Artritis psoriásica: qué esperar

La artritis psoriásica es una afección autoinmune, inflamatoria y crónica que a veces ocurre con la psoriasis. Puede tener un efecto significativo en la vida de una persona, pero un tratamiento oportuno y adecuado puede ayudar a reducir su impacto.

La psoriasis suele aparecer entre los 15 y los 35 años de edad, pero puede comenzar a cualquier edad. La artritis psoriásica (PsA) generalmente se desarrolla entre los 30 y los 50 años de edad.

Alrededor del 30% de las personas con psoriasis experimentarán PsA.

La PsA y la psoriasis son aspectos de la enfermedad psoriásica, que pueden provocar cambios en todo el cuerpo. En la psoriasis, estos cambios afectan la piel, ya que el crecimiento excesivo de las células de la piel hace que se formen manchas rojas y escamosas. La PsA implica dolor, hinchazón y deformación en las articulaciones.

Los síntomas de la enfermedad psoriásica aparecen y desaparecen, empeoran durante los brotes y mejoran o desaparecen durante los períodos de remisión. A veces, los síntomas pueden empeorar con el tiempo.

En este artículo, analizamos las perspectivas de las personas con APs, su efecto en su calidad de vida y las soluciones disponibles.

Progresión

Los síntomas incluyen dolor e hinchazón en las articulaciones.

La forma en que progresa la PsA dependerá de varios factores, incluido el tipo de PsA, su etapa en el momento del diagnóstico, el tratamiento que recibe una persona y cómo responde.

  • En las primeras etapas, puede haber pocos o ningún síntoma. Puede haber daño tisular, pero es posible que el daño óseo no se muestre en una radiografía.
  • Cuando aparecen los síntomas, incluyen inflamación de las articulaciones, que causa dolor, hinchazón, enrojecimiento y calor en los tejidos circundantes.
  • Con el tiempo, los espacios entre las articulaciones se estrechan y se produce la erosión ósea. Se puede desarrollar osteoporosis en algunas áreas.
  • La erosión ósea puede afectar las articulaciones de uno o ambos lados del cuerpo, y su gravedad puede variar desde causar un dolor leve hasta producir cambios que dificultan la continuación de las actividades diarias.
  • Con el tiempo, las erosiones empeoran y se desarrollan espolones óseos, como en otros tipos de artritis. Los huesos pueden deformarse.

¿Los síntomas empeorarán con el tiempo?

Para algunas personas con síntomas leves, es posible que estos síntomas no empeoren con el tiempo.

Los síntomas que siguen a un ciclo de brotes y remisiones a veces pueden empeorar con el tiempo, pero un plan de tratamiento eficaz generalmente puede evitar que ocurra un daño progresivo.

Sin embargo, si los síntomas son graves o la persona no recibe un tratamiento eficaz, los síntomas pueden empeorar progresivamente y esto puede afectar la capacidad del individuo para realizar sus tareas diarias.

En las primeras etapas, puede ser difícil predecir el curso de la enfermedad.

Progresión de la psoriasis y la PsA

La mayoría de las personas que desarrollan PSA ya habrán tenido psoriasis durante unos 10 años, pero no siempre es así.

En 2016, los investigadores observaron que entre las personas que tienen PsA y psoriasis, el 70% experimenta cambios en la piel antes de que aparezcan los síntomas de PsA, mientras que el 15% desarrolla cambios en la piel después de tener síntomas de PsA durante aproximadamente 2 años. El otro 15% desarrolla ambos al mismo tiempo.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar a una persona a controlar sus síntomas y reducir el riesgo de brotes y complicaciones futuras.

Obtenga más información sobre qué síntomas esperar con PsA.

Esperanza de vida

La PsA no suele afectar la esperanza de vida, pero puede aumentar el riesgo de otras afecciones que sí lo hacen, como las enfermedades cardiovasculares.

Comorbilidades

Las pruebas de detección periódicas pueden ayudar a reducir el riesgo de que se desarrollen otras afecciones.

Las comorbilidades son afecciones que pueden ocurrir junto con otra afección primaria.

Las comorbilidades de la PsA incluyen afecciones relacionadas con el síndrome metabólico:

  • diabetes
  • enfermedad del corazón
  • obesidad
  • Alta presión sanguínea

Otras condiciones que pueden surgir incluyen:

  • uveítis, una enfermedad ocular
  • enfermedad del higado
  • osteoporosis, que debilita los huesos
  • Enfermedad de Crohn

Una persona también puede experimentar cansancio, cambios de humor, depresión y ansiedad, todo lo cual puede afectar su calidad de vida y posiblemente también su esperanza de vida.

Las pautas de 2018 recomiendan que las personas con PsA tomen las siguientes acciones para minimizar el riesgo de progresión de la enfermedad:

  • alcanzar o mantener un peso corporal saludable
  • participar en una actividad física adecuada
  • dejar de fumar o evitar el humo de segunda mano siempre que sea posible

También recomiendan la detección de enfermedades cardíacas, diabetes y otras afecciones que pueden ocurrir con PsA y plantean desafíos adicionales.

Riesgo de cáncer

Existe alguna evidencia de que las personas con enfermedad psoriásica tienen un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer, pero no está claro si es la psoriasis o una combinación de otros factores, como fumar, lo que aumenta el riesgo.

En 2015, los investigadores presentaron sus hallazgos sobre el efecto de algunos medicamentos biológicos que los médicos suelen recetar para la PsA y la psoriasis.

Miraron:

  • adalimumab (Humira)
  • etanercept (Enbrel)
  • infliximab (Remicade)

El equipo no encontró ninguna evidencia que sugiera que estos medicamentos aumenten significativamente el riesgo de cáncer.

Consejos para reducir el riesgo

Las personas con psoriasis, PsA o ambas pueden reducir el riesgo de complicaciones al:

  • mantener un peso saludable
  • seguir una dieta saludable que incluya muchas frutas frescas, verduras y fibra
  • evitando el consumo excesivo de alcohol
  • hacer ejercicio regularmente
  • evitar o dejar de fumar
  • usar protector solar y ropa protectora cuando se expone al sol
  • buscar exámenes de detección de rutina para el cáncer y otras afecciones

El tratamiento oportuno de los cambios en la piel, la presión arterial alta y otros síntomas puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones adicionales.

Calidad de vida

Dos desafíos para las personas con PsA son el dolor y el bienestar mental.

Dolor

El ejercicio a base de agua puede ayudar a las personas con PsA a mantenerse activas.

La PsA puede causar dolor, rigidez y otros síntomas. Las personas que experimentan cambios en la piel pueden encontrar que estos también provocan malestar.

Los síntomas graves pueden limitar la capacidad de una persona para realizar las actividades cotidianas.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de venta libre, como el ibuprofeno y el naproxeno, pueden ayudar con el dolor leve.

Si estos no funcionan, una persona puede intentar lo siguiente:

Hable con el médico sobre el dolor: es posible que el médico pueda ayudar a la persona a encontrar nuevas opciones para aliviar el dolor.

Lleve un diario del dolor: hacer esto puede ayudar a una persona a realizar un seguimiento de sus niveles diarios de dolor, tomando nota de las actividades que empeoran el dolor y las medidas que ayudan a aliviarlo. Compartir este diario con el médico puede ayudarlo a elaborar un plan de tratamiento personal.

Manténgase activo: la actividad física puede ayudar a aliviar la rigidez de las articulaciones y prevenir la debilidad muscular. Los ejercicios ligeros, como el yoga, la natación y los estiramientos suaves, pueden ser adecuados para personas con articulaciones dolorosas o hinchadas. Un médico puede recomendar ejercicios específicos para personas con movilidad reducida.

Terapia física y ocupacional: estas terapias pueden ayudar de varias maneras, que pueden incluir mejorar la fuerza y ​​la flexibilidad y ayudar a una persona a encontrar nuevas formas de hacer las cosas cuando el dolor y la rigidez dificultan la realización de las actividades diarias.

Bienestar mental

Los síntomas físicos de la enfermedad psoriásica pueden tener un efecto negativo en las relaciones personales, sociales y laborales.

Las personas con enfermedad psoriásica pueden tener un mayor riesgo de padecer diversas afecciones de salud mental, como ansiedad y depresión. Estas condiciones pueden, a su vez, empeorar los síntomas.

Cualquier persona que experimente depresión, ansiedad u otros síntomas de salud mental debe hablar con su médico, ya que puede haber tratamiento disponible.

Un médico podría sugerir:

  • medicamentos
  • asesoramiento
  • terapia de conducta cognitiva
  • unirse a un grupo de apoyo local

Otros consejos que pueden ayudar incluyen:

  • Hacer ejercicio con regularidad y seguir una dieta saludable para mejorar la sensación general de bienestar.
  • Aprender tanto como sea posible sobre la enfermedad psoriásica y las opciones de tratamiento, ya que esto puede hacer que una persona se sienta más en control de su condición.
  • Unirse a un grupo de yoga, meditación o tai chi para realizar ejercicio suave y relajación.

¿Cuál es el vínculo entre PsA y depresión? Haga clic aquí para obtener más información.

Tratamiento

Hay varios medicamentos disponibles para las personas con PsA, según la gravedad de los síntomas y cómo afectan al individuo.

Cuando una persona recibe un diagnóstico de PsA, un médico puede recomendar el uso de un tipo de medicamento llamado inhibidor del factor de necrosis tumoral. Este fármaco biológico puede retrasar la progresión de la enfermedad y reducir tanto el número de brotes como la gravedad de los síntomas.

Sin embargo, estos medicamentos pueden tener efectos adversos y es posible que no sean adecuados para todas las personas.

Otras opciones incluyen:

Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME): estos fármacos ayudan a retardar el daño articular que causa la PsA. Tofacitinib (Xeljanz), que también es un fármaco inmunosupresor, es un ejemplo.

Corticosteroides: estos medicamentos pueden reducir el dolor y la inflamación. Pueden tener efectos adversos y no son adecuados para un uso prolongado. Un médico puede administrar este medicamento a una o más articulaciones afectadas en forma de inyección.

Una persona debe hablar con su médico sobre la mejor opción para ellos.

Algunas personas dicen que los remedios naturales les ayudan a controlar sus síntomas. Saber más.

Haga clic aquí para obtener algunos consejos para lidiar con la fatiga relacionada con la PsA.

panorama

Vivir con una enfermedad inflamatoria crónica puede ser un desafío. La enfermedad psoriásica, incluida la psoriasis y la PsA, puede tener un efecto profundo en el bienestar físico y mental de una persona.

El diagnóstico y el tratamiento precoces son fundamentales para mantener la movilidad y seguir disfrutando de una buena calidad de vida.

A medida que se encuentran disponibles nuevas opciones de tratamiento, las perspectivas para las personas con PsA y otras afecciones crónicas están mejorando.

Q:

Tengo 25 años y me acaban de diagnosticar APs. ¿Cuál es la posibilidad de que pierda la movilidad?

A:

Con las opciones de tratamiento eficaces actuales, es muy poco probable que la PsA afecte significativamente su movilidad.

Los médicos ahora pueden adaptar el tratamiento para que coincida con el tipo y la gravedad de la afección de una persona. Al bloquear la inflamación, el tratamiento puede evitar que la enfermedad progrese y conduzca a una discapacidad.

Nancy Carteron, MD, FACR Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  huesos - ortopedia trastornos de la alimentación sueño - trastornos del sueño - insomnio