¿Cuál es la diferencia entre la artritis reumatoide y la osteoartritis?

La artritis reumatoide y la osteoartritis causan dolor y rigidez en las articulaciones. Ambas son formas de artritis pero tienen diferentes causas y tratamientos.

Hay más de 100 tipos de artritis y enfermedades relacionadas. Dos de los tipos más comunes son la artritis reumatoide (AR) y la osteoartritis (OA). La OA es más común que la AR.

Tanto la artrosis como la artritis reumatoide implican inflamación en las articulaciones, pero la inflamación en la artritis reumatoide es mucho mayor. Hasta hace poco, los profesionales de la salud creían que la inflamación no estaba presente en la OA.

La OA y la AR comparten algunos síntomas. La AR puede afectar a múltiples articulaciones en un subtipo llamado artritis poliarticular y tiende a afectar al cuerpo de manera simétrica. La OA generalmente afecta algunas articulaciones y generalmente ocurre en un solo lado del cuerpo.

En este artículo, echamos un vistazo a las similitudes y diferencias entre la AR y la OA, incluidos sus síntomas, causas y tratamientos.

Causas

El dolor y la rigidez en las articulaciones son comunes tanto en la artritis reumatoide como en la osteoartritis.

Las articulaciones contienen tejidos protectores que evitan que los huesos se raspen entre sí. Por ejemplo, el cartílago se superpone a los huesos para permitir un movimiento suave en la articulación. La artritis daña este tejido protector.

Las causas del daño articular son diferentes en la AR y la OA:

Artritis Reumatoide

La AR es una enfermedad autoinmune. Ocurre cuando el sistema inmunológico de una persona ataca por error los tejidos sanos de las articulaciones.

Esta respuesta inmune involucra factores genéticos y ambientales, incluido el tabaquismo.

Osteoartritis

En la OA, el cartílago protector se desgasta gradualmente y los huesos comienzan a rasparse entre sí. Este desgaste puede resultar de movimientos repetitivos, como en los deportes, que ejercen presión sobre las articulaciones.

Síntomas

La AR y la OA comparten una serie de síntomas, que incluyen:

  • dolor en las articulaciones
  • rigidez en las articulaciones
  • hinchazón, que es más grave en la AR
  • movilidad restringida en las articulaciones afectadas
  • síntomas que empeoran por la mañana

Los síntomas de la AR pueden surgir y empeorar rápidamente, a veces en unas pocas semanas. Sin embargo, los síntomas de la OA aparecen más lentamente, ya que los tejidos protectores de las articulaciones se degradan gradualmente.

Sin embargo, los factores estresantes de la OA, como ir de excursión, pueden causar una hinchazón severa y repentina en la rodilla.

Tanto la artrosis como la artritis reumatoide pueden afectar cualquier articulación del cuerpo. Es más probable que la OA afecte las rodillas y las articulaciones de los dedos meñique y pulgar. La AR a menudo se presenta en las manos, los dedos, los codos, las rodillas, los pies y las caderas, y generalmente ocurre en las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo.

Los síntomas de la AR generalmente afectan las articulaciones de ambos lados del cuerpo. Por ejemplo, si la AR afecta a una mano, también afecta a la otra. La OA a menudo solo afecta un lado del cuerpo.

La OA es localizada, ya que solo afecta la articulación y los tejidos circundantes. Por esta razón, la OA generalmente solo afecta una articulación, mientras que la AR comúnmente afecta a múltiples articulaciones.

Una diferencia clave entre estas formas de artritis es que la AR implica una variedad de síntomas sistémicos, que son síntomas que afectan a todo el cuerpo.

Los síntomas que afectan a las personas con AR incluyen:

  • fatiga
  • fiebre
  • pérdida de apetito
  • pérdida de peso
  • inflamación en otras áreas, como los ojos y los pulmones
  • nódulos reumatoides

La OA no se asocia con síntomas sistémicos, pero las personas con la afección pueden desarrollar espolones óseos u otras anomalías óseas.

Por ejemplo, la OA en las manos a menudo puede hacer que se desarrollen pequeños bultos alrededor de los extremos de las articulaciones de los dedos.

Diagnóstico

Los médicos diagnostican la artritis reumatoide y la osteoartritis mediante la realización de un examen físico, la obtención de un historial médico y la realización de diversas pruebas de diagnóstico.

Diagnosticar estas condiciones puede ser un desafío. Esto se debe a que los síntomas a menudo se superponen, especialmente en las primeras etapas.

Los análisis de sangre pueden ayudar a diagnosticar o descartar la AR, ya que esta afección deja ciertos biomarcadores en la sangre, como el anticuerpo péptido cíclico citrulinado y el factor reumatoide.

También pueden buscar niveles anormales del anticuerpo de la proteína C reactiva, que es un marcador que indica inflamación.

Los médicos también pueden realizar pruebas por imágenes, como radiografías, resonancias magnéticas y ecografías, para determinar el alcance y la ubicación del daño de la artritis reumatoide o de la artrosis.

Tratamiento

Para las personas con AR y OA, el ibuprofeno y otros AINE pueden reducir la inflamación.

La AR y la OA son afecciones crónicas.

Actualmente no existe una cura para ellos, pero varios tratamientos pueden ayudar a una persona a controlar sus síntomas, mejorar su calidad de vida y ralentizar la progresión de la afección.

El tratamiento puede implicar el uso de medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir la inflamación. Reducir la inflamación puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez en las articulaciones y mejorar su rango de movimiento.

Los médicos también pueden recomendar medicamentos a base de esteroides para reducir la inflamación. Por ejemplo, pueden inyectar esteroides directamente en las articulaciones afectadas cuando es importante reducir la inflamación de inmediato.

Los profesionales de la salud recomiendan tomar medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), a menudo junto con AINE o esteroides y biológicos, para tratar la AR. Los DMARD tienen como objetivo inhibir el sistema inmunológico y reducir su daño a los tejidos de las articulaciones.

Los tratamientos tanto para la artritis reumatoide como para la artrosis a menudo también incluirán fisioterapia. Esto ayuda a mejorar la movilidad de una persona y a mantener flexibles las articulaciones.

Seguir una dieta antiinflamatoria saludable también puede ayudar. Mantener un peso saludable puede ayudar a prevenir la necesidad de ejercer una presión excesiva sobre las articulaciones. Evite fumar cigarrillos, especialmente en la AR.

panorama

La AR y la OA son afecciones crónicas que causan dolor y rigidez en las articulaciones. Ambas afecciones pueden empeorar con el tiempo sin el tratamiento adecuado. Los efectos de la OA y la AR en la vida diaria de una persona varían de leves a graves.

La AR y la OA pueden causar síntomas similares, pero tienen diferentes causas y tratamientos. En muchos casos, la OA es más fácil de tratar que la AR porque generalmente afecta a menos articulaciones y no involucra síntomas sistémicos. La progresión de la AR es más difícil de predecir que la de la OA.

Con la investigación y los tratamientos modernos, las perspectivas para las personas con AR han mejorado enormemente. Los médicos generalmente pueden prevenir o retrasar la progresión de esta enfermedad con un tratamiento eficaz.

none:  cuidadores - atención domiciliaria cáncer de ovarios endometriosis