Erupción por linfoma: lo que debe saber

El linfoma es un tipo de cáncer que se origina en unas células inmunitarias llamadas linfocitos. Cuando el linfoma afecta la piel, puede causar un sarpullido que aparece como uno o más parches, placas o nódulos escamosos, de color rojizo a púrpura.

Una erupción de linfoma, como la micosis fungoide (MF), puede confundirse fácilmente con otras afecciones de la piel, como la psoriasis o el eccema, que pueden causar síntomas similares. Una persona también puede experimentar otros síntomas, y estos pueden ayudar a los médicos a hacer un diagnóstico correcto.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos son vitales, y la combinación de enfoques dependerá del tipo de linfoma que tenga una persona. En este artículo, obtenga más información sobre las erupciones por linfoma.

¿Qué es una erupción de linfoma?

Es fácil confundir una erupción de linfoma con erupciones de otras afecciones.

Una erupción de linfoma no es un término que los médicos usen habitualmente, pero algunas personas lo usan para describir los síntomas del linfoma relacionados con la piel.

Las erupciones cutáneas son síntomas poco comunes del linfoma de Hodgkin, pero pueden ser el resultado más frecuente de otros tipos de linfoma que comienzan en las células T o B.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer señala que casi la mitad de todos los linfomas de piel son MF. El tipo más común de linfoma cutáneo de células T, MF, ocurre cuando las células T cancerosas están presentes en la piel con una presentación característica de parches, placas y, a veces, lesiones de tipo tumoral.

El signo más común de MF es una erupción que consiste en uno o más parches de piel inflamados y escamosos. Estos parches generalmente pican y son más fáciles de reconocer en la distribución de un traje de baño, y aparecen comúnmente en las nalgas y los muslos.

Con el tiempo, la erupción puede volverse más grave y extenderse a otras áreas. La piel afectada puede volverse gruesa y dura y formar placas elevadas. Las placas pueden oscurecerse y posiblemente sangrar. Algunas forman lesiones elevadas parecidas a un tumor.

Otras personas con MF pueden experimentar un enrojecimiento muy seco y con picazón en la mayor parte de la piel, y esto puede indicar el síndrome de Sezary.

Los médicos consideran que el síndrome de Sezary es relativamente distinto de la MF típica. En el síndrome de Sezary, el linfocito T canceroso es de un tipo diferente al de MF.

Si bien la MF es el tipo más común de linfoma cutáneo de células T, existen muchos otros tipos, algunos de los cuales son muy raros.

Fotos

Otros sintomas

Cualquier síntoma adicional puede depender del tipo de linfoma que tenga una persona.

Algunas personas con MF no experimentan otros síntomas, al principio, más allá de la erupción.

La erupción y las placas pueden empeorar a medida que avanza la afección. En algunas personas, se desarrollan lesiones similares a tumores en la piel. El cáncer se puede diseminar a los ganglios linfáticos u otras áreas del cuerpo.

Los síntomas de propagación o progresión pueden incluir:

  • empeoramiento de la picazón
  • bultos y protuberancias (linfadenopatía)
  • fiebre
  • escalofríos
  • sudores nocturnos
  • pérdida de peso

Estos síntomas pueden ser el resultado de muchos tipos de linfomas, incluidos los que se originan en áreas distintas de la piel, conocidas como linfomas sistémicos.

Los primeros síntomas pueden ser fáciles de pasar por alto, incluso para un dermatólogo experimentado, lo que dificulta el diagnóstico.

No existen criterios de diagnóstico estándar para MF, y un diagnóstico se basa en gran medida en los hallazgos de una biopsia de piel. Para hacer las cosas más difíciles, el eccema y condiciones similares pueden verse como MF en una biopsia. Por esta razón, el médico generalmente tomará múltiples biopsias.

Causas y factores de riesgo

El linfoma puede afectar a cualquier persona, aunque algunas personas corren un mayor riesgo.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, los linfomas en la piel, como la MF, son más comunes en personas de 50 y 60 años.

Además, los machos tienen casi el doble de probabilidades de desarrollar MF que las hembras.

Diagnóstico

Diagnosticar una erupción de linfoma, como MF, puede llevar tiempo. Los síntomas del linfoma pueden ser fáciles de pasar por alto al principio, por lo que es vital consultar a un médico desde el principio.

Además, los parches y las placas de la piel pueden ser similares a los de afecciones como el eccema.

El proceso de diagnóstico incluirá exámenes físicos, preguntas sobre síntomas adicionales y, a menudo, análisis de sangre.

Es probable que el médico también busque signos de agrandamiento de los ganglios linfáticos y, si están presentes, pueden solicitar una biopsia de un agrandamiento de los ganglios.

Además, las pruebas por imágenes pueden ayudar a los médicos a determinar si el linfoma de piel se ha diseminado a otras áreas del cuerpo. Un médico puede utilizar cualquiera de los siguientes:

  • Tomografías computarizadas
  • Resonancias magnéticas
  • Exploraciones PET

Estas técnicas de diagnóstico por imágenes ayudan a los médicos a examinar los órganos y tejidos en busca de anomalías.

Tratamiento

El tratamiento del linfoma depende del tipo y de la progresión.

Las terapias estándar contra el cáncer, como las siguientes, son tratamientos comunes para el linfoma:

  • inmunoterapia
  • quimioterapia
  • radioterapia

Para los linfomas de la piel, como la MF, los médicos pueden recomendar cremas o ungüentos tópicos recetados que contengan corticosteroides, medicamentos de quimioterapia o retinoides. Estos pueden ayudar a controlar el dolor y la picazón o eliminar el sarpullido y ayudar a retrasar el progreso del cáncer.

La mayoría de las personas con MF también pueden beneficiarse de la fototerapia, que utiliza luz ultravioleta. El tratamiento con ultravioleta B de banda estrecha es una fototerapia muy común para la MF.

En algunos casos, el médico puede recetar un medicamento en particular que ayude al tratamiento con rayos ultravioleta A. El término médico para esta combinación es terapia con psoraleno y ultravioleta A, o PUVA.

Las terapias combinadas pueden ser muy efectivas en algunos casos. Los autores de la investigación de 2016 encontraron que el 81% de las personas incluidas en el estudio que tenían MF y una combinación de farmacoterapia y terapia de luz ultravioleta respondieron al tratamiento.

En algunos casos de MF o síndrome de Sezary, un médico puede recomendar un trasplante de médula ósea.

La cirugía no es un tratamiento común para el linfoma cutáneo de células T a menos que una persona tenga solo una placa aislada, lo que puede ocurrir con ciertos tipos de este linfoma.

panorama

El pronóstico para una persona con linfoma cutáneo de células T depende del tipo de enfermedad y de cuánto ha avanzado en el momento en que recibe el diagnóstico.

Otros factores también afectan el pronóstico, como la edad de la persona, la salud general y qué tan bien responde el cáncer al tratamiento.

Muchas personas con MF pueden controlar los síntomas y evitar que el cáncer progrese durante períodos prolongados. En otros, la enfermedad progresa rápidamente y se traslada a otras áreas del cuerpo.

Actualmente, no existe una cura definitiva para la MF. El tratamiento tiene como objetivo controlar la progresión del cáncer y controlar los síntomas.

none:  medicina deportiva - fitness dermatología fibromialgia