Síntomas de la artritis reumatoide en mujeres

La artritis reumatoide afecta a más mujeres que hombres y las hormonas femeninas pueden influir en la aparición de la enfermedad. Los síntomas de la artritis reumatoide son en su mayoría los mismos para hombres y mujeres, pero existen diferencias clave en cuanto a cuándo y por qué aparecen por primera vez.

La artritis reumatoide (AR) hace que las articulaciones se inflamen, lo que puede provocar una variedad de síntomas, como dolor y rigidez. Estos síntomas pueden afectar muchas áreas del cuerpo.

La AR afecta a cada persona de manera diferente, pero es común que los síntomas aparezcan y desaparezcan. Las personas con esta afección tienden a experimentar brotes, cuando los síntomas empeoran, y remisiones, cuando la enfermedad es más manejable.

No está claro qué causa la AR, pero existen factores de riesgo genéticos y ambientales, que incluyen el sobrepeso y el tabaquismo. Es probable que los factores hormonales también contribuyan, ya que alrededor del 75 por ciento de las personas que tienen AR son mujeres.

En este artículo, analizamos más de cerca los síntomas de la AR en las mujeres y explicamos cómo estos pueden variar en las diferentes etapas de la vida.

Síntomas de AR

Las mujeres tienden a desarrollar AR a una edad más temprana que los hombres, y los síntomas suelen aparecer entre los 30 y los 50 años.

Los síntomas de la AR pueden afectar a muchas partes diferentes del cuerpo. Las áreas más comúnmente afectadas incluyen las siguientes:

Articulaciones

Los síntomas de la AR a menudo afectan las articulaciones más pequeñas, como las articulaciones de los dedos.

Los principales síntomas de la AR incluyen dolor, dolor y rigidez en las articulaciones. Por lo general, comienzan en las articulaciones periféricas más pequeñas del cuerpo, como las de los dedos de manos y pies. La AR es una enfermedad simétrica que afecta a ambos lados del cuerpo.

Es común que las articulaciones de los dedos de manos, pies, rodillas, tobillos o codos de muchas personas se sientan rígidas, especialmente al comienzo del día. Sin embargo, si la rigidez dura más de 30 minutos, puede ser un síntoma temprano de AR.

Los síntomas tardíos de la AR incluyen hinchazón y enrojecimiento alrededor de las articulaciones afectadas. Las articulaciones pueden sentirse sensibles al tacto y moverlas puede ser un desafío y doloroso.

Piel

Alrededor del 20 por ciento de las mujeres que tienen AR pueden desarrollar nódulos reumatoides. Estos son bultos firmes y elevados debajo de la piel.

Los nódulos suelen aparecer en áreas del cuerpo donde hay presión sobre la piel, como los codos.

Ojos y boca

La AR puede hacer que los ojos y la boca se sequen e irriten. Esta irritación también puede afectar las encías, que pueden tener un mayor riesgo de infección.

La enfermedad también puede provocar sensibilidad a la luz y cambios en la visión.

Pulmones y corazon

Los pulmones pueden inflamarse o dejar cicatrices en personas con AR, lo que puede provocar dificultades para respirar. La inflamación también puede afectar el corazón y los vasos sanguíneos.

La inflamación alrededor del corazón puede causar dolor en el pecho o fiebre, mientras que los vasos sanguíneos inflamados pueden dañar la piel o los órganos.

Todo el cuerpo

La AR puede causar otros síntomas físicos, como pérdida de peso, movimiento limitado de las articulaciones y debilidad muscular.

La enfermedad también puede tener un impacto en la salud y el bienestar mental. Las personas con AR tienen un mayor riesgo de fatiga y depresión.

Riesgo de artritis reumatoide y niveles hormonales

Los cambios hormonales antes y después del parto pueden afectar el riesgo de una mujer de desarrollar AR.

En las mujeres, existe un vínculo entre las hormonas y la aparición de la AR. Los autores de una revisión de 2017 sugirieron que el estrógeno, la progesterona y los andrógenos influyen en el desarrollo de la AR.

Sin embargo, las hormonas son complejas y su papel en la AR sigue sin estar claro. Parece que pueden aumentar el riesgo de AR en algunos casos y disminuirlo en otros.

Los niveles de diferentes hormonas en el cuerpo cambian a lo largo de la vida de una mujer. A continuación, consideramos cómo la AR puede afectar varios eventos de la vida y viceversa:

El embarazo

Las mujeres que han estado embarazadas tienen menos probabilidades de desarrollar AR que las que no lo han hecho. Si una mujer que tiene AR queda embarazada, puede experimentar menos síntomas de la enfermedad durante el embarazo.

Posparto

Las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar AR durante el primer año después de dar a luz. Los expertos creen que esto puede deberse al rápido cambio en los niveles hormonales en el cuerpo en este momento.

Amamantamiento

La lactancia materna hasta por 1 año puede disminuir el riesgo de desarrollar AR. Sin embargo, los expertos siguen divididos sobre si la lactancia materna durante más de 1 año aumenta el riesgo de AR de la mujer.

Menopausia

Los niveles de estrógeno tienden a disminuir después de los 40 años. Las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar AR después de los 40, y las que experimentan una menopausia precoz también tienen un mayor riesgo. La AR que ocurre después de la menopausia puede progresar más rápidamente.

Endometriosis

La endometriosis es una afección en la que el tejido endometrial está presente en áreas del cuerpo distintas de la cavidad uterina. Aunque las hormonas femeninas estimulan el crecimiento de este revestimiento, la afección también puede estar relacionada con el sistema inmunológico.

La endometriosis puede causar una variedad de síntomas, que incluyen dolor y problemas de fertilidad. Las mujeres que tienen endometriosis pueden tener un mayor riesgo de desarrollar AR.

Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

El SOP afecta los niveles hormonales del cuerpo y puede causar períodos irregulares y problemas de fertilidad. El SOP puede aumentar el riesgo de desarrollar AR, pero este posible vínculo causal es complicado y requiere investigación adicional.

Medicación antiestrógeno

Los medicamentos antiestrógenos pueden ayudar a tratar la infertilidad, el cáncer de mama y la osteoporosis después de la menopausia. Dependiendo de la dosis, este medicamento puede aumentar el riesgo de que una mujer desarrolle AR.

Cuando ver a un doctor

Cualquiera que experimente síntomas de AR debe consultar a un médico.

El médico generalmente completará un examen físico inicial antes de derivarlo a un reumatólogo. Los reumatólogos se especializan en enfermedades que afectan las articulaciones y el tejido conectivo.

El reumatólogo hará preguntas sobre el historial médico y los síntomas del individuo.

Por lo general, examinarán las articulaciones y también pueden solicitar pruebas si es necesario.

Un análisis de sangre puede medir la inflamación y confirmar la presencia de anticuerpos específicos. Las pruebas de imagen, como una radiografía, pueden revelar cualquier daño en las articulaciones o inflamación en los tejidos circundantes.

Tratamiento

Un médico puede recetar AINE para tratar la artritis reumatoide.

El objetivo principal del tratamiento de la AR generalmente será prevenir o reducir la inflamación.

El control de la inflamación en la AR puede reducir la posibilidad de daño a las articulaciones u órganos. Si hay pocos o ningún signo de inflamación, los médicos describirán la AR como en remisión.

Una reducción de la hinchazón debería permitir un mayor rango de movimiento, siempre que los brotes de enfermedades anteriores no hayan dañado las articulaciones.

Los médicos suelen recetar medicamentos para aliviar los síntomas y reducir la inflamación. Pueden recomendar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) en forma de tableta para tomar por vía oral o una crema para aplicar en las articulaciones.

En algunos casos, una persona puede necesitar cirugía para reparar o reemplazar sus articulaciones. La cirugía puede ayudar a disminuir el dolor y mejorar el rango de movimiento.

Quitar

La AR es una enfermedad grave que puede afectar a todo el cuerpo y, a menudo, causa dolor y discapacidad.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las personas con AR mantengan un peso saludable y dejen de fumar. Tener sobrepeso y fumar con AR puede empeorar sus síntomas y aumentar la probabilidad de desarrollar factores de riesgo, como presión arterial alta, para otras enfermedades.

Existe un vínculo entre las hormonas femeninas y la aparición de la AR, que tiende a ocurrir antes en las mujeres que en los hombres. Los cambios hormonales que pueden ocurrir a lo largo de la vida de una mujer, como los que ocurren durante el embarazo o la menopausia, pueden afectar los síntomas de la enfermedad.

Las mujeres pueden limitar el impacto de la AR en sus vidas buscando un tratamiento temprano y siguiendo los consejos de un médico al controlar sus síntomas.

none:  monitoreo personal - tecnología portátil esquizofrenia huesos - ortopedia