¿Qué hay que saber sobre el líquido amniótico?

El líquido amniótico es un líquido amarillo claro que se encuentra dentro de los primeros 12 días después de la concepción dentro del saco amniótico. Rodea al bebé en crecimiento en el útero.

El líquido amniótico tiene muchas funciones importantes y es vital para un desarrollo fetal saludable. Sin embargo, si la cantidad de líquido amniótico dentro del útero es demasiado pequeña o demasiado grande, pueden ocurrir complicaciones.

Este artículo analiza las muchas funciones del líquido amniótico, así como lo que sucede cuando los niveles de líquido amniótico son demasiado altos o demasiado bajos.

Datos rápidos sobre el líquido amniótico

  • Al principio, el líquido amniótico consiste en agua del cuerpo de la madre, pero gradualmente, la mayor proporción se compone de la orina del bebé.
  • También contiene nutrientes, hormonas y anticuerpos importantes y ayuda a proteger al bebé de golpes y lesiones.
  • Si los niveles de líquido amniótico son demasiado bajos o demasiado altos, esto puede suponer un problema.

¿Qué es el líquido amniótico?

El líquido amniótico protege y nutre al bebé en el útero.

Mientras un bebé está en el útero, está situado dentro del saco amniótico, una bolsa formada por dos membranas, el amnios y el corion. El feto crece y se desarrolla dentro de este saco, rodeado de líquido amniótico.

Inicialmente, el líquido está compuesto por agua producida por la madre. Sin embargo, alrededor de las 20 semanas de gestación, esta se reemplaza por completo por orina fetal, ya que el feto traga y excreta el líquido.

El líquido amniótico también contiene componentes vitales, como nutrientes, hormonas y anticuerpos que combaten infecciones.

Cuando el líquido amniótico es verde o marrón, esto indica que el bebé ha expulsado meconio antes de nacer. El meconio es el nombre de la primera evacuación intestinal.

El meconio en el líquido puede ser problemático.Puede causar un problema respiratorio llamado síndrome de aspiración de meconio que ocurre cuando el meconio ingresa a los pulmones. En algunos casos, los bebés necesitarán tratamiento después de nacer.

Funciones

El líquido amniótico es responsable de:

  • Protección del feto: el líquido protege al bebé de las presiones externas y actúa como un amortiguador.
  • Control de temperatura: el líquido aísla al bebé, manteniéndolo caliente y manteniendo una temperatura regular.
  • Control de infecciones: el líquido amniótico contiene anticuerpos.
  • Desarrollo de los pulmones y el sistema digestivo: al respirar y tragar el líquido amniótico, el bebé practica el uso de los músculos de estos sistemas a medida que crecen.
  • Desarrollo de los músculos y los huesos: a medida que el bebé flota dentro del saco amniótico, tiene la libertad de moverse, lo que brinda a los músculos y los huesos la oportunidad de desarrollarse adecuadamente.
  • Lubricación El líquido amniótico evita que partes del cuerpo, como los dedos de las manos y los pies, crezcan juntas; pueden producirse membranas si los niveles de líquido amniótico son bajos.
  • Soporte del cordón umbilical: el líquido en el útero evita que el cordón umbilical se comprima. Este cordón transporta alimentos y oxígeno desde la placenta hasta el feto en crecimiento.

Normalmente, el nivel de líquido amniótico está en su punto más alto alrededor del 36 de embarazo, midiendo alrededor de 1 cuarto de galón. Este nivel disminuye a medida que se acerca el nacimiento.

Cuando rompen las aguas, el saco amniótico se rompe. El líquido amniótico contenido dentro del saco comienza a filtrarse a través del cuello uterino y la vagina.

Las aguas suelen romperse hacia el final de la primera etapa del trabajo de parto. De acuerdo a Padre de hoy, solo alrededor del 15 por ciento de las aguas se rompen al inicio del trabajo de parto. Cuando esto sucede, es hora de comunicarse con el proveedor de atención médica, ya que el parto puede ser inminente.

Trastornos

Algunas afecciones pueden hacer que haya más o menos de las cantidades normales de líquido amniótico.

Oligohidramnios es cuando hay muy poco líquido amniótico.

El polihidramnios, también conocido como hidramnios o trastorno del líquido amniótico, se produce cuando hay demasiado líquido.

Oligohidramnios

Los niveles bajos de líquido amniótico, conocidos como oligohidramnios, ocurren en el 4 por ciento de todos los embarazos y en el 12 por ciento de los embarazos posteriores a la fecha.

El oligohidramnios está presente cuando el índice de líquido amniótico (AFI) observado en la ecografía mide menos de 5 cm (un índice normal es de 5-25 cm) y la bolsa vertical máxima (MVP) es menor de 2 cm.

Esto puede ser evidente en casos de pérdida de líquido por un desgarro en las membranas amnióticas, que son pequeñas para una determinada etapa del embarazo o si el feto no se mueve tanto como se esperaba.

También puede ocurrir en madres con antecedentes de cualquiera de las siguientes afecciones médicas:

  • embarazos previos con restricción de crecimiento
  • presión arterial alta crónica (hipertensión)
  • problemas con la placenta, por ejemplo, desprendimiento
  • preeclampsia
  • diabetes
  • lupus
  • embarazos múltiples, por ejemplo, de gemelos o trillizos
  • defectos de nacimiento, como anomalías renales
  • entrega pasada la fecha de vencimiento
  • otras razones desconocidas, conocidas como idiopáticas

El oligohidramnios puede ocurrir durante cualquier trimestre, pero es un problema más preocupante durante los primeros 6 meses de embarazo. Durante ese tiempo, existe un mayor riesgo de defectos de nacimiento, pérdida del embarazo, parto prematuro o muerte neonatal.

Si los niveles de líquidos son bajos en el último trimestre, los riesgos incluyen:

  • crecimiento fetal lento
  • complicaciones laborales
  • la necesidad de un parto por cesárea

El resto del embarazo se controlará de cerca para garantizar que se esté produciendo un desarrollo normal.

Los médicos pueden utilizar las siguientes pruebas:

  • Pruebas en reposo: se utilizan para controlar los latidos del corazón del bebé cuando está en reposo y cuando se está moviendo.
  • Perfiles biofísicos: una ecografía puede detectar los movimientos, el tono muscular, la respiración y los niveles de líquido amniótico del bebé. Esto puede ir seguido de una prueba en reposo.
  • Conteo de patadas fetales: este es el tiempo que tarda el bebé en patear una determinada cantidad de veces.
  • Estudios Doppler: utilizan ondas sonoras para comprobar el flujo de sangre en el bebé.

En algunos casos, los médicos pueden decidir que será necesario inducir el parto para proteger a la madre o al niño. También puede ser necesaria la amnioinfusión (la infusión de solución salina en el útero), el aumento de los líquidos maternos y el reposo en cama.

Existe una mayor probabilidad de complicaciones laborales debido al riesgo de compresión del cordón umbilical. Es posible que se necesite amnioinfusión durante el trabajo de parto. En algunos casos, puede ser necesario un parto por cesárea.

Polihidramnios

Cuando hay demasiado líquido amniótico, esto se llama polihidramnios. Según la Asociación Estadounidense del Embarazo, ocurre en el 1 por ciento de todos los embarazos.

El polihidramnios está presente cuando el AFI mide más de 24 centímetros (cm) y el MVP mide más de 8 cm.

Los trastornos fetales que pueden provocar polihidramnios incluyen:

  • trastornos gastrointestinales, que incluyen atresia duodenal o esofágica, gastrosquisis y hernia diafragmática
  • trastornos del cerebro o del sistema nervioso, como anencefalia o distrofia miotónica
  • acondroplasia, un trastorno del crecimiento óseo
  • problemas de frecuencia cardíaca fetal
  • infección
  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann, que es un trastorno congénito del crecimiento.
  • anomalías pulmonares fetales
  • hidropesía fetal, en la que se acumula un nivel anormal de agua dentro de varias áreas del cuerpo del feto
  • síndrome de transfusión de gemelo a gemelo, en el que un niño recibe más flujo sanguíneo que el otro
  • sangre no coincidente entre la madre y el niño, por ejemplo, incompatibilidad Rh o enfermedades de Kell

La diabetes materna mal controlada también aumenta el riesgo.

También se puede producir demasiado líquido durante embarazos múltiples, cuando la madre está embarazada de más de un feto.

Los síntomas maternos pueden incluir dolor abdominal y dificultad para respirar debido al agrandamiento del útero.

Otras complicaciones incluyen:

  • Trabajo prematuro
  • ruptura prematura de membranas
  • desprendimiento de la placenta
  • nacimiento de un niño muerto
  • hemorragia post parto
  • malposición fetal
  • prolapso del cordón

Se pueden recomendar pruebas de diabetes materna y se realizarán ecografías frecuentes para controlar los niveles de líquido amniótico en el útero.

Los casos leves de polihidramnios suelen resolverse sin tratamiento.

En casos más graves, es posible que sea necesario reducir el líquido con amniocentesis o con un medicamento llamado indometacina. Esto reduce la cantidad de orina que produce el bebé.

Fugas de líquido amniótico

A veces, el líquido se filtra antes de que rompa el agua. Según la Asociación Estadounidense del Embarazo, solo 1 de cada 10 mujeres experimentará un flujo dramático de líquido a medida que rompen aguas. Para la mayoría, comenzará como un goteo o una fuga.

A veces, lo que parece una fuga de líquido es en realidad orina, porque el útero está presionando la vejiga.

Si el líquido no tiene color ni olor, será líquido amniótico y debe comunicarse con un proveedor de atención médica, ya que el trabajo de parto normalmente comenzará pronto.

Si el líquido es verde, marrón verdoso o maloliente, esto puede indicar la presencia de meconio o una infección. Se debe buscar consejo médico.

Rotura prematura de membranas.

Si ocurre una fuga o una ruptura antes de las 37 semanas, esto se conoce como ruptura prematura de membranas (PROM). Dependiendo de qué tan temprano suceda esto, puede tener graves consecuencias para la madre y el feto. Afecta a alrededor de 2 de cada 100 embarazos.

Esto se conoce como ruptura prematura prematura, pero también es posible tener una ruptura prematura a término. Es entonces cuando se completan 37 semanas o más de embarazo, pero el trabajo de parto no comienza espontáneamente dentro de las 6 horas posteriores a la ruptura de la membrana.

Es importante buscar ayuda médica lo antes posible y evitar tener relaciones sexuales o introducir algo en la vagina, ya que esto podría provocar una infección.

Cualquiera que esté preocupado por las fugas o los niveles de líquido amniótico durante el embarazo debe discutir esto con su proveedor de atención médica.

none:  salud ocular - ceguera mrsa - resistencia a los medicamentos enfermedad del hígado - hepatitis