Superbacterias: todo lo que necesitas saber

Las superbacterias son gérmenes que se han vuelto resistentes a los medicamentos que deberían destruirlas. Estas bacterias y hongos resistentes a los medicamentos son difíciles de controlar y tratar.

A menudo, las superbacterias son bacterias que se han vuelto resistentes a los antibióticos. También pueden ser hongos.

Los antibióticos son una clase vital de medicamentos que ayudan a salvar muchas vidas. Tratan una amplia variedad de infecciones, desde infecciones leves del tracto urinario hasta sepsis potencialmente mortal.

Sin embargo, el reciente aumento de superbacterias se debe en parte al uso excesivo de antibióticos, que contribuye a la resistencia a los antibióticos.

No hay forma de detener por completo la resistencia a los antibióticos, ya que es parte de la evolución natural de los gérmenes. Sin embargo, es esencial que tanto los médicos como los pacientes tomen medidas para evitar la resistencia a los antibióticos.

En este artículo, obtenga más información sobre los gérmenes resistentes a los antibióticos, incluido cómo han desarrollado resistencia y qué podemos hacer para prevenir su propagación.

¿Qué son las superbacterias?

Los gérmenes bacterianos y fúngicos son los más propensos a convertirse en superbacterias.

Una superbacteria se refiere a un germen que ha formado resistencia a múltiples medicamentos que alguna vez trataron la infección causada por el germen. El término "superbacteria" fue desarrollado por los medios de comunicación.

Si bien cualquier germen puede convertirse en una superbacteria, las cepas de bacterias y hongos que habitualmente infectan a los seres humanos, los animales y los cultivos tienen más probabilidades de hacerlo.

A medida que estas bacterias y hongos se adaptan a la forma en que actúa un medicamento, pueden comenzar a resistirse al tratamiento. El tratamiento de estas infecciones puede requerir múltiples dosis de medicamentos diferentes y más fuertes.

Las infecciones resistentes a los antibióticos provocan más de 35.000 muertes en los Estados Unidos cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Las bacterias resistentes a los antibióticos pueden estar más presentes en ciertas áreas que requieren esterilización regular, como hospitales y otras instalaciones de atención médica.

La esterilización regular es clave para combatir infecciones en estos entornos, pero también puede fortalecer algunos gérmenes.

Además, estos gérmenes peligrosos pueden estar más presentes en algunos alimentos, como en los productos animales que los agricultores han tratado con antibióticos.

Lista

El CDC publicó recientemente un informe llamado Amenazas de la resistencia a los antibióticos en los Estados Unidos, 2019, que clasifica los gérmenes resistentes según el riesgo.

Los gérmenes de mayor riesgo incluyen:

  • Clostridioides difficile
  • Acinetobacter, que son resistentes a un tipo de antibióticos llamados carbapenémicos
  • Candida auris
  • Enterobacterias, que son resistentes a los carbapenémicos
  • Neisseria gonorrhoeae

Los médicos suelen utilizar carbapenémicos para tratar infecciones bacterianas graves o de alto riesgo.

Mientras tanto, otros gérmenes infecciosos pueden representar graves amenazas para la salud, incluidas las versiones resistentes a los medicamentos de:

  • resistente a la meticilina Staphylococcus aureuso MRSA, que causa infecciones por estafilococos
  • algunos otros tipos de Candida
  • steotococos neumonia
  • Tuberculosis micobacteriana, que causa tuberculosis
  • algunos tipos de Salmonela
  • resistente a la vancomicina Enterococoso VRE
  • Pseudomonas aeruginosa
  • Shigella
  • Campylobacter

El informe de los CDC también incluye una lista de vigilancia de tres patógenos que tienen el potencial de volverse resistentes y diseminarse. Éstos incluyen:

  • Aspergillus fumigatus, que son resistentes a los tratamientos antimicóticos llamados azoles
  • Mycoplasma genitalium
  • Bordetella pertussis

Los hospitales son una fuente importante de infecciones resistentes a los medicamentos. Cierto grupo de bacterias causa la mayoría de las infecciones resistentes a los antibióticos en el ámbito hospitalario. Este grupo, llamado bacteria ESKAPE, incluye:

  • Enterococcus faecium
  • S. aureus
  • Klebsiella pneumoniae
  • Acinetobacter baumannii
  • P. aeruginosa
  • Enterobacter especies

Las cepas más fuertes de estas bacterias se han vuelto resistentes a los antibióticos y tienen poca o ninguna respuesta a los antibióticos.

Algunos incluso han desarrollado resistencia a los desinfectantes, como los desinfectantes a base de alcohol que utilizan muchos hospitales.

Los autores de un informe científico de 2018 señalaron que las cepas de E. faecium aislados después de 2010 fueron 10 veces más tolerantes a los desinfectantes de alcohol que los aislados más antiguos.

La lista anterior no ofrece una imagen completa de todos los patógenos potencialmente resistentes a los medicamentos. Con la exposición regular a tratamientos antibióticos o antimicóticos, casi cualquier bacteria u hongo puede desarrollar resistencia.

Sin embargo, los patógenos enumerados anteriormente representan actualmente las mayores amenazas para la salud.

Síntomas

Ningún síntoma especial indica que una persona tenga una infección con una superbacteria. Es probable que la persona experimente los mismos síntomas que si tuviera una infección regular.

Sin embargo, el tiempo puede ayudar a indicar que una persona tiene una infección por superbacterias: la infección no responderá bien al tratamiento y es probable que los síntomas de la persona empeoren mucho.

Si la infección no responde bien al tratamiento, el médico le preguntará acerca de los antecedentes médicos y de viajes de la persona. También pueden realizar pruebas para ayudar a determinar si el germen que causa la infección es resistente a los medicamentos.

Evolución

Lo que la gente llama "superbacterias" ha aparecido en parte debido a la evolución natural de los gérmenes. Los gérmenes infecciosos, como las bacterias, se multiplican muy rápidamente. Esto les permite dominar el sistema inmunológico del cuerpo y causar una infección.

Cuando una persona introduce un antibiótico en su sistema, el antibiótico ataca y destruye los gérmenes infecciosos.

Sin embargo, también se adaptan en respuesta a sus entornos a través de mutaciones en su ADN. Esto les ayuda a seguir multiplicándose.

Si bien el antibiótico mata a los gérmenes más susceptibles, una pequeña cantidad de gérmenes resistentes pueden sobrevivir al tratamiento.Estas bacterias más fuertes luego se multiplican y se vuelven dominantes, transmitiendo sus genes resistentes a los antibióticos.

Estas bacterias resistentes pueden diseminarse y causar una infección que es más difícil de tratar con los mismos antibióticos.

Eventualmente, una persona puede tener una infección que no responde bien al antibiótico inicial. Luego, el médico puede probar con un antibiótico diferente. Cualquier bacteria que sobreviva a este segundo tratamiento también puede desarrollar lentamente una resistencia.

A medida que este ciclo continúa, la capacidad del germen para adaptarse le permite sobrevivir a muchos tratamientos con antibióticos diferentes y se convierte en una superbacteria.

Además, algunos gérmenes tienen resistencia fenotípica, lo que significa que son resistentes a ciertos antibióticos sin que ocurra una mutación genética.

Qué hacer para prevenir una infección

La prevención de infecciones es una de las formas más importantes de luchar contra las superbacterias. Esto implica practicar una higiene segura de varias formas. Por ejemplo, por:

  • lavarse las manos con agua tibia y jabón con regularidad
  • secar completamente las manos después de lavarlas
  • evitando toser o estornudar en las manos
  • lavarse las manos después de manipular productos animales crudos
  • lavarse las manos después de interactuar con alguien que está enfermo o evitar el contacto, si es posible
  • no compartir artículos personales, como maquinillas de afeitar o toallas
  • solo use jabones antibacterianos o desinfectantes cuando sea necesario
  • practicar sexo seguro con protección de barrera para ayudar a prevenir la gonorrea resistente a los antibióticos
  • cocinar los alimentos a temperaturas seguras, lo que puede ayudar a matar los gérmenes presentes

Además, las personas pueden minimizar el riesgo de enfermedad en general si siguen una dieta saludable, hacen ejercicio y duermen lo suficiente.

Prevenir la resistencia a los antibióticos

La resistencia a los antibióticos es un proceso natural. Como tal, no hay forma de detenerlo por completo. Sin embargo, es posible ralentizar el desarrollo de resistencias.

A nivel personal, las personas pueden tomar medidas para reducir el uso generalizado de antibióticos. Éstos incluyen:

  • Usar antibióticos solo cuando sea necesario: la mayoría de los médicos solo recetan antibióticos si la persona no puede prescindir de ellos.
  • Usar el tratamiento efectivo más corto: si bien es vital tomar todos los antibióticos que prescribe un médico, exactamente como se le indique, el médico prescribirá el curso más corto posible.
  • No usar antibióticos para las infecciones virales: los antibióticos no tienen ningún efecto sobre las enfermedades causadas por virus, como la gripe, y el uso incorrecto de antibióticos de esta manera puede contribuir a la resistencia a los medicamentos.

En el aspecto médico, los investigadores están trabajando para crear antibióticos nuevos y más efectivos, y en la búsqueda de formas de combatir la resistencia a los antibióticos, están echando las redes.

Por ejemplo, un estudio de 2019 en la revista Ciencia avanzada descubrió que un antioxidante de los arándanos puede ayudar a prevenir la resistencia a los antibióticos, en algunos casos. Este antioxidante, proantocianidina, puede ayudar a que algunos antibióticos sean más efectivos al sortear las resistencias naturales de las bacterias.

Una nueva investigación es prometedora para mejorar los tratamientos y disminuir el riesgo de resistencia a los antibióticos.

Resumen

Las superbacterias se han convertido en un problema grave. Estos gérmenes suelen ser bacterias que se han vuelto resistentes a los antibióticos. También pueden ser hongos.

La resistencia a los antibióticos se produce de forma natural con el tiempo y, por lo general, este es un proceso muy lento. Sin embargo, el uso excesivo de antibióticos ha provocado un fuerte aumento de bacterias resistentes, que pueden ser difíciles de eliminar.

Si bien diferentes medicamentos aún pueden ayudar a eliminar bacterias u hongos resistentes, la atención debe centrarse en evitar que estos gérmenes se desarrollen.

Es fundamental tomar medidas para prevenir infecciones y evitar el uso de antibióticos a menos que sea absolutamente necesario.

none:  copd alergia veterinario