitar su aprobación por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Además, el hecho de que el estudio fuera financiado por Janssen Research & Development, una compañía farmacéutica bajo el paraguas de Johnson & Johnson, ha suscitado algunas preocupaciones.

Una de las preocupaciones es que el medicamento se pueda lanzar al mercado antes de que se hayan evaluado adecuadamente todos sus riesgos potenciales. Otra preocupación es que su costo financiero después del alta podría ser demasiado alto, colocándolo fuera del alcance de algunos pacientes que lo necesitan.

none:  arritmia Enfermedades tropicales sistema inmunológico - vacunas