Qué saber sobre la gastritis atrófica

La gastritis atrófica ocurre cuando el revestimiento del estómago de una persona se inflama durante un período prolongado, a menudo durante varios años.

Con el tiempo, la inflamación asociada con la gastritis atrófica daña el revestimiento del estómago, provocando problemas digestivos y deficiencias de nutrientes.

Una infección bacteriana suele causar gastritis atrófica, pero también puede ser una enfermedad autoinmune. Los tratamientos difieren según la causa, pero la dieta y el estilo de vida pueden mejorar las perspectivas en ambos casos.

En este artículo, analizamos los síntomas, las causas y los tratamientos para la gastritis atrófica.

¿Qué es la gastritis atrófica?

La gastritis atrófica afecta el revestimiento del estómago.

La gastritis es el término médico para la inflamación del estómago. La gastritis atrófica es una forma crónica de gastritis.

La mayoría de los médicos encuentran inflamación en la membrana mucosa del revestimiento del estómago de una persona. Esto conduce a varios problemas digestivos.

En las primeras etapas, es posible que la gastritis atrófica no cause ningún síntoma, por lo que la afección puede persistir durante años sin que una persona se dé cuenta de que la padece.

Cuando una persona tiene gastritis atrófica autoinmune, su cuerpo ataca por error las células sanas del estómago, incluida una sustancia llamada factor intrínseco.

El factor intrínseco es responsable de ayudar al organismo a absorber la vitamina B-12. Cuando una persona no puede absorber suficiente B-12, puede desarrollar anemia perniciosa.

La anemia perniciosa es una complicación que dificulta que una persona cree glóbulos rojos.

Causas

Una infección bacteriana por Helicobacter pylori o H. pylori, suele causar gastritis atrófica. Aproximadamente la mitad de las personas con H. pylori-la gastritis relacionada desarrollará gastritis atrófica.

De lo contrario, la gastritis atrófica puede ser una afección hereditaria o genética, que se denomina gastritis atrófica autoinmune. Aquí, el sistema inmunológico ataca las células sanas del revestimiento del estómago.

A H. pylori la infección causa la mayoría de los casos de gastritis atrófica. Esta infección es muy común y, a menudo, no presenta síntomas o es asintomática, especialmente al inicio.

La gastritis atrófica a menudo comienza cuando una persona es un niño. Si no se trata, empeorará con el tiempo y puede provocar úlceras de estómago.

Hay muchas formas en que una persona puede entrar en contacto con el H. pylori bacteria. Éstos incluyen:

  • beber agua contaminada
  • comer alimentos preparados o cultivados en agua contaminada
  • tener contacto directo con la saliva, el vómito o las heces de una persona que ha H. pylori

Síntomas

El dolor de estómago y las náuseas pueden caracterizar la gastritis atrófica.

Muy a menudo, es posible que una persona no sepa que tiene gastritis atrófica, ya que es posible que no presente ningún síntoma perceptible. Por esta razón, es posible que nunca se diagnostique la afección en una persona que la ha tenido durante años.

Los síntomas difieren, dependiendo de si una bacteria o una condición autoinmune están causando gastritis atrófica.

Cuando una infección bacteriana es la causa de la gastritis atrófica, una persona puede notar síntomas que incluyen:

  • pérdida de peso inusual o involuntaria
  • vomitando
  • falta de apetito
  • náusea
  • La anemia por deficiencia de hierro
  • dolor de estómago
  • úlceras

Cuando la causa es la gastritis atrófica autoinmune, una persona puede notar síntomas de deficiencia de vitamina B-12 y anemia perniciosa. Los síntomas incluyen:

  • Dolor en el pecho
  • fatiga general
  • tinnitus o zumbido en los oídos
  • mareo
  • aturdimiento
  • Palpitaciones del corazón

Una deficiencia de vitamina B-12 puede, en algunos casos, resultar en daño a los nervios. Si esto ocurre, una persona puede notar:

  • Confusión
  • inestabilidad al caminar
  • hormigueo o entumecimiento en los brazos o piernas

Diagnóstico

En primer lugar, es probable que un médico realice un examen físico y realice pruebas para diagnosticar la gastritis atrófica.

El examen físico generalmente implica que el médico palpe alrededor de la región del estómago para verificar si hay sensibilidad.

A menudo, el médico también ordenará análisis de sangre para buscar:

  • niveles reducidos de B-12
  • niveles bajos de pepsinógeno, una proteína que producen las células del estómago
  • anticuerpos que atacan el factor intrínseco o las células del estómago
  • niveles más altos de la hormona que produce el ácido del estómago llamado gastrina

Si un médico sospecha que una persona tiene H. pylori, pueden solicitar una prueba de aliento. Esta prueba consiste en tragar una sustancia que contiene moléculas de carbono particulares y luego respirar en un tubo de ensayo.

Si una persona tiene H. pylori, el estómago de la persona libera carbono. El carbono estará presente en la respiración de la persona cuando exhale.

Un médico también puede tomar una biopsia de las células del estómago. Para hacer una biopsia, un médico insertará un endoscopio, que es un tubo largo con una luz encendida, a través de la boca hasta el estómago. Luego usan una pequeña herramienta dentro del endoscopio para tomar una muestra de las células del estómago.

Una biopsia ayudará al médico a diagnosticar la causa de los síntomas de una persona y confirmar si tiene o no gastritis atrófica.

Factores de riesgo

Una persona tiene mayor riesgo de padecer gastritis atrófica si entra en contacto con H. pylori. Esta enfermedad global es más común en áreas del mundo que tienen pobreza extrema o están superpobladas.

La gastritis atrófica autoinmune es mucho menos común. Es más probable que ocurra en personas de ascendencia afroamericana, asiática, hispana o del norte de Europa.

Las personas con otras afecciones médicas tienen un mayor riesgo de padecer gastritis atrófica autoinmune. Estas condiciones incluyen:

  • enfermedad de tiroides
  • diabetes tipo I
  • vitiligo, un trastorno de la pigmentación
  • La enfermedad de Addison

Además, las personas con gastritis atrófica tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de estómago.

Tratamiento

Las inyecciones de vitamina B-12 pueden ayudar a prevenir las complicaciones de la gastritis atrófica.

Un médico tratará la gastritis atrófica centrándose en la causa subyacente. Una vez que hayan tratado la causa, los síntomas de una persona desaparecerán.

Por lo general, un médico prescribirá antibióticos para tratar los casos en los que las bacterias causan gastritis atrófica. En algunos casos, también pueden recetar medicamentos para reducir la producción de ácidos estomacales mientras el estómago sana.

En casos de gastritis atrófica autoinmune, un médico puede recetar inyecciones de B-12. Estas inyecciones evitarán o eliminarán las complicaciones de una deficiencia de B-12.

Además, el tratamiento para la gastritis atrófica autoinmune probablemente se centrará en garantizar que una persona no tenga deficiencia de hierro.

Dieta y estilo de vida

Además del tratamiento médico, las personas pueden tomar medidas en casa para controlar los síntomas de la gastritis atrófica.

Para aquellos con gastritis atrófica autoinmune, una dieta rica en vitamina B-12 podría ayudar a prevenir más complicaciones debido a la deficiencia. Buenas fuentes de B-12 incluyen:

  • almejas
  • carne de vaca
  • huevos
  • cereal fortificado
  • Leche
  • yogur
  • pescado grasoso

Para evitar el contacto con H. pylori, una persona debe tener especial cuidado con respecto a la higiene cuando viaja a países donde el agua contaminada es una preocupación.

Algunas medidas que las personas pueden tomar para prevenir el contacto con estas bacterias incluyen:

  • practicar la manipulación segura de alimentos lavando todas las frutas y verduras a fondo
  • evitar los alimentos cultivados con agua contaminada
  • beber agua embotellada cuando otra agua puede estar contaminada

panorama

El tratamiento de la gastritis atrófica causada por bacterias es relativamente fácil con medicamentos. Las personas generalmente pueden esperar una recuperación completa una vez que un médico determina y trata la causa subyacente.

Ambos tipos de gastritis atrófica pueden aumentar el riesgo de que una persona padezca ciertos cánceres. Sin embargo, la detección y el tratamiento tempranos pueden mejorar el pronóstico general y reducir el riesgo de complicaciones.

Las personas con gastritis atrófica autoinmune tienen un buen pronóstico con detección y tratamiento tempranos. Pueden requerir inyecciones de B-12 para ayudar a prevenir complicaciones.

none:  dolor de espalda depresión dislexia