El aditivo alimentario común puede afectar las bacterias intestinales y aumentar la ansiedad

Una amplia gama de alimentos contienen ingredientes que llamamos emulsionantes. Un nuevo estudio en ratones muestra que estos compuestos pueden producir cambios tanto fisiológicos como de comportamiento.

El pan y las pastas para untar suelen contener emulsionantes.

Los aditivos alimentarios siempre han generado una gran atención y, con razón, ya que son omnipresentes, por lo que debemos analizar su impacto en nuestra salud. Recientemente, los emulsionantes se han disparado.

Los fabricantes utilizan estos productos químicos para alterar la textura de los alimentos y extender su vida útil.

Incluyen emulsionantes en muchos alimentos, por ejemplo, algunos tipos de pan, chocolate, margarina, carnes procesadas y más.

Estudios anteriores han demostrado que los emulsionantes pueden alterar el microbioma de los ratones, provocando una inflamación de bajo grado y aumentando el riesgo de obesidad y trastornos metabólicos.

Un estudio en humanos concluyó que las bacterias intestinales "pueden verse directamente afectadas por estos aditivos alimentarios de uso común, de una manera que posteriormente impulsa la inflamación intestinal".

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Georgia en Atlanta llevó esta investigación al siguiente nivel y se propuso investigar si dos emulsionantes comunes, carboximetilcelulosa (CMC) y polisorbato-80 (P80), también podrían influir en el bienestar mental.

Salud intestinal, salud psicológica

Aunque el salto de la salud intestinal a la salud psicológica puede parecer exagerado, los científicos ya han descrito una conversación clara y bidireccional entre el intestino y el cerebro.

Los estudios han demostrado que nuestra salud intestinal y la salud de nuestras bacterias intestinales pueden tener una influencia sustancial en nuestro bienestar mental. Por ejemplo, un estudio de 2011 encontró que tratar ratones con Lactobacillus rhamnosus - una especie de bacteria "buena" - provocó cambios mensurables en el cerebro y redujo el comportamiento similar a la ansiedad.

Otro estudio mostró que los ratones que no tenían bacterias intestinales expresan niveles más altos de comportamientos similares a la ansiedad cuando los investigadores los compararon con los controles. Un estudio más reciente mostró que el uso de antibióticos en ratones en las primeras etapas de la vida podría alterar significativamente el microbioma, los niveles de ansiedad y el comportamiento social a largo plazo.

Este estudio más reciente investigó si P80 y CMC podrían alterar el estado mental de los ratones. Los investigadores publicaron sus hallazgos en la revista Informes científicos.

El equipo agregó CMC y P80 al agua potable de los ratones durante 12 semanas. Luego, midieron su comportamiento, cambios en su microbioma y otros parámetros fisiológicos.

El co-investigador principal, el Prof. Geert de Vries, explica brevemente su trabajo: “Hicimos la pregunta: ¿Pueden los efectos de los emulsionantes sobre la inflamación sistémica general extenderse también al cerebro y al comportamiento? La respuesta fue sí ".

El impacto de los emulsionantes

Los científicos demostraron que los emulsionantes afectaron a las bacterias intestinales, pero de diferentes maneras para los ratones machos y hembras. También mostraron que los cambios en el comportamiento eran diferentes entre los sexos.

Específicamente, vieron un aumento en el comportamiento ansioso, particularmente en ratones machos. En ratones hembra, hubo una reducción en el comportamiento social.

No se sabe exactamente cómo los emulsionantes pueden afectar el comportamiento, pero existen algunas teorías.

“[Sabemos] que la inflamación hace que las células inmunitarias locales produzcan moléculas de señalización que pueden afectar los tejidos en otros lugares, incluido el cerebro. El intestino también contiene ramas del nervio vago, que forma una vía de información directa al cerebro ".

Prof. Geert de Vries

Por qué debería haber diferencias sexuales es más difícil de explicar. Sin embargo, los científicos saben que existen ciertas diferencias entre la forma en que funcionan los sistemas inmunológicos masculino y femenino, por lo que esto podría ofrecer pistas.

El grupo planea continuar esta línea de investigación. El cambio del modelo de ratón a animales más grandes será un paso necesario, como escriben los autores, "determinar hasta qué punto los estudios en ratones son relevantes para los humanos es intrínsecamente difícil", particularmente en los trastornos del comportamiento.

El co-investigador principal Benoit Chassaing dice: "Actualmente estamos investigando los mecanismos por los cuales los emulsionantes dietéticos están afectando la microbiota intestinal, así como la relevancia humana de esos hallazgos".

También vale la pena señalar que, de las cuatro pruebas de ansiedad, los ratones machos alimentados con emulsionantes solo mostraron diferencias significativas en una. La prueba en cuestión era la prueba de campo abierto y, según los autores, la investigación sugiere que es particularmente sensible para medir la ansiedad "normal", a diferencia de los trastornos de ansiedad.

En los últimos años, muchos observadores han notado un aumento de la ansiedad en la sociedad occidental. Al mismo tiempo, la enfermedad inflamatoria intestinal ha mostrado un marcado aumento. Los autores preguntan si los aditivos alimentarios podrían influir en estos cambios.

Por ahora, los investigadores recomiendan que deberíamos evaluar los aditivos alimentarios por su impacto en las bacterias intestinales. La ciencia ha demostrado ahora, sin lugar a dudas, que el microbioma juega un papel importante en la salud; tal vez las leyes de seguridad alimentaria deban seguir su ejemplo.

none:  huesos - ortopedia dolor de cabeza - migraña salud ocular - ceguera