¿Qué causa la debilidad muscular?

La debilidad muscular es una falta de fuerza en los músculos. Es posible que no se contraigan ni se muevan tan fácilmente como antes.

Algunas afecciones médicas crónicas pueden hacer que los músculos se desgasten más rápidamente o hacer que una persona se sienta fatigada. En otros casos, una infección puede hacer que los músculos flaqueen.

Si una persona tiene un inicio repentino y severo de debilidad muscular, debe hablar con un médico.

Ejemplos de condiciones que causan debilidad muscular incluyen:

1. Enfermedad de Addison

Una persona con la enfermedad de Addison puede experimentar fatiga crónica o pérdida del apetito.

Esto ocurre cuando las glándulas suprarrenales de una persona no producen suficientes hormonas cortisol y aldosterona.

Además de la debilidad muscular, otros síntomas comunes de la enfermedad de Addison incluyen:

  • fatiga cronica
  • pérdida de peso
  • pérdida de apetito
  • dolor de estómago

2. Anemia

La anemia ocurre cuando los niveles de hemoglobina de una persona son bajos, a menudo debido a una deficiencia de hierro. Otros síntomas de anemia incluyen:

  • mareo
  • dificultad para respirar
  • dolores de cabeza
  • manos y pies fríos
  • un latido irregular del corazón

3. Síndrome de fatiga crónica

Este diagnóstico se refiere a fatiga inexplicable o fatiga que un médico no puede relacionar con una afección médica. Otro nombre es encefalomielitis miálgica.

Las personas con síndrome de fatiga crónica experimentan cansancio severo y problemas para dormir. Otros síntomas incluyen debilidad muscular, dolor, mareos y problemas para concentrarse.

4. Trastornos o desequilibrios electrolíticos

Los electrolitos ayudan a garantizar que los músculos, los nervios, el corazón y el cerebro funcionen correctamente. Tener niveles alterados de electrolitos, como calcio, potasio, sodio y magnesio, puede causar debilidad muscular.

Los ejemplos de trastornos electrolíticos incluyen hipopotasemia o parálisis periódica hiperpotasémica.

Los factores de riesgo de un desequilibrio de electrolitos incluyen:

  • pérdida de líquidos por sudoración, vómitos o diarrea
  • quimioterapia
  • una mala dieta
  • tomando antibióticos o inmunosupresores

5. Diabetes

La diabetes ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o no usa la insulina de manera adecuada. Puede causar daño a los nervios que puede resultar en debilidad muscular.

La diabetes también puede provocar una variedad de otros síntomas relacionados con la debilidad muscular, que incluyen:

  • fragilidad
  • movilidad reducida
  • fatiga

6. Fibromialgia

La fibromialgia es una afección crónica que causa dolor y debilidad muscular además de otros síntomas, como:

  • fatiga constante
  • memoria afectada
  • cambios de humor

7. Hipotiroidismo

El hipotiroidismo, o una tiroides hipoactiva, puede causar debilidad muscular y calambres. Estos síntomas pueden empeorar con el ejercicio y la actividad física.

Otros síntomas incluyen:

  • aumento de peso
  • siento frio
  • piel y cabello secos
  • fatiga
  • períodos menstruales irregulares o abundantes
  • un ritmo cardíaco lento
  • dolor articular y muscular
  • depresión o trastornos del estado de ánimo
  • problemas de fertilidad

Un médico a menudo puede diagnosticar esta y otras afecciones de la tiroides con un análisis de sangre.

8. Enfermedades renales

Los problemas con la función renal pueden hacer que los productos de desecho metabólicos, como la creatinina, se acumulen en los músculos. Esto puede resultar en espasmos musculares y debilidad.

9. Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño, como la narcolepsia y el insomnio, pueden provocar debilidad muscular y fatiga durante el día.

Una persona que necesita permanecer en cama debido a una afección médica también puede experimentar debilidad muscular. Esto se debe a que no se utilizan los músculos con tanta regularidad como de costumbre. Una persona también puede correr el riesgo de tener problemas para dormir.

10. Infecciones

La influenza puede causar debilidad muscular, fiebre y dolor de garganta.

Algunas enfermedades infecciosas pueden provocar debilidad muscular. Incluyen:

  • Influenza: El virus de la influenza (gripe) puede causar debilidad muscular temporal, así como fiebre, dolor de garganta, tos y fatiga.
  • Enfermedad de Lyme: esta enfermedad inflamatoria es consecuencia de la picadura de una garrapata infectada. Los síntomas pueden ser agudos o crónicos e incluyen fiebre, sarpullido, rigidez del cuello, entumecimiento, debilidad muscular y fatiga.
  • Virus de Epstein-Barr: el virus de Epstein-Barr puede provocar debilidad muscular, así como fatiga inexplicable, erupción cutánea, dolores de cabeza y pérdida del apetito.
  • Sífilis: esta infección de transmisión sexual puede causar debilidad muscular, así como dolores de cabeza, fatiga, dolor de garganta y pérdida de peso.
  • Toxoplasmosis: La toxoplasmosis es una infección parasitaria que causa dolores de cabeza, fatiga, fiebre baja y convulsiones.
  • Meningitis: la meningitis es una infección grave que causa inflamación en el cerebro y la médula espinal. Además de la debilidad muscular, los síntomas pueden incluir fiebre, rigidez del cuello, náuseas, vómitos y aumento de la sensibilidad a la luz.
  • VIH: el VIH puede causar debilidad muscular progresiva en algunas personas, especialmente en aquellas que no reciben tratamiento.
  • Polio: la polio miositis puede causar debilidad y sensibilidad muscular. Además, una persona que ha tenido poliomielitis puede experimentar el síndrome pospoliomielítico, que resulta en debilidad muscular.
  • Rabia: la rabia resulta del contacto con la saliva de un animal infectado. Los síntomas pueden incluir fatiga, dolores de cabeza, agitación, confusión y convulsiones, así como debilidad muscular y espasmos.

11. Condiciones neurológicas

Algunas afecciones que afectan el sistema nervioso pueden causar debilidad muscular. Estas afecciones suelen ser crónicas y afectan la forma en que los nervios de una persona transmiten mensajes a sus músculos.

Algunos ejemplos de afecciones neurológicas que pueden causar debilidad muscular incluyen:

  • Espondilosis cervical: los cambios relacionados con la edad en los discos espinales acolchados del cuello pueden causar espondilosis cervical. Esto ejerce una presión adicional sobre los nervios, lo que resulta en debilidad muscular.
  • Síndrome de Guillain-Barré: este raro trastorno neurológico puede causar debilidad muscular de leve a grave.
  • Botulismo: esta rara condición ocurre debido a la exposición a la toxina botulínica. También provoca debilidad muscular progresiva.
  • Síndrome miasténico de Lambert-Eaton: este trastorno autoinmune ocurre cuando el sistema inmunológico de una persona interfiere con la forma en que se comunican los nervios y los músculos, lo que resulta en debilidad muscular.
  • Esclerosis múltiple: La esclerosis múltiple es un trastorno autoinmune que ocurre cuando el sistema inmunológico ataca y daña los nervios.
  • Miastenia gravis: este trastorno autoinmune hace que el sistema inmunológico ataque los músculos de una persona, lo que puede afectar el movimiento y la respiración.
  • Esclerosis lateral amiotrófica: conocida como ELA, puede causar debilidad muscular progresiva.
  • Lesiones de la médula espinal: las lesiones de la médula espinal pueden interrumpir la comunicación entre los nervios y los músculos. Los efectos pueden depender del sitio exacto de la lesión.

Las afecciones neurológicas suelen ser progresivas, lo que significa que empeoran con el tiempo.

Algunas de estas afecciones también pasan por etapas de remisión, cuando los síntomas disminuyen o incluso desaparecen, antes de reaparecer.

12. Medicamentos

Algunas personas experimentan debilidad muscular como resultado de los medicamentos que toman.

Cualquier persona que experimente debilidad muscular como efecto secundario debe hablar con un médico antes de suspender su medicación.

Algunos ejemplos de medicamentos que pueden causar debilidad muscular incluyen:

  • amiodarona (Cordarone)
  • medicamentos antitiroideos, como metimazol (Tapazole) o propiltiouracilo
  • medicamentos antirretrovirales, como lamivudina (Epivir) o zidovudina (Retrovir)
  • medicamentos de quimioterapia
  • cimetidina (Tagamet)
  • corticosteroides
  • derivados del ácido fíbrico, como gemfibrozil (Lopid)
  • interferón
  • acetato de leuprolida (Lupron)
  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o naproxeno
  • penicilina
  • estatinas
  • antibióticos de sulfonamida

Algunas drogas ilícitas, como la cocaína, también pueden causar debilidad muscular.

Causas raras

Las causas raras de debilidad muscular incluyen dermatomiositis, polimiositis y artritis reumatoide.

Si la debilidad muscular de una persona no se debe a ninguno de los problemas anteriores, o si tiene factores de riesgo particulares, un médico puede considerar causas raras al hacer su diagnóstico.

Las causas raras de debilidad muscular incluyen:

  • Dermatomiositis: este es un trastorno muscular inflamatorio que puede causar rigidez, dolor y debilitamiento de los músculos.
  • Polimiositis: esto generalmente causa debilidad en los músculos cercanos al tronco del cuerpo, como los músculos de la cadera, los muslos, el cuello y los hombros.
  • Artritis reumatoide: se trata de un trastorno autoinmunitario inflamatorio crónico que ataca el revestimiento de las articulaciones. Las áreas comúnmente afectadas incluyen las manos y los pies.
  • Sarcoidosis: esta afección inflamatoria generalmente afecta el pulmón y los ganglios linfáticos, causando masas de tejido irritadas.
  • Hiperparatiroidismo secundario: esta afección a menudo afecta las extremidades inferiores y causa dolor en los huesos y las articulaciones.
  • Distrofia muscular de Becker: este trastorno genético generalmente afecta a hombres y personas más jóvenes y da como resultado una debilidad muscular rápida y progresiva.
  • Lupus eritematoso sistémico: también conocido como lupus, esta afección puede afectar varias áreas del cuerpo, incluidas las articulaciones, el cerebro, el corazón y los pulmones. La debilidad muscular es un síntoma común de un brote de lupus.

Estas afecciones no son necesariamente raras en la población, pero la debilidad muscular no siempre se incluye entre sus síntomas comunes.

Quitar

Múltiples problemas médicos pueden causar debilidad muscular, incluidas afecciones neurológicas, infecciones y enfermedades crónicas.

Para diagnosticar la causa subyacente, un médico analizará los síntomas de una persona, su historial médico y qué empeora o mejora los síntomas.

Si una persona experimenta debilidad muscular repentina y severa, debe buscar atención médica inmediata.

none:  control de la natalidad - anticoncepción leucemia arritmia