Las personas matutinas pueden tener un menor riesgo de cáncer de mama

¿Ser una persona matutina o vespertina podría ser un factor de riesgo de cáncer de mama? Un gran estudio sugiere que las mujeres que son madrugadoras podrían tener un riesgo menor.

Una nueva investigación sugiere que las mujeres a las que les resulta más fácil levantarse temprano en la mañana pueden tener un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama.

Los investigadores describen sus métodos y hallazgos en un reciente BMJ papel.

Para su análisis, utilizaron datos sobre 180,216 mujeres del Biobanco del Reino Unido y 228,951 mujeres del Consorcio de la Asociación de Cáncer de Mama.

Informan que encontraron "evidencia consistente" de que la preferencia por la mañana tiene un "efecto protector" sobre el riesgo de cáncer de mama.

También encontraron “evidencia sugerente” de que dormir más de 7 a 8 horas por noche podría tener un “efecto adverso” sobre el riesgo de cáncer de mama.

Los investigadores enfatizan que los efectos que encontraron son pequeños, en comparación con los de otros factores de riesgo de cáncer de mama, como el IMC, el consumo de alcohol y el tabaquismo.

El cáncer de mama comienza en el tejido mamario. Surge cuando las células anormales crecen sin control, invaden el tejido cercano y se diseminan a otras partes del cuerpo. Aunque afecta principalmente a las mujeres, los hombres también pueden contraer cáncer de mama.

En 2016, había alrededor de 3,5 millones de mujeres que vivían con cáncer de mama en los Estados Unidos, según el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), que es uno de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

El NCI también estima que alrededor del 13% de las mujeres en los EE. UU. Recibirán un diagnóstico de cáncer de mama en algún momento de sus vidas.

Centrarse en los rasgos en lugar de los factores modificables

Los investigadores querían realizar el estudio porque muchas de las investigaciones publicadas sobre el riesgo de cáncer de mama y el sueño han tendido a centrarse en "el trabajo en turnos nocturnos y la exposición a la luz durante la noche".

Muchos menos estudios se han centrado en rasgos o atributos personales que las personas encuentran mucho más difíciles de cambiar, si es que pueden cambiarlos. La preferencia por la mañana o la noche es un ejemplo de este rasgo, que los autores describen como un "cronotipo".

Señalan que una serie de "grandes estudios de asociación de todo el genoma" han generado perfiles genéticos robustos para el cronotipo (es decir, preferencia por la mañana o por la noche), la duración del sueño y los síntomas del insomnio.

En el nuevo estudio, los investigadores llevaron a cabo dos tipos de análisis. En el primer tipo, realizaron un análisis de regresión multivariable en los datos del Biobanco del Reino Unido para encontrar vínculos entre el cáncer de mama y lo que cada participante informó como su preferencia por la mañana o por la noche, la duración del sueño y los síntomas de insomnio.

En el segundo tipo de análisis, utilizaron los perfiles genéticos del cronotipo, la duración del sueño y el insomnio de los participantes para buscar vínculos entre estos y el cáncer de mama.

Este segundo tipo de análisis se llama aleatorización mendeliana (MR), y lo ejecutaron en los datos del Biobanco del Reino Unido y también en dos muestras de datos del Consorcio de la Asociación de Cáncer de Mama (BCAC).

El equipo compiló los perfiles genéticos de "341 polimorfismos de un solo nucleótido (SNP) asociados con el cronotipo, 91 SNP asociados con la duración del sueño y 57 SNP asociados con los síntomas del insomnio".

Preferencia matutina ligada a un menor riesgo

El análisis de regresión multivariable de los datos del Biobanco del Reino Unido mostró que las mujeres con preferencia por la mañana tenían menos de un 1% menos de riesgo de cáncer de mama, en comparación con las mujeres con preferencia por la noche.

Un factor que tiene un efecto de menos del 1% en el riesgo de cáncer de mama de las mujeres significa que afecta a menos de 10 mujeres de cada 1,000.

Este primer análisis encontró "poca evidencia de una asociación entre la duración del sueño y los síntomas del insomnio".

El análisis de RM de los datos del Biobanco del Reino Unido apoyó estos hallazgos, al igual que el análisis de RM en dos muestras de datos de BCAC, con una excepción. Esto mostró un pequeño "efecto adverso del aumento de la duración del sueño sobre el riesgo de cáncer de mama".

El equipo eligió utilizar el análisis de RM porque sus datos provienen de estudios observacionales, que son estudios que rastrean a las personas a lo largo del tiempo. Dichos estudios solo pueden encontrar vínculos entre variables, no pueden probar que una variable realmente cause otra.

Mediante el uso de análisis de RM y otros métodos, y descartando los factores de riesgo conocidos, los investigadores buscaron que sus resultados fueran más confiables y menos alterados por factores que no podían medir.

En otras palabras, tomaron datos de observación tan lejos como pudieron para respaldar que existe un vínculo de causa y efecto, aunque ese tipo de datos no incluye pruebas.

"Fuerte evidencia de efecto causal"

Dado que el análisis de RM confirmó el primer conjunto de resultados, los autores concluyen que los "hallazgos proporcionan una fuerte evidencia de un efecto causal del cronotipo sobre el riesgo de cáncer de mama".

Al comentar en un editorial vinculado, Eva Schernhammer, profesora del departamento de epidemiología de la Universidad de Viena, escribe que el estudio identifica "una necesidad de investigación futura que explore cómo se puede reducir el estrés en nuestro reloj biológico".

Además, sugiere que este tipo de estudio "también podría ayudar a alinear las horas de trabajo con el cronotipo, para hacer coincidir más estrechamente el tiempo impuesto externamente con la preferencia diurna individual, especialmente en la población trabajadora".

El Dr. Luca Magnani, investigador senior en cirugía y cáncer del Imperial College London en el Reino Unido, también comenta los hallazgos.

Describe el estudio como "interesante" en el que "los investigadores han identificado un vínculo entre una variante genética (variantes genéticas asociadas con tres rasgos particulares del sueño) y el riesgo de cáncer de mama, que es significativo, pero con un tamaño de efecto muy pequeño".

También señala que los resultados de ninguna manera sugieren que "modificar los hábitos de sueño podría eventualmente conducir a una disminución en el riesgo de cáncer de mama (no existe asociación con los hábitos de sueño o el insomnio)".

none:  endocrinología personas mayores - envejecimiento dolor de cuerpo