Cómo detener la muerte celular puede ayudar a prevenir la artritis reumatoide

La investigación en ratones ahora muestra que un mecanismo específico de muerte celular puede provocar artritis reumatoide. Detener este mecanismo podría ayudar a prevenir el desarrollo de esta condición, argumentan los autores.

Los investigadores descubren un mecanismo celular clave involucrado en la AR que tiene implicaciones terapéuticas potenciales.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune crónica caracterizada principalmente por dolor y rigidez en las articulaciones debido a la inflamación en el revestimiento de la articulación.

Algunos de los principales factores de riesgo de la AR son la edad (las personas mayores de 60 años tienen más riesgo), el sexo (esta afección es más común en las mujeres) y la expresión de genes específicos.

Según la Arthritis Foundation, alrededor de 54 millones de adultos en los Estados Unidos tienen un diagnóstico de artritis. Otros datos indican que la AR afecta aproximadamente al 1% de la población mundial.

Aunque esta afección está muy extendida, los científicos saben poco sobre lo que realmente la causa. Esto significa que a los médicos a menudo les resulta difícil sugerir estrategias preventivas eficaces.

Recientemente, equipos de numerosas instituciones de investigación, incluida la Universidad de Colonia en Alemania, el instituto VIB y la Universidad de Ghent en Bélgica, el Centro de Investigación de Ciencias Biomédicas "Alexander Fleming" en Atenas, Grecia, y la Universidad de Tokio en Japón, han estado buscando en modelos de ratón de esta condición autoinflamatoria. Han estado estudiando un mecanismo clave que, creen, puede ayudar a los especialistas a aprender a prevenir los casos de AR.

Informe de los equipos - en la revista Biología celular de la naturaleza- el descubrimiento de un mecanismo celular que parece desempeñar un papel crucial en el desarrollo de la enfermedad en algunos casos.

Los investigadores dicen que apuntar a este mecanismo puede ayudar a mantener a raya la AR, al menos en un subconjunto de personas en riesgo.

"Un hallazgo muy importante"

El nuevo estudio promueve una investigación anterior realizada por científicos de VIB y la Universidad de Gante, que mostró que la proteína A20 podría prevenir la inflamación en las articulaciones y detener la artritis.

Los investigadores explican que la función deficiente de A20 tiene asociaciones con la inflamación y las enfermedades inflamatorias en ratones y humanos.

En la investigación actual, el equipo diseñó un conjunto de ratones para expresar A20 con una mutación particular, lo que llevó a los ratones a desarrollar artritis de forma espontánea. Los investigadores dicen que esto sucede porque la proteína A20 mutada no puede prevenir la muerte de los macrófagos, que son un tipo de célula inmunitaria.

Los macrófagos son glóbulos blancos cuya función principal es encontrar y destruir restos celulares, así como moléculas extrañas dañinas que se infiltran en el cuerpo. En la artritis, los macrófagos mueren en un proceso que los científicos llaman necroptosis, que aumenta el estado de inflamación en el sistema.

En el estudio, la coautora Marietta Armaka señala que el equipo "reveló cómo el tipo particular de muerte de los macrófagos da forma a la activación de los fibroblastos sinoviales, un tipo de célula clave que orquesta la destrucción del cartílago y el tejido óseo en la AR".

Por lo tanto, los investigadores señalan que detener la necroptosis puede ayudar a prevenir la AR, al menos en individuos que tienen más probabilidades genéticamente de experimentar esta forma de muerte por macrófagos.

A través de sus experimentos, el coautor, el profesor Geert van Loo, explica: “[Pudimos […] identificar por qué estos macrófagos están muriendo y podríamos demostrar la importancia de una parte específica de la proteína A20 para la prevención de la muerte celular y la AR desarrollo."

Los autores argumentan que los hallazgos del estudio son importantes porque podrían conducir al desarrollo de nuevas terapias para esta afección autoinmune.

"Desde una perspectiva terapéutica, este es un hallazgo muy importante, ya que sugiere que los fármacos que inhiben la muerte celular podrían ser efectivos en el tratamiento de la AR, al menos en un subconjunto de pacientes donde la muerte de macrófagos podría proporcionar el desencadenante subyacente".

Coautor Prof. Manolis Pasparakis

Los investigadores señalan que varias compañías farmacéuticas están desarrollando fármacos capaces de inhibir esta forma de muerte celular. Por lo tanto, existe la esperanza de que, en el futuro, los científicos puedan apuntar a este mecanismo con éxito, extendiendo este enfoque terapéutico a los humanos.

none:  audición - sordera respiratorio rehabilitación - fisioterapia