Qué saber sobre la eco-ansiedad

La eco-ansiedad se refiere al miedo al daño ambiental o al desastre ecológico. Esta sensación de ansiedad se basa en gran medida en el estado actual y futuro previsto del medio ambiente y el cambio climático inducido por el hombre.

Según una encuesta nacional de 2018, casi el 70% de las personas en los Estados Unidos están preocupadas por el cambio climático y alrededor del 51% se siente "indefenso".

La ansiedad en torno a los problemas medioambientales puede deberse a la conciencia de un riesgo creciente de fenómenos meteorológicos extremos, pérdidas de sustento o vivienda, temores por las generaciones futuras y sentimientos de impotencia.

Este artículo analiza la ansiedad ecológica, incluidos qué es, los síntomas comunes y cómo detectarla y controlarla.

¿Qué es la eco-ansiedad?

Las acciones positivas, como el voluntariado con un grupo ambiental, pueden ayudar a tratar la ansiedad ecológica.

Los investigadores acuñaron el término "eco-ansiedad" para describir la ansiedad crónica o severa relacionada con la relación de los seres humanos con el medio ambiente.

En 2017, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) describió la ansiedad ecológica como "un miedo crónico a la ruina ambiental".

La eco-ansiedad no se encuentra actualmente en la lista de Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5), lo que significa que los médicos no lo consideran oficialmente una afección diagnosticable.

Sin embargo, los profesionales de la salud mental usan el término eco-ansiedad dentro del campo de la ecopsicología, una rama que se ocupa de las relaciones psicológicas de las personas con el resto de la naturaleza y cómo esto impacta su identidad, bienestar y salud.

Los efectos inmediatos del cambio climático, como el daño a grupos comunitarios, la pérdida de alimentos y la reducción de la seguridad del suministro médico, pueden causar daños graves a la salud mental de las personas.

Los impactos graduales del cambio climático, incluido el aumento cada vez mayor del nivel del mar y los cambios en los patrones climáticos, pueden incluso provocar síntomas crónicos de salud mental.

La APA señala que un clima cambiante puede afectar la salud mental de varias maneras y manifestarse como:

  • trauma y shock
  • trastorno de estrés postraumático (PTSD)
  • ansiedad
  • depresión
  • abuso de sustancias
  • agresión
  • sentimientos reducidos de autonomía y control
  • sentimientos de impotencia, fatalismo y miedo

Por ejemplo, la pérdida de lugares importantes puede afectar a algunas personas. Una pérdida o una amenaza para la seguridad laboral o los medios de vida también puede tener efectos importantes en la salud mental.

El estrés crónico o severo, cualquiera que sea la causa, puede aumentar el riesgo de varias afecciones graves de salud. Esto incluye enfermedades cardíacas, presión arterial alta y depresión.

Con la eco-ansiedad, las personas también pueden experimentar síntomas generales de ansiedad.

¿De dónde viene?

La ansiedad en torno a los problemas ambientales puede provenir de experimentar, estar en riesgo o tener seres queridos en riesgo de condiciones climáticas extremas relacionadas con el clima, incluidos huracanes, sequías e incendios forestales.

La cobertura de los medios de comunicación sobre la destrucción del medio ambiente puede ser abrumadora y la evidencia del impacto negativo de los seres humanos en el medio ambiente está aumentando. Los fenómenos meteorológicos extremos han alimentado guerras civiles y protestas masivas, han afectado los hogares de las personas y han destruido hábitats.

Está surgiendo evidencia científica de que las personas están comenzando a experimentar ansiedad extrema o crónica porque sienten que no pueden controlar los problemas ambientales, especialmente el cambio climático.

Para algunas personas, el aumento de las crisis ambientales no solo es frustrante, aterrador e impactante, sino también una fuente de ansiedad constante o debilitante.

Las personas también pueden sentirse culpables o ansiosas por el impacto que su comportamiento o el de su generación puede tener en el medio ambiente y el de las generaciones futuras.

¿A quién afecta?

El daño ambiental no afecta a todas las personas por igual. Por esta razón, algunas personas pueden sentir ansiedad por los problemas ecológicos con mayor intensidad.

Algunas partes del mundo son más vulnerables a los efectos del clima extremo, incluidas las comunidades costeras y las zonas bajas. En particular, las personas cuyo sustento depende del medio ambiente, como las que tienen trabajos en la pesca, el turismo y la agricultura, tienen más probabilidades de verse afectadas.

Además, las personas que viven en comunidades indígenas a menudo dependen de los recursos naturales y tienden a residir en áreas geográficas más vulnerables. Pueden enfrentarse al temor de perder su vivienda, su sustento o su patrimonio cultural, lo que puede dañar su sentido de identidad, pertenencia y sentido de comunidad.

Las personas que trabajan en trabajos ambientales o como socorristas y trabajadores de la salud de emergencia también pueden ser más propensas a la ansiedad ecológica.

Estos grupos enfrentan más efectos en la salud física y mental por los cambios climáticos y el daño ambiental.

Los siguientes grupos también pueden tener más probabilidades de experimentar ansiedad ecológica:

  • personas desplazadas y migrantes forzosos
  • personas con problemas de salud física o mental preexistentes
  • personas de nivel socioeconómico más bajo
  • niños y adultos jóvenes
  • adultos mayores

¿Cómo sé si tengo ansiedad ecológica?

Es natural que una persona se sienta triste, enojada, frustrada o impotente por cosas que parecen estar fuera de su control, y es fácil sentirse desanimado por las malas noticias sobre el medio ambiente.

No existe una definición médica de eco-ansiedad. Si a una persona le preocupa que sus preocupaciones sobre el medio ambiente interfieran con su vida cotidiana, su capacidad para trabajar o su capacidad para cuidarse a sí misma, debe hablar con un profesional de la salud mental.

Un número creciente de psicólogos y otros trabajadores de la salud mental están recibiendo formación sobre cómo ayudar a detectar y gestionar los miedos relacionados con el medio ambiente y el clima.

Como manejarlo

Aunque la solución de los problemas ambientales se basa en el cambio social, las aportaciones gubernamentales y las corporaciones que asumen la responsabilidad de sus contribuciones al cambio climático, las personas generalmente pueden gestionar sus propias respuestas a los problemas ambientales utilizando una variedad de estrategias.

Algunos consejos para manejar la ansiedad ecológica incluyen:

Tomando acción

Las personas pueden descubrir que tomar medidas positivas puede ayudar a reducir los sentimientos de ansiedad e impotencia. Ayudar a los demás tiene beneficios psicológicos bien establecidos.

Algunas acciones positivas pueden incluir:

  • hablar con otros sobre buenas prácticas ambientales
  • voluntariado con un grupo ambiental
  • tomar decisiones más ecológicas, incluido el reciclaje y seguir una dieta sostenible, como comer menos carne y lácteos

Los profesionales de la salud mental pueden ayudar a las personas a identificar los problemas que más les preocupan y desarrollar un plan que les permita sentirse más en control de los problemas.

Educándose

Obtener información precisa sobre el medio ambiente puede empoderar a las comunidades y ayudarlas a sentirse preparadas y resilientes si ocurre una crisis.

Confiar en información inexacta o carecer de información puede dificultar la comprensión y el procesamiento de problemas abstractos como el cambio climático.

Por lo tanto, las personas pueden encontrar alivio al educarse sobre cuestiones ambientales utilizando información confiable y creíble.

Centrándose en la resiliencia

Las personas que se sienten positivas sobre su capacidad para superar el estrés y el trauma pueden manejar la ansiedad mejor que las personas con menos confianza en sus habilidades de resiliencia.

Por ejemplo, la creencia de alguien en su propia capacidad de recuperación puede reducir su riesgo de depresión y trastorno de estrés postraumático después de desastres naturales.

Para aumentar la auto-resiliencia, la APA recomienda:

  • Fomentar relaciones afectivas y de confianza que brinden apoyo y aliento.
  • no ver los problemas como irresolubles
  • hacer metas alcanzables y avanzar constantemente hacia ellas
  • mirando los problemas en un contexto más amplio
  • practicar un buen cuidado personal y centrarse en una imagen positiva de sí mismo
  • Mantener conexiones personales con lugares y lazos culturales cuando sea posible.
  • evitar el aislamiento y tratar de conectarse con personas de ideas afines

Tratando de ser optimista

Tener un grado saludable de optimismo puede ayudar a una persona a crecer y adaptarse después de experimentar eventos estresantes como desastres naturales. Las personas que intentan replantear las cosas de una manera positiva pueden encontrar que esto les ayuda a manejar mejor la ansiedad.

El pensamiento positivo también puede ayudar a romper los ciclos de pensamiento negativo asociados con la ansiedad crónica o severa.

Fomentar una conexión más fuerte con la naturaleza

Pasar más tiempo al aire libre o con la naturaleza puede ayudar a aliviar la ansiedad ecológica al fomentar una conexión personal positiva con el medio ambiente.

Algunas personas incluso recomiendan mantener una piedra, una ramita, una flor seca u otro objeto natural que puedan mirar y tocar cuando se sientan desconectados o abrumados. Esto puede funcionar de manera similar a las técnicas de base que recomiendan algunos profesionales de la salud mental para controlar la ansiedad.

Ponerse activo

El ejercicio regular puede ayudar a reducir la mayoría de los tipos de ansiedad.

Caminar, correr o andar en bicicleta en lugar de utilizar fuentes de transporte basadas en combustibles fósiles, cuando es realista y seguro, fomenta el ejercicio frecuente y reduce las emisiones individuales de gases de efecto invernadero.

Las personas que van en bicicleta o caminan regularmente al trabajo también parecen experimentar niveles más bajos de estrés durante los desplazamientos.

Saber cuando desconectar

Sin darse cuenta, las personas pueden verse muy influenciadas por la información que ven cada día en los medios, la política, la publicidad y las plataformas de redes sociales. Ver esta información una y otra vez puede causar estrés, especialmente si es inexacta, sesgada o se presenta de cierta manera.

Si bien las personas pueden beneficiarse al informarse sobre los problemas ambientales, estar expuesto a una cantidad abrumadora de información o mucha información que no es confiable puede generar ansiedad.

Reevaluar las fuentes de información ambiental o reducir o desconectarse de los medios de comunicación, al menos temporalmente, puede ayudar a reducir los niveles de estrés inmediato.

Ver a un doctor

Un número creciente de profesionales de la salud mental está recibiendo formación sobre cómo ayudar a las personas a gestionar su relación con la naturaleza y afrontar los problemas medioambientales actuales.

Las personas con ansiedad ecológica severa, o ansiedad que no responde a los consejos de manejo en el hogar, pueden necesitar ayuda profesional para manejar su ansiedad.

Para obtener ayuda profesional para la ansiedad ecológica, una persona puede hablar con un médico de familia u otro trabajador de la salud que pueda brindarle orientación sobre cómo conectarse con un profesional de salud mental adecuado.

La Alianza de Psicología del Clima ofrece apoyo individual y grupal a las personas que experimentan eco-ansiedad, además de educación para terapeutas y consejeros, incluidas tres sesiones gratuitas cara a cara por teléfono o Skype.

Resumen

Por el momento, la eco-ansiedad no es un diagnóstico médico oficial. Los profesionales de la salud mental pueden, en cambio, describirlo como una sensación crónica de fatalidad ambiental, generalmente basada en sentimientos de impotencia ante el daño ambiental o el cambio climático.

Una persona puede aliviar esta forma de ansiedad utilizando métodos de afrontamiento o buscando asesoramiento profesional, especialmente de un profesional capacitado en psicología climática.

none:  dolor de cuerpo cuidadores - atención domiciliaria Medicina de emergencia