Una vacuna personalizada combate el cáncer en un ensayo clínico

En la última incursión en la medicina personalizada, los científicos diseñan vacunas tumorales específicas para el tumor de cada paciente. Aunque la tecnología está en su infancia y la prueba es a pequeña escala, los hallazgos son increíblemente prometedores.

Los científicos diseñaron recientemente una nueva vacuna contra el tumor personalizada.

En los últimos años, ha habido varios intentos de producir vacunas contra el cáncer.

La mayoría de estos esfuerzos se han centrado en diseñar una vacuna que reconozca un objetivo genérico en un tumor.

Este método aseguraba que la vacuna pudiera atacar a la mayoría de los tumores, pero también significaba que carecía de especificidad: cada tumor es diferente.

Recientemente, los investigadores se propusieron diseñar una vacuna que sea mucho más específica para el paciente. Intentaron adaptar una vacuna para que coincidiera específicamente con la enfermedad individual del paciente.

La investigación se llevó a cabo en una variedad de instituciones, incluida la Universidad de Pensilvania en Filadelfia y la Sucursal de Lausana del Instituto Ludwig para la Investigación del Cáncer en Suiza.

El equipo se concentró en personas con cáncer de ovario avanzado, un cáncer particularmente difícil de manejar; El tratamiento normalmente implica cirugía seguida de quimioterapia y, aunque a menudo hay una buena respuesta al principio, los pacientes tienden a recaer y volverse resistentes al tratamiento.

Aunque el estudio solo se propuso determinar si un tratamiento tan personalizado era posible y seguro, los resultados fueron positivos y los autores creen que la tecnología tiene un potencial enorme.

Creando una vacuna tumoral personalizada

Cada tumor tiene su propio conjunto de mutaciones, lo que lo hace único. La vacuna diseñada por el equipo fue la llamada vacuna de tumor completo. Esto significa que, en lugar de apuntar a una sola región del tumor, ataca a cientos o incluso miles de sitios.

El autor principal del estudio, el Dr. Janos L. Tanyi, explica: "La idea es movilizar una respuesta inmunitaria que se dirija al tumor de manera muy amplia, afectando una variedad de marcadores, incluidos algunos que solo se encontrarían en ese tumor en particular".

Naturalmente, las células T generan una respuesta inmunitaria contra los tumores, pero esta vacuna intensifica su ataque y les ayuda a superar las sólidas defensas del cáncer. Los resultados del equipo se publicaron esta semana en la revista Medicina traslacional de la ciencia.

Para crear estas vacunas, el Dr. Tanyi y su equipo estudiaron minuciosamente las células inmunes presentes en la sangre de los pacientes. Buscaban células precursoras que pudieran extraer y cultivar en el laboratorio. A partir de estos, desarrollaron una población de células dendríticas.

Las células dendríticas son mensajeros, en cierto modo, en el sentido de que consumen material antigénico (en este caso, partes de un tumor) y lo presentan a las células T para provocar una respuesta.

Las células dendríticas se extrajeron de la sangre de los pacientes y luego se introdujeron en extractos de sus tumores y se activaron con interferón gamma, que es una sustancia química fundamental en la respuesta inmunitaria. Finalmente, se inyectaron en los ganglios linfáticos de los pacientes.

Este procedimiento se realizó en 25 pacientes. Cada participante recibió una dosis de las células dendríticas recolectadas cuidadosamente cada 3 semanas. Algunos participantes continuaron este régimen durante 2 años.

Los resultados prometedores justifican un trabajo adicional

Aproximadamente la mitad de los pacientes que pudieron ser evaluados experimentaron un aumento significativo en el número de células T reactivas al material tumoral. Estos "respondedores" tendían a sobrevivir más tiempo sin progresión tumoral, en comparación con los no respondedores.

"La tasa de supervivencia general a 2 años de estos pacientes que respondieron fue del 100 por ciento, mientras que la tasa de los que no respondieron fue solo del 25 por ciento".

Dr. Janos L. Tanyi

Una participante, una mujer de 46 años, ya había recibido cinco cursos de quimioterapia para el cáncer de ovario antes de que comenzara el estudio piloto. Al comienzo del ensayo, su cáncer se clasificó como etapa 4. El cáncer de ovario es notoriamente difícil de tratar, y en la etapa 4, la tasa de supervivencia a 5 años es solo del 17 por ciento.

En este estudio, el paciente recibió 28 dosis de vacuna personalizada, repartidas en 24 meses. Permaneció libre de cáncer durante 5 años.

Los resultados son impresionantes, dado el tipo y la gravedad del cáncer que se está tratando, pero es importante recordar que este es un estudio piloto y se necesitará mucha más investigación.

"Esta vacuna", explica el Dr. Tanyi, "parece ser segura para los pacientes y provoca una amplia inmunidad antitumoral; creemos que merece más pruebas en ensayos clínicos más amplios".

Hay una gran cantidad de investigaciones en curso que analizan la respuesta inmunitaria del cuerpo al cáncer y cómo podría mejorarse. Sin embargo, hasta la fecha, estos esfuerzos han tenido resultados mixtos porque los tumores tienen un impresionante conjunto de técnicas defensivas.

El Dr. Tanyi cree que esta vacuna podría ser particularmente exitosa si se combina con otros medicamentos que debilitan la capacidad del tumor para combatir el sistema inmunológico.

none:  lupus salud ocular - ceguera it - internet - correo electrónico