Qué hay que saber sobre la adicción al juego

Para muchas personas, el juego es una diversión inofensiva, pero puede convertirse en un problema. Este tipo de comportamiento compulsivo a menudo se denomina "problemas con el juego".

Una adicción al juego es una adicción progresiva que puede tener muchas repercusiones psicológicas, físicas y sociales negativas. Se clasifica como un trastorno del control de impulsos.

Se incluye en el Manual de diagnóstico y estadístico de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA), quinta edición (DSM-5).

El juego problemático es perjudicial para la salud física y psicológica. Las personas que viven con esta adicción pueden experimentar depresión, migraña, angustia, trastornos intestinales y otros problemas relacionados con la ansiedad.

Al igual que con otras adicciones, las consecuencias del juego pueden provocar sentimientos de abatimiento e impotencia. En algunos casos, esto puede dar lugar a intentos de suicidio.

La tasa de problemas con el juego ha aumentado a nivel mundial durante los últimos años. En los Estados Unidos en 2012, alrededor de 5.77 millones de personas tenían un trastorno del juego que necesitaba tratamiento.

Debido a sus consecuencias nocivas, la adicción al juego se ha convertido en un importante problema de salud pública en muchos países.

Síntomas

La adicción al juego se presenta de muchas formas, siendo el síntoma principal el deseo de jugar.

Algunos de los signos y síntomas de los problemas con el juego incluyen:

El juego no es un problema financiero, sino un problema emocional que tiene consecuencias financieras.

También afecta la forma en que la persona con el trastorno se relaciona con su familia y amigos. Por ejemplo, pueden perderse eventos importantes de la familia o pueden faltar al trabajo.

Cualquiera que esté preocupado por su juego puede preguntar "¿Puedo dejar de jugar si quiero?" Si la respuesta es "no", es importante buscar ayuda.

Diagnóstico

Para un diagnóstico de adicción al juego, el DSM-5 establece que una persona debe mostrar o experimentar al menos cuatro de los siguientes durante los últimos 12 meses:

  1. Necesita apostar con cantidades cada vez mayores de dinero para sentir emoción.
  2. Inquietud o irritabilidad al intentar dejar de jugar.
  3. Intentos fallidos repetidos de detener, controlar o reducir el juego
  4. Pensar a menudo en el juego y hacer planes para apostar
  5. Apostar cuando se siente angustiado
  6. Volviendo a apostar nuevamente después de perder dinero
  7. Mentir para ocultar actividades relacionadas con el juego
  8. Experimentar problemas laborales o de relación debido al juego
  9. Dependiendo de otros por dinero para gastar en juegos de azar

Disparadores

El juego puede llevar a una variedad de problemas, pero la adicción le puede pasar a cualquiera. Nadie puede predecir quién desarrollará una adicción al juego.

La actividad se puede describir en un espectro, que va desde la abstinencia hasta el juego recreativo y el juego problemático.

El comportamiento de juego se convierte en un problema cuando no se puede controlar y cuando interfiere con las finanzas, las relaciones y el lugar de trabajo. Es posible que la persona no se dé cuenta de que tiene un problema durante algún tiempo.

Muchas personas que desarrollan una adicción al juego se consideran personas responsables y confiables, pero algunos factores pueden llevar a un cambio de comportamiento.

Estos podrían incluir:

  • Jubilación
  • circunstancias traumáticas
  • estrés relacionado con el trabajo
  • trastorno emocional, como depresión o ansiedad
  • soledad
  • la presencia de otras adicciones
  • factores ambientales, como amigos u oportunidades disponibles

Los estudios han sugerido que las personas con tendencia a una adicción pueden tener un mayor riesgo de desarrollar otra. Los factores genéticos y neurológicos pueden influir.

Algunas personas que se ven afectadas por el juego también pueden tener problemas con el alcohol o las drogas, posiblemente debido a una predisposición a la adicción.

El uso de algunos medicamentos se ha relacionado con un mayor riesgo de juego compulsivo.

Las adicciones secundarias también pueden ocurrir en un esfuerzo por reducir los sentimientos negativos creados por la adicción al juego. Sin embargo, algunas personas que juegan nunca experimentan ninguna otra adicción.

Algunos factores aumentan el riesgo. Éstos incluyen:

  • depresión, trastornos de ansiedad o trastornos de la personalidad
  • otras adicciones, como las drogas o el alcohol
  • el uso de ciertos medicamentos, por ejemplo, medicamentos antipsicóticos y agonistas de la dopamina, que se han relacionado con un mayor riesgo de adicción al juego
  • sexo, ya que es más probable que afecte a hombres que a mujeres

Adiccion

La adicción al juego es una condición debilitante que causa depresión y angustia.

Para alguien con adicción al juego, la sensación de apostar equivale a tomar una droga o beber.

El comportamiento de juego altera el estado de ánimo y el estado de ánimo de la persona.

A medida que la persona se acostumbra a este sentimiento, sigue repitiendo el comportamiento, intentando lograr el mismo efecto.

En otras adicciones, el alcohol, por ejemplo, la persona comienza a desarrollar tolerancia. Es necesaria una cantidad cada vez mayor de alcohol para el mismo "efecto".

Una persona que tiene una adicción al juego necesita apostar más para obtener el mismo "efecto". En algunos casos, “persiguen” sus pérdidas, pensando que si continúan jugando, recuperarán el dinero perdido.

Se desarrolla un círculo vicioso y un mayor deseo por la actividad. Al mismo tiempo, la capacidad de resistir caídas. A medida que el deseo aumenta en intensidad y frecuencia, la capacidad de controlar el impulso de jugar se debilita.

Esto puede tener un impacto psicológico, personal, físico, social o profesional.

Ni la frecuencia del juego ni la cantidad perdida determinarán si el juego es un problema para un individuo.

Algunas personas participan en juergas periódicas de juego en lugar de hacerlo con regularidad, pero las consecuencias emocionales y financieras serán las mismas.

El juego se convierte en un problema cuando la persona ya no puede dejar de hacerlo y cuando causa un impacto negativo en cualquier área de la vida del individuo.

Tratamiento

En general, el tratamiento se divide en tres tipos:

  • Terapia: podría ser terapia conductual o terapia cognitivo-conductual (TCC). La terapia conductual ayuda a un individuo a reducir la necesidad de apostar al exponerlo sistemáticamente al comportamiento. La TCC ayuda a cambiar la forma en que la persona se siente y piensa sobre el juego.
  • Medicamentos: los estabilizadores del estado de ánimo y los antidepresivos pueden ayudar a reducir los síntomas y enfermedades que a veces aparecen con las adicciones al juego. Algunos antidepresivos también pueden reducir la necesidad de jugar. Los antagonistas de los narcóticos, fármacos utilizados para tratar la adicción a las drogas, pueden ayudar a algunos jugadores compulsivos.
  • Grupos de autoayuda: algunos encuentran útil hablar con otras personas en una situación similar.

Tipos

Los casinos y las loterías brindan la oportunidad de apostar. Una adicción al juego ocurre cuando una persona ya no puede controlar el comportamiento compulsivo.

Cualquier tipo de juego, ya sea carreras, bingo, juegos de cartas, juegos de dados, lotería, tragamonedas y apuestas deportivas, puede resultar problemático. Sin embargo, algunos tipos de juegos de azar tienen características particulares que pueden intensificar el problema y las consecuencias.

Los informes indican que un factor de riesgo significativo puede ser una velocidad de juego rápida. Los tipos de juegos en los que hay poco tiempo entre realizar una apuesta y ver los resultados presentan un mayor riesgo para los jugadores. Esto sucede con las máquinas tragamonedas, por ejemplo.

Prevalencia: ¿Qué tan común es?

El juego está muy extendido. Una mayor accesibilidad, por ejemplo, a través de los juegos de azar en línea, exige una mayor conciencia y una legislación adecuada.

Cualquiera que brinde servicios de juego tiene la responsabilidad de desarrollar políticas y programas para abordar las adicciones al juego y los menores de edad.

Se debe fomentar la investigación, el tratamiento y la prevención de los problemas con el juego.

Obteniendo ayuda

Si una persona sospecha que puede tener un problema con el juego, hay una variedad de autoevaluaciones disponibles en Internet.

Esas pruebas no darán un diagnóstico y no reemplazarán una evaluación cara a cara con un profesional clínico capacitado, pero pueden ayudar a las personas a decidir si buscar una evaluación formal de su comportamiento de juego.

Un profesional clínico proporcionará una evaluación detallada y desarrollará un plan de tratamiento adecuado, basado en las necesidades del individuo.

Es posible que el tratamiento y la asistencia deban abordar varios aspectos de la vida, la familia, la educación, los problemas económicos, los problemas legales y la situación profesional de la persona.

Cualquiera que sospeche que tiene una adicción al juego debe buscar ayuda. Un proveedor de salud podrá derivar a la persona a un proveedor de tratamiento adecuado.

Los consejos de la APA para quienes cuidan a una persona con adicción al juego incluyen lo siguiente:

  • buscar apoyo, por ejemplo, a través de grupos de autoayuda
  • reconocer las buenas cualidades de la persona y evitar excluirla de la vida familiar
  • Mantenga la calma cuando hable con el individuo sobre el juego y evite predicar, sermonear o enojarse.
  • Sea abierto sobre el problema, incluso con los niños.
  • comprender que el tratamiento es necesario y puede llevar mucho tiempo
  • establecer límites con respecto a las finanzas familiares y evitar pagar las deudas de juego de la persona

Cualquiera que esté preocupado por problemas con el juego puede obtener asistencia confidencial las 24 horas del día, los 7 días de la semana, a través de la Línea de ayuda nacional para problemas con el juego al 1-800-522-4700.

none:  investigación con células madre dolor de espalda bipolar