¿Qué causa el dolor lumbar al toser?

El dolor lumbar es un síntoma bastante común. La tos puede empeorar el dolor lumbar existente para algunas personas, mientras que para otras, el dolor lumbar solo puede ser notorio cuando tosen.

La tos puede hacer que una persona se incline ligeramente hacia adelante. Esta posición puede ejercer presión sobre la zona lumbar y desplazar las vértebras o los huesos de la columna, empeorando el dolor lumbar.

En este artículo, cubrimos algunas de las posibles causas del dolor lumbar al toser, así como las opciones de tratamiento y cuándo consultar a un médico.

Causas

A continuación se presentan algunas de las causas más comunes de dolor de espalda al toser.

Hernia de disco

Una persona solo puede experimentar dolor lumbar cuando tose.

Entre los huesos de la columna hay discos protectores que amortiguan la columna y actúan como amortiguadores. Debido al desgaste normal, estos discos pueden salirse de su lugar o sobresalir. Los médicos llaman a esto hernia de disco.

Un artículo en el Revista europea de la columna vertebral informaron que las personas con ciática severa eran más propensas a tener una hernia de disco si el dolor en las piernas empeoraba al toser.

La ciática es un dolor que resulta de la irritación o compresión del nervio ciático.

A veces, una hernia de disco presiona las raíces nerviosas que forman el nervio ciático en la parte inferior de la espalda y las piernas.

La hernia de disco puede causar hormigueo y entumecimiento en la parte baja de la espalda y en una o ambas piernas. La hernia discal grave puede provocar síntomas como incontinencia del intestino o la vejiga.

Para aliviar el dolor de la hernia de disco, una persona puede intentar descansar la espalda, tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y aplicar una compresa de hielo cubierta con tela durante 10 minutos varias veces al día.

En casos graves, una persona puede necesitar cirugía para reparar el disco herniado.

Obtenga más información sobre la hernia de disco aquí.

Esguince muscular o esguince de ligamentos

A veces, un ataque de tos intenso o repentino puede ejercer una presión inesperada sobre la espalda. Esta presión puede provocar una lesión temporal, como una distensión muscular, que los médicos pueden denominar tirón muscular.

El dolor puede volverse más intenso con ciertas posiciones o actividades, incluida la tos. Una persona también puede experimentar rigidez en la espalda, espasmos musculares o sensibilidad muscular.

Tomar AINE, descansar la espalda durante uno o dos días, evitar posturas y posiciones que empeoran el dolor y aplicar una compresa de hielo cubierta de tela en el área afectada puede ayudar a promover la recuperación.

Sin embargo, si los síntomas no desaparecen en un plazo de 4 a 6 semanas, la persona debe consultar a su médico.

Obtenga más información sobre las distensiones y los esguinces, incluidas las diferencias entre ellos, aquí.

Estenosis espinal

A medida que una persona envejece, su columna vertebral comienza a estrecharse y esto puede ejercer más presión sobre los nervios espinales.

Estar en ciertas posiciones, como inclinarse hacia adelante al toser, puede ejercer aún más presión sobre los nervios y causar dolor lumbar.

La estenosis espinal también puede causar entumecimiento o calambres en la espalda baja y las piernas. También puede afectar la función sexual, causar problemas con la función intestinal o de la vejiga y, en casos graves, provocar la pérdida de la función de las piernas.

Para reducir los efectos de la estenosis espinal, una persona puede intentar hacer ejercicio para fortalecer los músculos de la espalda y ayudar a sostenerla y fortalecerla.

También puede ser útil tomar AINE o medicamentos recetados para aliviar los espasmos musculares. Algunos médicos pueden recomendar inyecciones de esteroides y posiblemente incluso cirugía si los síntomas son graves.

Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es una causa poco común pero posible de dolor lumbar al toser. Experimentar dolor en los huesos puede indicar que la afección se ha extendido a los órganos cercanos.

Algunos otros síntomas del cáncer de pulmón incluyen:

  • tosiendo sangre
  • perdiendo peso inesperadamente
  • encontrando difícil respirar
  • sibilancias
  • fatiga

Las opciones de tratamiento para el cáncer de pulmón dependen de la gravedad de la afección. Los tratamientos típicos incluyen radiación y quimioterapia para encoger el tumor y cirugía para extirparlo.

Obtenga más información sobre el cáncer de pulmón, incluidas las diferentes etapas, aquí.

Remedios caseros

La natación puede ayudar a reducir la tensión muscular en la espalda.

Una persona puede probar varios remedios caseros para ayudar a mejorar su dolor lumbar. Las siguientes técnicas pueden ayudar:

  • Aplicar una bolsa de hielo o calor cubierto con un paño durante 10 minutos a la vez varias veces al día.
  • Descansando la espalda por no más de 2 días. Descansar demasiado tiempo puede hacer que los músculos de la espalda se contraigan, lo que puede empeorar el dolor.
  • Tomar AINE, como ibuprofeno y naproxeno, para aliviar las molestias.
  • Participar en actividades de bajo impacto, como caminar o nadar. Estos pueden ayudar a reducir la tensión muscular en la espalda y aliviar la inflamación.
  • Practicar técnicas de "refuerzo" al toser, como colocar una almohada sobre el estómago y sujetarla con más fuerza durante la tos. Este método puede minimizar la presión en la espalda al reducir su acción de curvatura al toser.

Algunas personas también han encontrado alivio del dolor lumbar al probar terapias alternativas, como masajes y acupuntura.

Cuando ver a un doctor

Una persona debe buscar atención médica de emergencia si experimenta algún síntoma que indique que puede tener una compresión nerviosa grave o una enfermedad. Dichos síntomas incluyen:

  • un cambio en la función del intestino o la vejiga
  • sensaciones inusuales en las piernas o en el área de la "silla de montar" de la pelvis
  • fiebre muy alta (más de 103 ° F o 39,4 ° C) junto con tos y dolor lumbar
  • debilidad en las piernas o los brazos

Estos síntomas pueden requerir tratamiento con antibióticos de emergencia o incluso cirugía para aliviar la compresión nerviosa.

Otros síntomas que indican que una persona debe visitar a un médico incluyen:

  • dolor de espalda que no mejora con remedios caseros
  • dolor de espalda que limita las actividades diarias
  • hormigueo o entumecimiento que parece ir y venir

Un médico puede recomendar consultar a un especialista si los síntomas persisten.

Resumen

Es posible que no experimente dolor lumbar al toser con frecuencia. Sin embargo, si es una ocurrencia común, puede indicar la presencia de una condición de salud subyacente.

Si los síntomas persisten o son graves, la persona debe buscar atención médica.

Hay una variedad de remedios caseros y tratamientos médicos disponibles para ayudar a aliviar el dolor lumbar.

none:  seguro médico - seguro médico enfermería - partería gripe - resfriado - sars