Consejos para el sexo después de la menopausia

Los cambios hormonales durante la menopausia pueden causar efectos físicos y emocionales que pueden afectar la vida sexual de una persona.

Cuando una persona llega a los 40, sus niveles de estrógeno y progesterona comienzan a descender. Eventualmente, la menstruación se detendrá. Cuando una persona no ha tenido un período durante 12 meses, marca el comienzo de la menopausia. En los Estados Unidos, esto ocurre a una edad promedio de 52 años.

Algunas personas experimentan la menopausia temprano. Esto puede deberse a factores genéticos, una afección médica o algunos tipos de tratamiento médico. Si una persona se somete a una cirugía para extirpar los ovarios o el útero, los efectos comenzarán casi de inmediato.

Independientemente de cuándo comienza la menopausia, la razón por la que comienza y la identidad de género de una persona, puede afectar el deseo y la experiencia del sexo.

Sin embargo, algunas opciones de tratamiento pueden ayudar a controlar estos efectos y mejorar la calidad de vida de una persona. Siga leyendo para obtener más información.

Efectos físicos

La menopausia puede afectar el deseo y la experiencia del sexo.

Durante la perimenopausia, las hormonas responsables de la fertilidad y el embarazo, incluido el estrógeno, disminuyen. Esto provoca cambios en los vasos sanguíneos y los tejidos de la vagina y la vulva. Es posible que sea necesario realizar algunas modificaciones en el estilo de vida para controlar estos cambios.

Un efecto de estos cambios es la atrofia vulvovaginal. Los tejidos de la vulva y la vagina pierden elasticidad y humedad, se vuelven más delgados, se vuelven más secos y pierden sus pliegues. Los tejidos más delgados se rompen, se magullan e irritan más fácilmente.

Los tejidos también reciben menos lubricación. Esto intensifica la fricción durante el coito y aumenta el riesgo de daño.

Los efectos físicos que pueden afectar las relaciones sexuales durante la menopausia incluyen:

  • una disminución del tono vaginal o pérdida de elasticidad en la pared vaginal
  • dolor, sangrado o ardor durante las relaciones sexuales
  • una sensación de opresión durante el coito
  • disminución de la libido o del deseo sexual
  • dificultad para excitarse o mantenerse excitado
  • infecciones repetidas del tracto urinario

Los niveles más bajos de estrógeno también pueden aumentar el riesgo de vaginitis atrófica, que implica inflamación de los tejidos vaginales. Esto también puede causar dolor, hinchazón, picazón y ardor.

La experiencia de la menopausia y la gravedad de sus efectos pueden variar mucho de una persona a otra. Es importante consultar a un médico si estos efectos comienzan a interferir con la vida diaria o reducen la calidad de vida.

Efectos emocionales

Las hormonas fluctuantes también pueden tener un impacto emocional, afectando el sueño y el estado de ánimo. El cansancio, la ansiedad, la irritabilidad, la dificultad para concentrarse y la depresión son particularmente comunes.

Combinados con los efectos físicos de la menopausia, estos también pueden afectar la experiencia o el disfrute del sexo de una persona. Un deseo sexual reducido o la incapacidad de disfrutar del sexo también pueden afectar la autoestima y la intimidad.

La tristeza, la depresión y el estrés también pueden influir. Algunas personas experimentan dolor durante la menopausia, ya que sienten que están llegando al final de su juventud. Algunos pueden lamentar su fertilidad. La persona también puede perder interés en actividades que solían brindarle placer, incluido el sexo.

Los efectos emocionales más comunes que interfieren con el sexo incluyen:

  • ansiedad, nerviosismo o incertidumbre
  • irritabilidad
  • falta de concentración y motivación
  • fatiga
  • depresión o tristeza
  • una sensación de pérdida o arrepentimiento
  • una pérdida del deseo o interés sexual
  • una pérdida de confianza en uno mismo
  • una pérdida de intimidad

Sin embargo, no todo el mundo experimenta efectos emocionales negativos durante la menopausia.

Algunas personas tienen una sensación de liberación de que ya no necesitan preocuparse por el embarazo o la menstruación. Muchos lo ven como el comienzo de una nueva etapa emocionante en la vida, a la que pueden abordar con mayor sabiduría, confianza y capacidad para hablar por sí mismos.

Dependiendo de las circunstancias, algunos también experimentan una liberación de las responsabilidades del cuidado de los niños y disfrutan de tener la oportunidad de concentrarse en sí mismos y en sus propias necesidades.

Es importante recordar que la edad también puede afectar la libido. Muchas personas descubren que su pareja también está experimentando cambios similares en este momento de la vida. Tener una conversación abierta puede ayudar a encontrar nuevas formas de explorar la intimidad juntos. Incluso puede haber una sensación de alivio por el hecho de que la presión para tener relaciones sexuales con frecuencia ha desaparecido.

Sin embargo, si los cambios emocionales comienzan a afectar la calidad de vida de una persona, puede hablar con un médico.

Lea acerca de algunas investigaciones que exploran por qué las mujeres pueden tener menos relaciones sexuales a medida que envejecen aquí.

LGBTQIA + y sexo durante la menopausia

Una persona que nace con ovarios experimentará la menopausia, pero la experiencia puede variar, dependiendo de su identidad de género.

Si la persona se somete a una cirugía para extirpar los ovarios antes de la mediana edad, los efectos de la menopausia comenzarán a aparecer poco después del procedimiento. Los efectos pueden ser más abruptos y sentirse más severos que con la menopausia natural, ya que no se desarrollarán gradualmente. Los suplementos de hormonas masculinas pueden reducir o complicar estos efectos.

Las mujeres de parejas del mismo sexo que experimentan la menopausia de forma natural en la mediana edad pueden encontrar que su pareja puede ofrecer un apoyo positivo con respecto al cambio de las emociones y la actividad sexual. Sin embargo, según algunas investigaciones, las parejas del mismo sexo también pueden encontrar que el estigma y las presiones sociales aumentan su estrés y dificultan el acceso al apoyo.

Las personas a las que se les asignó un sexo masculino al nacer pero que han pasado a ser mujeres pueden usar la terapia hormonal de por vida. Mientras continúen el tratamiento, los efectos de tipo menopausia deben ser limitados. Es poco probable que su libido cambie debido a las fluctuaciones hormonales, pero los cambios relacionados con la edad aún pueden afectarla.

Reducir las complicaciones sexuales

El impacto físico y emocional de la menopausia puede provocar una reducción de la actividad sexual. Sin embargo, mantenerse sexualmente activo puede ayudar a prevenir estas complicaciones. Esto se debe a que la actividad constante puede ayudar a que la vagina se mantenga saludable, especialmente después de la menopausia.

La estimulación sexual regular ayuda a promover el flujo sanguíneo a la vagina y a mantener la elasticidad, profundidad y forma general de la vagina.

Los productos de venta libre a menudo pueden ayudar. Sin embargo, si estos no son efectivos, un médico puede recetar medicamentos.

Algunos consejos sencillos para reducir las complicaciones sexuales incluyen:

  • participar en una actividad sexual regular
  • aplicar un lubricante vaginal antes del coito
  • usar una crema hidratante vaginal con regularidad y antes de las relaciones sexuales
  • evitando detergentes, jabones, aceites y lavados que pueden causar sequedad
  • usar agua tibia en lugar de agua caliente para la limpieza
  • aumentar los juegos previos o las actividades que promueven la excitación sexual
  • participar en actividades de unión o fortalecimiento de la pareja
  • Manejo del estrés con ejercicio y actividades de relajación.
  • hablar con un terapeuta o consejero
  • encontrar formas de reavivar la pasión o reparar las relaciones con los socios
  • probar actividades sexuales nuevas o diferentes
  • tratar cualquier irritación vaginal, infecciones e inflamación
  • mantenerse hidratado
  • evitando materiales que irriten la piel

Conozca más formas de aumentar la libido aquí.

Tratar las complicaciones sexuales

Muchas personas no buscan tratamiento para los efectos de la menopausia. Con el tiempo, los efectos disminuyen y finalmente desaparecen.

Sin embargo, el tratamiento está disponible para aquellos que experimentan efectos intensos y persistentes. Por ejemplo, los médicos pueden recetar medicamentos o cremas que contienen estrógeno, progesterona o ambos.

Dependiendo de la persona, las opciones pueden incluir:

  • Medicamentos tópicos de estrógeno o progesterona: un médico puede recetar anillos, tabletas, cremas o supositorios para colocarlos directamente sobre los tejidos vaginales. Estos pueden ayudar a reducir la sequedad.
  • Reemplazo hormonal de la menopausia: esto puede ayudar a reducir la sequedad vaginal, el malestar y el dolor asociado durante las relaciones sexuales, así como los sofocos, los cambios de humor y la depresión leve.
  • Medicamentos diseñados para otras afecciones: algunos medicamentos para controlar la depresión, la ansiedad, la epilepsia y la presión arterial alta también pueden ayudar a reducir los sofocos y los cambios de humor.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las opciones de tratamiento hormonal pueden no ser adecuadas para todos, ya que pueden desencadenar efectos adversos. Es posible que un médico no los recomiende para personas con presión arterial alta, riesgo de coágulos sanguíneos y otras afecciones.

Opciones de tratamientos alternativos

Algunas personas usan hierbas y suplementos para reducir los efectos de la menopausia, pero la investigación aún no ha confirmado su seguridad o efectividad.

Éstos incluyen:

  • cohosh negro
  • onagra
  • trébol rojo
  • dong quai
  • ginseng
  • los estrógenos vegetales presentes en las legumbres, como la soja y los garbanzos, y algunos cereales integrales, semillas y frutas

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no controla la pureza o la calidad de los medicamentos y suplementos a base de hierbas. Las personas siempre deben elegir productos de una fuente confiable.

Muchas hierbas también pueden interactuar con medicamentos. Las personas deben hablar con un médico antes de usar hierbas o suplementos.

Terapia hormonal bioidéntica

Otras opciones para reducir los efectos de la menopausia incluyen las terapias hormonales bioidénticas, que las compañías farmacéuticas han desarrollado para tratar de contrarrestar los riesgos asociados con las terapias hormonales tradicionales.

Estos medicamentos usan hormonas de plantas. El cuerpo puede tolerarlas mejor que otras terapias hormonales, pero no son idénticas a las hormonas humanas.

Muchos tienen aprobación como opciones seguras y efectivas.

La Sociedad Norteamericana de Menopausia aconseja a las personas que eviten los medicamentos con hormonas bioidénticas compuestas a medida. Se trata de mezclas de hormonas preparadas por farmacéuticos y adaptadas a las necesidades individuales.

Las mezclas de medicamentos preparadas por farmacéuticos, médicos, laboratorios no gubernamentales o individuos no están sujetas a regulación, por lo que no hay garantía de que sean seguras o efectivas.

none:  Medicina de emergencia reflujo ácido - gerd aborto