Qué hacer en emergencias diabéticas

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Los síntomas de la diabetes a veces pueden convertirse en una emergencia de forma rápida y repentina. Es fundamental conocer los signos y síntomas de una emergencia y qué hacer en caso de que surja.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor del 12,6 por ciento de la población de los Estados Unidos tiene diabetes, con o sin diagnóstico.

En el pasado, la diabetes solía ser fatal, pero los avances recientes en la ciencia y la medicación significan que la mayoría de las personas con diabetes ahora pueden disfrutar de una vida normal.

Sin embargo, los CDC afirman que la diabetes, o las complicaciones relacionadas con ella, sigue siendo la séptima forma de muerte más frecuente en los EE. UU. Y fue responsable de casi 25 muertes de cada 100.000 en 2016.

La hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre), la hiperglucemia (alto nivel de azúcar en sangre), la cetoacidosis diabética (CAD), una mayor susceptibilidad a las infecciones y una variedad de complicaciones aumentan el riesgo.

Conocer las señales y poder responder con prontitud puede salvar vidas. Siga leyendo para descubrir cómo y por qué la diabetes puede volverse peligrosa y qué hacer al respecto.

Cualquier síntoma repentino e inexplicable amerita una llamada al médico.

Causas y tipos

Un dolor de cabeza puede indicar hipoglucemia. Sin atención, esto puede provocar una emergencia.

Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 impiden que el cuerpo controle los niveles de azúcar en sangre de manera eficaz.

En la diabetes tipo 1, el sistema inmunológico destruye las células que producen insulina. La diabetes tipo 2 reduce la capacidad del cuerpo para responder a la insulina. En consecuencia, el cuerpo no produce suficiente insulina para manejar la glucosa en el cuerpo.

La mayoría de las emergencias diabéticas se relacionan con alteraciones en los niveles de azúcar en sangre de una persona, pero las complicaciones relacionadas con la diabetes también pueden provocar problemas.

Estas son algunas de las emergencias más comunes que pueden surgir, sus señales de advertencia y qué hacer.

Hipoglucemia severa

La hipoglucemia ocurre cuando los niveles de azúcar en sangre son demasiado bajos, generalmente por debajo de 70 miligramos por decilitro (mg / dl).

Sin tratamiento, niveles tan bajos de azúcar en sangre pueden provocar convulsiones y poner en peligro la vida. Es una urgencia médica. Sin embargo, es fácil de corregir a corto plazo siempre que una persona reconozca los signos.

La hipoglucemia puede ocurrir por muchas razones, pero, en la diabetes, generalmente se debe al uso de insulina u otros medicamentos que controlan el azúcar en la sangre.

Los niveles de azúcar en sangre pueden descender peligrosamente cuando una persona:

  • toma más insulina de la que necesitan para su ingesta actual de alimentos o niveles de ejercicio
  • consume demasiado alcohol
  • pierde o retrasa las comidas
  • hace más ejercicio de lo que esperaban hacer

Señales de alerta temprana

Las señales de advertencia de la hipoglucemia incluyen:

  • confusión, mareos y náuseas
  • tener hambre
  • sentirse tembloroso, nervioso, irritable o ansioso
  • sudoración, escalofríos y piel pálida y húmeda
  • latidos rápidos
  • debilidad y cansancio
  • hormigueo en el área de la boca
  • dolores de cabeza
  • convulsiones
  • coma o pérdida del conocimiento
  • pérdida de peso si persiste la hipoglucemia

Si una persona analiza sus niveles de azúcar en sangre cuando experimenta estos síntomas, puede encontrar que están por debajo de 70 mg / dl.

Acción a tomar

Si los síntomas aparecen de repente, la persona debe tomar un refrigerio alto en carbohidratos para resolverlos, como:

  • una tableta de glucosa
  • un jugo dulce
  • Un dulce
  • un terrón de azúcar

La Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA) recomienda la siguiente acción:

  1. Tome 15 gramos (g) de carbohidratos y espere 15 minutos antes de medir los niveles de azúcar en sangre.
  2. Si los niveles aún están por debajo de 70 mg / dl, tome otros 15 g de carbohidratos, espere y vuelva a realizar la prueba.
  3. Cuando los niveles de glucosa estén por encima de 70 mg / dl, coma una comida.
  4. Si los síntomas persisten, busque ayuda médica para cualquier condición subyacente.

Si la persona está consciente pero no puede comer, alguien que esté con ella debe poner un poco de miel u otro jarabe dulce dentro de su mejilla y controlar su condición.

Si pierden el conocimiento, cualquier espectador debe llamar al 911 y pedir ayuda médica de emergencia.

Si una persona experimenta hipoglucemia regular a pesar de seguir el plan de tratamiento, o si los cambios en el nivel de azúcar en sangre ocurren repentinamente en respuesta a un cambio de medicamento, debe consultar a un médico.

Hiperglucemia

La hiperglucemia ocurre cuando los niveles de azúcar en sangre son demasiado altos porque la insulina no está presente o el cuerpo no responde a la insulina presente.

Puede suceder si una persona con diabetes no recibe tratamiento.

Señales de alerta temprana

La persona puede notar:

  • aumento de la sed
  • la necesidad de orinar con más frecuencia
  • dolores de cabeza
  • visión borrosa
  • fatiga

Las pruebas mostrarán niveles altos de azúcar en sangre y orina.

Acción a tomar

En casos leves, las formas de resolver esto incluyen:

  • hacer más ejercicio
  • comer menos
  • cambiar la dosis de insulina u otro medicamento

Sin embargo, los niveles muy altos de azúcar en sangre pueden provocar complicaciones potencialmente mortales, como cetoacidosis diabética o síndrome hiperosmolar hiperglucémico.

Si los síntomas empeoran o si una persona experimenta dificultad para respirar o tiene la boca muy seca o un olor afrutado en el aliento, debe consultar a un médico lo antes posible.

Haga clic aquí para obtener más información sobre la hiperglucemia.

Cetoacidosis diabética

El aumento de la sed puede ser un signo de hiperglucemia o CAD.

La cetoacidosis diabética (CAD) ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina para permitir que la glucosa ingrese correctamente a las células.

Las células no tienen suficiente glucosa para usarla como energía, por lo que, en cambio, el cuerpo descompone la grasa como combustible.

Cuando esto sucede, el cuerpo produce sustancias conocidas como cetonas. Los niveles altos de cetonas son tóxicos porque pueden elevar los niveles de acidez de la sangre.

Las razones por las que puede ocurrir una CAD incluyen:

  • niveles bajos de insulina, debido a no tomar insulina o porque otro factor impide que la insulina funcione correctamente
  • no comer lo suficiente
  • tener una reacción a la insulina

Las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 pueden desarrollar CAD.

Señales de advertencia

Las señales de advertencia incluyen:

  • sensación de sed o sequedad de boca
  • micción frecuente
  • fatiga
  • piel seca o enrojecida
  • náuseas, vómitos o dolor abdominal
  • dificultad para concentrarse
  • Confusión
  • respiración dificultosa
  • un olor afrutado en el aliento

Acción a tomar

Si una prueba de cetonas muestra que hay cetonas presentes y una prueba de glucosa en sangre muestra que los niveles de azúcar en sangre de una persona son 240 m / dl o más, la ADA les aconseja que consulten a un médico.

Cualquier persona con estos síntomas debe buscar ayuda médica lo antes posible, ya que la CAD puede convertirse en una emergencia médica.

Las personas pueden comprar kits de prueba de cetonas y niveles de azúcar en sangre en línea.

Síndrome hiperosmolar hiperglucémico

Según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP), el síndrome hiperosmolar hiperglucémico (HHS) ocurre cuando los niveles de azúcar en sangre se vuelven peligrosamente altos, generalmente por encima de 600 mg / dl.

Esto puede suceder con o sin CAD y puede poner en peligro la vida.

Las personas con diabetes tipo 2 mal controlada son más propensas al HHS, pero las personas sin diabetes, o sin diagnóstico de diabetes, pueden experimentarlo.

Según la AAFP, los siguientes factores pueden aumentar el riesgo:

  • infecciones, incluida la neumonía, una infección del tracto urinario y sepsis
  • el uso de algunos medicamentos, incluidos algunos tratamientos psiquiátricos y diuréticos, que pueden provocar deshidratación
  • no seguir el tratamiento para la diabetes
  • tener diabetes no diagnosticada
  • mal uso de algunas sustancias
  • tener otra afección médica, como un ataque cardíaco, un derrame cerebral o una embolia pulmonar (coágulo pulmonar)

Algunos de estos también pueden ocurrir con la diabetes y pueden ser una complicación de la diabetes.

Señales de alerta temprana

Los síntomas incluyen:

  • una boca seca
  • un pulso débil y rápido
  • fiebre leve (en adultos)
  • dolor de cabeza, náuseas y vómitos (en niños)
  • convulsiones
  • una perdida de conciencia
  • parálisis parcial temporal

Los análisis de sangre pueden mostrar que el nivel de glucosa en sangre de la persona está por encima de 600 mg / dl.

Acción a tomar

Si una persona tiene estos síntomas, ella u otra persona deben buscar ayuda médica de inmediato.

La persona requerirá tratamiento en el hospital, que incluirá rehidratación, el uso de insulina y cualquier tratamiento necesario para una causa subyacente.

Infecciones

Los investigadores señalan que los procesos que ocurren con la diabetes también pueden afectar el sistema inmunológico.

Como resultado, una persona con diabetes tendrá una mayor probabilidad de desarrollar una infección. Cuando una persona tiene diabetes, los síntomas y las complicaciones de una infección pueden ser más graves y potencialmente mortales.

Las infecciones comunes que pueden ocurrir con la diabetes incluyen:

  • infecciones de la piel que pueden provocar ulceración
  • infecciones del tracto urinario, que pueden extenderse a los riñones
  • infecciones de oído
  • infecciones respiratorias, incluidas neumonía e influenza
  • infecciones gastrointestinales y hepáticas
  • enfermedad de las encías

Las infecciones menores pueden extenderse a tejidos más profundos, lo que posiblemente provoque sepsis y otras complicaciones potencialmente mortales.

Los factores que aumentan el riesgo incluyen:

  • una lesión o enfermedad reciente
  • una herida abierta
  • exposición a patógenos, como virus, hongos o bacterias

Las personas con diabetes mal controlada y aquellas con otras complicaciones deben tener cuidado de:

  • Evitar las infecciones siempre que sea posible, por ejemplo, recibiendo las vacunas que recomiende el médico.
  • Revisar la piel, y especialmente los pies, en busca de heridas.
  • recibir tratamiento temprano para cualquier herida o posible infección

Señales de advertencia y acción

Si una persona experimenta fiebre, dolor e hinchazón en cualquier parte de su cuerpo, debe buscar consejo médico.

Una infección puede volverse grave rápidamente cuando una persona tiene diabetes.

Complicaciones de la diabetes

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un derrame cerebral que otras personas.

La diabetes puede dañar casi todos los sistemas del cuerpo y aumentar el riesgo de muchas otras enfermedades.

Las personas con diabetes pueden experimentar una variedad de problemas, que incluyen:

  • enfermedad cardiovascular, que puede provocar un ataque cardíaco o un derrame cerebral
  • mala circulación que conduce a úlceras en las piernas
  • Pérdida de la visión
  • insuficiencia renal
  • obesidad

La diabetes mal controlada, un historial de infecciones y otras condiciones de salud aumentan el riesgo de estas complicaciones.

Que hacer en una emergencia

Una emergencia diabética ocurre cuando los síntomas relacionados con la diabetes abruman el cuerpo.

En este punto, es poco probable que el tratamiento en el hogar ayude, y retrasar la atención médica podría causar daños permanentes o la muerte.

Algunas de las señales que pueden indicar un problema grave incluyen:

  • dolor de pecho que se irradia hacia el brazo
  • respiración dificultosa
  • fiebre
  • un fuerte dolor de cabeza y debilidad en un lado del cuerpo
  • convulsiones
  • pérdida de consciencia

Si hay señales de una emergencia, la persona debe ir a la sala de emergencias, o ella o alguien con ella debe llamar al 911 de inmediato.

Sin ayuda rápida, algunas emergencias diabéticas pueden poner en peligro la vida.

Prevención

No siempre es posible prevenir una emergencia, pero ser capaz de reconocer los signos puede mejorar las posibilidades de un tratamiento temprano y una recuperación completa.

Las estrategias que pueden ayudar a reducir el riesgo de una emergencia incluyen:

Siguiendo el plan de tratamiento: Use los medicamentos que le recete un médico y manténgase en contacto con el equipo de atención médica. Si una persona no puede recordar si tomó o no su última dosis de medicamentos, debe consultar con un médico antes de tomar una dosis adicional. Esto puede ayudar a prevenir la hipoglucemia. Cualquiera que note un cambio en sus síntomas debe consultar a un médico.

Consumir comidas saludables, equilibradas y regulares: las personas que usan insulina u otros medicamentos que reducen la glucosa en sangre deben preguntar a su médico qué alimentos comer, cuánto y cuándo, para mantener estables los niveles de azúcar en sangre. Las comidas pequeñas y frecuentes son mejores que las comidas menos abundantes.

Limitar el alcohol y las bebidas azucaradas: estas bebidas contienen carbohidratos, que pueden elevar el azúcar en la sangre y contribuir a la obesidad. El consumo de alcohol también puede aumentar el riesgo de otras afecciones de salud.

Tratamiento temprano de las infecciones: la diabetes puede comprometer el sistema inmunológico y los órganos del cuerpo, lo que facilita el desarrollo de infecciones. El tratamiento oportuno puede evitar que los problemas menores se agraven.

Hacer ejercicio con regularidad: el ejercicio ayuda al cuerpo a controlar el azúcar en sangre. También puede ayudar con los síntomas que a menudo acompañan a la diabetes, como presión arterial alta, obesidad y mala circulación.

Planificación para una emergencia

Ningún medicamento o procedimiento específico puede detener una emergencia diabética una vez que ocurre, pero la planificación de emergencia puede aumentar las posibilidades de obtener ayuda inmediata.

Las personas con diabetes deben:

  • informar a sus amigos que tienen diabetes
  • Use una identificación médica para que las personas sepan qué hacer en caso de emergencia.
  • Mantenga un teléfono móvil cargado y listo para comunicarse con los servicios de emergencia.
  • saber a quién llamar si tiene preguntas sobre emergencias diabéticas

panorama

La diabetes es una afección grave y compleja, y una emergencia puede surgir por varias razones.

Controlar la afección a través de medicamentos y un estilo de vida saludable, asegurarse de que otros sepan que la persona tiene diabetes y aprender todo lo posible sobre la diabetes y sus complicaciones puede reducir el riesgo de que surja una emergencia.

none:  Medicina de emergencia biología - bioquímica bipolar