Histeria masiva: ¿una epidemia de la mente?

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Un brote de ataques fatales de baile entre miembros de la misma comunidad, hombres repentinamente atrapados por el miedo repugnante de perder sus órganos genitales y adolescentes que tienen síntomas misteriosos después de ver un episodio de su serie de televisión favorita: todos estos son ejemplos de lo que a menudo nos referimos a como "histeria colectiva".

¿Qué es la histeria colectiva y cómo se manifiesta? Investigamos.

“Bailaron juntos, incesantemente, durante horas o días, y en un delirio salvaje, los bailarines se derrumbaron y cayeron al suelo exhaustos, gimiendo y suspirando como en las agonías de la muerte. Cuando se recuperaron, […] reanudaron sus movimientos convulsivos ".

Esta es una descripción de la epidemia de "plaga danzante" o "manía danzante", tal como la da Benjamin Lee Gordon en Medicina medieval y renacentista.

Estos eventos fueron estallidos espontáneos de movimientos de baile incontrolables que se apoderaron de personas en comunidades de toda Europa en la Edad Media.

Según los informes, los afectados a menudo no podrían dejar de bailar hasta que estuvieran tan agotados y exhaustos que murieran. Por lo general, estos eventos se citan como algunos de los primeros casos conocidos de lo que se denominaría "histeria colectiva".

La histeria de masas es una frase que se usa con tanta frecuencia y de manera tan imprecisa para referirse a cualquier cosa, desde ceder a las modas pasajeras hasta participar en disturbios y raves que se ha convertido en algo así como un concepto fluido, sinónimo de cualquier cosa con una connotación negativa que implique la participación de un gran grupo de personas.

Sin embargo, aunque a veces se cuestiona como un concepto útil y válido, la histeria de masas, en su sentido más restrictivo, vive en la intersección de la psicología y la sociología.

Como tal, ha recibido una atención rigurosa de especialistas a lo largo de los años.

¿Qué es la histeria colectiva?

Con el fin de proporcionar una definición más clara de histeria colectiva, para delinearla como un evento de posible interés clínico y para distanciarla de cualquier connotación indebidamente negativa, los investigadores han aconsejado referirse al fenómeno como "comportamiento obsesivo colectivo".

Los especialistas que se han interesado por este fenómeno dicen que se trata de un tipo de “enfermedad psicógena”, es decir, una afección que comienza en la mente y no en el cuerpo. Los síntomas fisiológicos, sin embargo, a menudo no son ilusorios sino muy reales.

La histeria colectiva también se describe como un "trastorno de conversión", en el que una persona tiene síntomas fisiológicos que afectan el sistema nervioso en ausencia de una causa física de la enfermedad, y que pueden aparecer como reacción a la angustia psicológica.

Debido a que la histeria colectiva, o la conducta obsesiva colectiva, puede adoptar tantas formas diferentes, es muy difícil dar una definición clara o caracterizarla con confianza.

En un artículo fundamental que publicó sobre este tema, el profesor Simon Wessley, del King's College London en el Reino Unido, también señala que la histeria masiva se ha utilizado para describir tal “[una] amplia variedad de locuras, pánicos y creencias de grupo anormales ”Que definirlo es particularmente complicado.

Aún así, sugiere que al caracterizar un fenómeno como un caso de histeria colectiva, deberíamos apuntar a guiarnos por cinco principios:

  1. que "es un brote de comportamiento anormal de enfermedad que no puede explicarse por una enfermedad física"
  2. que "afecta a personas que normalmente no se comportarían de esta manera"
  3. que “excluye los síntomas provocados deliberadamente en grupos reunidos para ese propósito”, como cuando alguien reúne intencionalmente a un grupo de personas y las convence de que están experimentando colectivamente un síntoma psicológico o fisiológico
  4. que "excluye las manifestaciones colectivas utilizadas para obtener un estado de satisfacción que no está disponible individualmente, como modas, locuras y disturbios"
  5. que "el vínculo entre [los individuos que experimentan un comportamiento obsesivo colectivo] no debe ser una coincidencia", lo que significa, por ejemplo, que todos son parte de la misma comunidad unida

El profesor Wessley también cree que la histeria colectiva no debe confundirse con el "pánico moral". Este es un concepto sociológico que se refiere al fenómeno de masas de personas que se angustian por una amenaza percibida, generalmente irreal o exagerada, descrita en términos catastróficos por los medios de comunicación.

¿Diferentes tipos de histeria colectiva?

En su artículo, el profesor Wessley va incluso más allá, argumentando que, basándose en los casos de histeria masiva documentados en la literatura especializada, este fenómeno en realidad se refiere a dos "síndromes" con características algo diferentes.

Él llama a estos dos tipos de comportamiento obsesivo colectivo "histeria de ansiedad masiva" e "histeria motora masiva".

El primer tipo, dice, está marcado por síntomas fisiológicos consistentes con los experimentados en el caso de la ansiedad. Estos pueden incluir: dolor abdominal, opresión en el pecho, mareos, desmayos, dolores de cabeza, hiperventilación, náuseas y palpitaciones del corazón.

El segundo tipo de histeria colectiva, por otro lado, se caracteriza por eventos similares a convulsiones (pseudoconvulsiones), parálisis parcial aparente (pseudoparesia) u otros síntomas que alteran la función motora de una persona de una manera específica.

¿Son las mujeres las más afectadas?

El sociólogo médico Robert Bartholomew ha revisado algunos de los casos más destacados de histeria colectiva en su libro. Hombrecitos verdes, monjas maulladoras y pánico a la caza de cabezas.

¿Es más probable que las mujeres se vean afectadas por un comportamiento obsesivo colectivo?

Su investigación parece indicar una cosa: que los casos de histeria masiva son experimentados de manera más prominente por grupos de mujeres.

Pero, ¿por qué sería ese el caso? ¿Y significa que las mujeres están de alguna manera "programadas" para ser víctimas de tales "epidemias" masivas? Algunos investigadores sostienen que las mujeres pueden estar más expuestas al comportamiento obsesivo colectivo porque normalmente están expuestas a situaciones más estresantes.

Los síntomas físicos de la enfermedad podrían proporcionar una salida sin confrontación de una situación abrumadora. Bartholomew señala, por ejemplo, que en un contexto laboral estresante o incluso abusivo, la histeria colectiva y los síntomas que la acompañan pueden proporcionar un medio para oponer resistencia y forjar una salida.

De manera similar, Christian Hempelmann, de Texas A&M University-Commerce, que se ha interesado en la histeria masiva, sugiere que estas manifestaciones grupales son efectivas y no confrontativas.

“La forma […] de salir [de una situación de opresión] es mostrar síntomas de enfermedad y no tener que soportar más la situación”, cree.

Sin embargo, la palabra "histeria" en sí misma está plagada de problemas y tiene una historia "accidentada" y muy controvertida. Se deriva de la palabra griega "hystera", que significa "útero", lo que atribuye la condición específicamente a las mujeres.

Históricamente, los usos de la palabra han sido tan imprecisos, y el término ha adquirido connotaciones tan negativas (utilizado para describir cualquier arrebato violento de emoción) que fue "retirado" por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría en 1952.

“Histeria” ya no se usa para describir ninguna condición psicológica existente, y en su lugar se emplean términos más específicos para referirse a una amplia gama de condiciones que caían, en el pasado, bajo el gran paraguas de este nombre.

Como consecuencia de esto, cualquier afirmación de que la histeria colectiva podría ser un fenómeno que se aplica de manera más prominente a las mujeres se vuelve cuestionable, especialmente considerando la naturaleza heterogénea de tales eventos y lo difícil que es categorizarlos.

Casos recientes de histeria colectiva

Aunque se han documentado casos de histeria masiva a lo largo de la historia, no parecen haberse vuelto menos comunes con el paso del tiempo y el advenimiento de la tecnología que respalda el rápido flujo de información.

Una serie de eventos intrigantes que involucran experiencias colectivas de síntomas psicológicos y fisiológicos se han denominado casos de histeria masiva durante los últimos 50 años aproximadamente. Y algunos de los sucesos más recientes incluso se han relacionado con los peligros de las redes sociales.

Epidemias de risa y pánico de pene

En 1962, en un pueblo de Tanganica, ahora Tanzania, una niña en un internado de repente se echó a reír ... y no pudo parar. Su ataque de risa produjo rápidamente una “epidemia de risa” entre sus compañeros de escuela, que llegó a ser de tal magnitud que la escuela tuvo que ser cerrada.

Una "epidemia de la risa" que comenzó en una escuela en 1962 "finalmente se extendió a la población en general".

Al enviar a todas las niñas a casa, la epidemia se extendió a la comunidad en general y solo comenzó a desaparecer después de 2 años desde el inicio del brote.

Es notorio que en Singapur, en 1967, cientos de hombres se convencieron de que comer carne de cerdo extraída de una serie de cerdos vacunados provocaría el encogimiento del pene o la desaparición, y potencialmente la muerte.

Este "pánico del pene", o "koro", requirió un esfuerzo concertado del gobierno del país para educar a la población masculina sobre sus órganos genitales para convencerlos de que su convicción no era ni podía ser cierta.

En el otoño de 2001, los niños de las escuelas primarias y secundarias de los Estados Unidos experimentaron un síntoma extraño: les salían erupciones en la piel, pero solo mientras estaban en la escuela. En casa, sus síntomas desaparecerían rápidamente.

En los medios de comunicación, este fenómeno se vinculó con el impacto de los trágicos sucesos del 11 de septiembre, y los síntomas de los niños fueron tomados como una reacción psicosomática masiva a los sentimientos asociados con el trauma que permeó Estados Unidos en ese momento.

¿El impacto de los medios de comunicación y las redes sociales?

Más recientemente, en 2006, los adolescentes de Portugal comenzaron a acudir al hospital con mareos, erupciones cutáneas y dificultades respiratorias.

Hoy en día, las redes sociales pueden contribuir a la propagación del comportamiento obsesivo colectivo.

Después de que los médicos no pudieron encontrar una causa física para estos síntomas, algunos trabajos de investigación encontraron un paralelo intrigante: estos eran los mismos síntomas que experimentaba un personaje de una popular telenovela para jóvenes. Fresas Con Azucar (Morangos com Açúcar, en portugués).

Es por eso que el fenómeno se conoció como el "virus de las fresas con azúcar".

Finalmente, la instancia más reciente de supuesta histeria colectiva tuvo lugar en 2012, cuando las adolescentes de la pequeña ciudad de LeRoy, Nueva York, comenzaron a mostrar síntomas similares a los que se ven en el síndrome de Tourette, como sacudidas incontrolables de las extremidades y brotes, aunque los médicos no pudieron encontrar una causa clara para ellos.

Esta epidemia comenzó cuando una niña publicó un video de sí misma en YouTube, en el que documentó un episodio de tales síntomas. Hasta hace poco, esta niña no había mostrado signos de Tourette.

El video se volvió viral y muchas más adolescentes comenzaron a mostrar los mismos síntomas. Un adolescente y una mujer de 36 años también estaban "infectados".

Cuando la mujer explicó que comenzó a tener estos síntomas después de enterarse de la historia de la niña en Facebook, esto llevó a especulaciones sobre el papel potencial de las redes sociales en el avance de la histeria masiva en la actualidad.

Entonces, ¿es la histeria masiva una epidemia de la mente, que conduce a síntomas en el cuerpo, que se propagan a través del contacto social? Esta pregunta aún está en debate, pero si es así, el advenimiento de las redes sociales es un vehículo probable para la propagación de tales "virus".

En cualquier caso, los casos de histeria colectiva denunciada destacan una consideración: que es tan importante preservar nuestro bienestar interior como cuidar nuestra salud física.

Y los mensajes que ingerimos, a través de lo que leemos, miramos u oímos, pueden afectar nuestro bienestar de formas insospechadas.

none:  arritmia vejiga hiperactiva Sindrome de la pierna inquieta