Lo que debe saber sobre la enfermedad de Crohn y las estenosis intestinales

La enfermedad de Crohn es una afección inflamatoria crónica que puede desarrollarse en cualquier parte del tracto gastrointestinal, que comienza en la boca y termina en el ano. Las personas con enfermedad de Crohn generalmente pueden controlar sus síntomas, pero esta afección puede provocar complicaciones de salud adicionales, como estenosis intestinales.

En la mayoría de los casos, la enfermedad de Crohn afecta el intestino delgado y la primera sección del intestino grueso. Provoca inflamación, lo que puede hacer que las paredes de los intestinos se hinchen, dificultando el paso de los alimentos. Este estrechamiento de los intestinos se llama estenosis y es una complicación común de la enfermedad de Crohn.

Sin embargo, la enfermedad de Crohn es solo una de varias afecciones y factores que pueden provocar estenosis intestinales.

Siga leyendo para obtener más información sobre las estenosis intestinales, incluida la forma en que se forman, sus síntomas y las opciones de tratamiento.

¿Cómo se forman las estenosis intestinales?

Las estenosis intestinales son una posible complicación de la enfermedad de Crohn.

Casi el 40% de las personas desarrollará una estenosis intestinal dentro de los primeros 10 años después de recibir un diagnóstico de enfermedad de Crohn.

La enfermedad de Crohn causa inflamación crónica en el tracto gastrointestinal (GI), específicamente en los intestinos delgado y grueso.

Los investigadores han identificado dos tipos principales de estenosis intestinal:

  • Estenosis inflamatorias: se desarrollan cuando la inflamación debida a los brotes de la enfermedad de Crohn provoca hinchazón o edema en las células que recubren los intestinos.
  • Estenosis fibróticas: ocurren cuando se acumula tejido cicatricial en los intestinos después de una inflamación prolongada. La acumulación de tejido cicatricial estrecha los intestinos, lo que restringe el paso normal de alimentos o heces.

Las personas pueden tener estenosis de tipo mixto que resultan tanto de la inflamación como de la fibrosis. Aunque la inflamación juega un papel en el desarrollo de ambos tipos de estenosis, las estenosis inflamatorias y fibróticas responden a diferentes tratamientos.

Causas

La exposición prolongada a la inflamación puede cambiar la estructura del revestimiento intestinal, lo que resulta en la acumulación de tejido cicatricial, colágeno y otro material fibroso.

La acumulación de estos materiales provoca el engrosamiento de las paredes intestinales, lo que disminuye el espacio dentro de los intestinos.

Síntomas

Las personas pueden experimentar una variedad de síntomas según la gravedad de la estenosis intestinal.

Las estenosis leves a moderadas pueden causar:

  • malestar o dolor en el abdomen
  • exceso de gases o hinchazón
  • disminucion del apetito
  • energía baja

Los síntomas de las estenosis intestinales graves incluyen:

  • dolor abdominal intenso
  • hinchazón o hinchazón del abdomen
  • estreñimiento
  • vomitando

Diagnóstico

La mayoría de las estenosis ocurren en el intestino delgado, donde los médicos no pueden observarlas con la endoscopia tradicional. En su lugar, utilizan un procedimiento mínimamente invasivo llamado dilatación endoscópica con balón, que les permite ver el interior del intestino delgado.

Durante el procedimiento, un médico guía un catéter con un pequeño globo inflable en el extremo a través de los intestinos.

Una vez que el catéter llega a una estenosis intestinal, el médico puede inflar el globo, lo que abrirá esa área del intestino.

Los médicos pueden utilizar la dilatación endoscópica con balón tanto para identificar las estenosis intestinales como para tratar las obstrucciones intestinales y las estenosis leves a corto plazo.

Los médicos también pueden usar otras técnicas de diagnóstico por imágenes, como tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, para ayudar a diagnosticar una estenosis intestinal.

Tratamiento

El tratamiento varía según la causa de la estenosis.

Estenosis inflamatorias

Un compuesto llamado factor de necrosis tumoral alfa (TNF alfa) puede causar inflamación en el cuerpo.

Los medicamentos anti-TNF alfa ayudan a controlar esta inflamación, evitando que se formen nuevas estenosis.

Estenosis fibróticas

Las estenosis fibróticas no responden a los tratamientos antiinflamatorios.

Los médicos pueden tratar las estenosis fibróticas existentes con dilatación endoscópica con balón. Este procedimiento ofrece resultados prometedores a corto plazo. Sin embargo, aproximadamente el 50% de las personas requerirán dilataciones o cirugía adicionales después del procedimiento inicial.

Las estenosis graves y las que se encuentran en áreas a las que no puede llegar un endoscopio pueden requerir cirugía.

Los médicos a menudo reservan la cirugía para las personas que continúan experimentando síntomas de obstrucción intestinal a pesar de recibir formas de tratamiento menos invasivas.

Las personas que desarrollan complicaciones graves de obstrucción intestinal, como flujo sanguíneo restringido a los tejidos, infección o perforación intestinal, también pueden requerir cirugía.

La reducción de riesgos

Varios factores pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle una estenosis intestinal. Estos factores incluyen:

  • tener múltiples cirugías en el área abdominal o pélvica
  • tener la enfermedad de Crohn u otras enfermedades inflamatorias del intestino
  • recibir tratamiento con esteroides durante el primer brote de la enfermedad de Crohn
  • tener una enfermedad perianal, una que afecte el ano o el área que lo rodea, en el momento de recibir un diagnóstico de enfermedad de Crohn
  • fumar o tener antecedentes de tabaquismo

La dieta también juega un papel en la progresión de la enfermedad de Crohn. El gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, puede provocar inflamación en el tracto gastrointestinal. La exposición continua al gluten puede provocar una inflamación crónica que eventualmente puede conducir a estenosis.

Las personas que padecen la enfermedad de Crohn pueden controlar sus síntomas y reducir la inflamación adoptando una dieta sin gluten o evitando los alimentos difíciles de digerir, como la carne y los lácteos.

Las personas que tienen una o más estenosis intestinales pueden beneficiarse de los siguientes cambios en la dieta:

  • comer comidas más pequeñas con más frecuencia
  • comer verduras y frutas cocidas sin piel
  • Evitar alimentos que puedan alterar el sistema digestivo, como carne, lácteos, nueces y frijoles.

Obtenga más información sobre algunos factores dietéticos que podrían ayudar a las personas con la enfermedad de Crohn.

Resumen

La inflamación que puede causar la enfermedad de Crohn es una de varias afecciones y factores que pueden provocar hinchazón o cicatrices en las paredes intestinales. Este daño puede resultar en estenosis intestinales.

Una estenosis intestinal se refiere al estrechamiento de los intestinos. Las estenosis pueden restringir el paso de alimentos y material de desecho a través de los intestinos, lo que puede causar síntomas gastrointestinales desagradables.

Una combinación de tratamiento médico y cambios en la dieta puede ayudar a reducir los síntomas de obstrucciones intestinales y disminuir el riesgo de que se formen nuevas estenosis. En algunos casos, las personas requerirán cirugía.

none:  ojo seco dolor de espalda Enfermedades tropicales