Qué saber sobre la neuropatía femoral

La neuropatía femoral, o disfunción del nervio femoral, se refiere a cualquier trastorno que resulta de un daño al nervio femoral.

El nervio femoral es uno de los nervios más grandes del cuerpo. Comienza en la pelvis y se separa en varias ramas más pequeñas. Estas ramas nerviosas controlan los movimientos de varios músculos de las piernas.

El propio nervio femoral controla principalmente los músculos del muslo. Es responsable de la flexión de la cadera y la extensión de la rodilla. El nervio femoral también recibe mensajes de la piel cuando hay presión sobre el muslo o la parte interna de la pantorrilla.

El daño al nervio femoral puede causar entumecimiento, debilidad o parálisis de las piernas.

En este artículo, discutimos las causas, síntomas y tratamientos asociados con la neuropatía femoral.

¿Qué causa la neuropatía femoral?

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar neuropatía femoral.

El traumatismo directo del nervio femoral puede provocar neuropatía femoral. Este trauma puede provenir de una lesión o un procedimiento quirúrgico que involucra la cadera o el abdomen.

Las personas también pueden desarrollar neuropatía femoral como complicación de otra afección médica, como:

  • diabetes
  • obesidad
  • tumores o un crecimiento en los riñones
  • masas en los músculos del muslo
  • presión sobre el nervio femoral durante un período prolongado
  • una pelvis fracturada
  • sangrado en el abdomen
  • deficiencia vitaminica
  • exposición a sustancias tóxicas
  • inflamación relacionada con la infección

Síntomas

Los síntomas exactos de la neuropatía periférica varían según la ubicación exacta y la extensión del daño nervioso. El entumecimiento en la pierna suele ser el primer síntoma de la neuropatía femoral.

Los signos y síntomas de la neuropatía femoral incluyen:

  • entumecimiento u hormigueo en la pierna
  • debilidad muscular
  • calambres musculares
  • dolor agudo y punzante
  • dificultad para caminar o extender la rodilla debido a debilidad muscular
  • atrofia o encogimiento de los músculos del muslo
  • sensación de tacto reducida

Diagnóstico

Las pruebas de velocidad de conducción nerviosa pueden ayudar al médico a diagnosticar la neuropatía femoral.

Hay muchas causas potenciales de neuropatía femoral.

Un médico realizará un examen físico básico para determinar si alguien tiene neuropatía femoral o no. También determinarán si otros nervios también se ven afectados.

La realización de pruebas físicas y ejercicios le permitirá al médico examinar los músculos específicos que controla el nervio femoral. También controlarán los reflejos de la rodilla y harán preguntas sobre el nivel de sensación en la parte delantera del muslo y la parte interna de la pantorrilla.

También preguntarán sobre el historial médico de la persona, como lesiones recientes, cirugías recientes y factores de riesgo del estilo de vida.

Luego, el médico puede derivar a la persona a un neurólogo o recomendar más pruebas para confirmar su diagnóstico y determinar cuánto daño a los nervios está presente. A continuación, intentarán determinar si deben solicitar o no pruebas de diagnóstico adicionales.

Otras pruebas que podrían ayudar a diagnosticar la neuropatía femoral incluyen:

  • Pruebas de velocidad de conducción nerviosa (NCV). Las pruebas de NCV miden qué tan rápido se mueven las señales eléctricas a través de los nervios.
  • Ecografía neuromuscular. Este es un método relativamente nuevo que utiliza tecnología de ultrasonido para diagnosticar y guiar el tratamiento de afecciones médicas que afectan los nervios y los músculos. Los ultrasonidos usan ondas sonoras para crear imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Los médicos pueden utilizar ecografías para identificar cualquier anomalía en la forma del nervio.
  • Electromiografía (EMG). EMG registra la actividad eléctrica de los músculos.
  • Resonancia magnética. Una resonancia magnética utiliza campos magnéticos para generar imágenes de las estructuras internas del cuerpo.
  • Tomografía computarizada. Una tomografía computarizada combina rayos X y tecnología informática para producir imágenes de diferentes estructuras corporales.

Tratamiento y ejercicios

El tratamiento de la neuropatía femoral varía según la causa y la extensión del daño nervioso. El tratamiento tiene como objetivo abordar la causa subyacente del daño nervioso y aliviar los síntomas.

Si la presión sobre el nervio está causando neuropatía, el tratamiento se centrará en reducir la presión sobre el nervio. A veces, la neuropatía femoral se resuelve por sí sola sin tratamiento.

Algunos tratamientos de la neuropatía femoral incluyen:

Medicamento

Un médico puede recetar corticosteroides para reducir la inflamación y la hinchazón. Los analgésicos de venta libre o recetados pueden ayudar a aliviar los síntomas dolorosos e incómodos.

En algunos casos, un proveedor de atención médica puede recomendar un bloqueo de nervios para reducir el dolor de la neuropatía femoral. Un bloqueo nervioso es un anestésico local que interrumpe o "apaga" las señales de dolor que viajan a lo largo de un determinado nervio.

Cirugía

Si un crecimiento o tumor bloquea el nervio femoral, un médico podría recomendar una cirugía para extirparlo.

Otro procedimiento quirúrgico llamado descompresión femoral se enfoca en reducir la presión sobre el nervio femoral y mejorar el flujo sanguíneo a la parte superior del muslo.

Remedios de estilo de vida

En algunos casos, hacer cambios en el estilo de vida puede reducir los síntomas de la neuropatía femoral.

Los cambios en el estilo de vida pueden incluir:

  • evitando la ropa ajustada
  • Evitar actividades que puedan ejercer presión sobre el nervio femoral durante períodos prolongados de tiempo, como sentarse
  • perder peso si la diabetes o el exceso de peso contribuyen al daño del nervio

Terapia física

La fisioterapia puede ayudar a mantener y mejorar la movilidad.

Los ejercicios de fisioterapia tienen como objetivo mejorar la movilidad y mantener la fuerza muscular durante los procesos de recuperación.

Algunos ejercicios comunes de fisioterapia que ayudan a mejorar los síntomas de la neuropatía femoral incluyen:

  • abducción de cadera
  • rotación de cadera
  • estiramiento del flexor de la cadera de rodillas

Cuando sea apropiado, un médico puede recomendar que una persona use una rodillera para ayudarla a caminar y evitar que sus rodillas se doblen.

Complicaciones

Si una persona no recibe tratamiento para la neuropatía femoral, puede provocar daño nervioso permanente o muerte nerviosa.

Las personas con neuropatía femoral corren el riesgo de sufrir lesiones en las piernas que pueden pasar desapercibidas debido a la pérdida de sensibilidad.

Cuando ver a un doctor

Las personas deben hablar con su proveedor de atención médica si experimentan algún síntoma de neuropatía femoral.

panorama

La neuropatía femoral puede ser debilitante, pero rara vez es mortal.

Una persona con neuropatía femoral puede recuperarse por completo siempre que un médico identifique correctamente la causa del daño nervioso y el individuo reciba tratamiento antes de que el nervio sufra un daño permanente.

Resumen

La neuropatía femoral es un término amplio que se refiere a cualquier afección médica que cause daño al nervio femoral. Los síntomas comunes incluyen entumecimiento, debilidad o parálisis de las piernas.

La neuropatía femoral puede desarrollarse como resultado de lesiones, procedimientos quirúrgicos que involucran la cadera o el abdomen o como una complicación de otra afección médica, como la diabetes.

El pronóstico general para las personas con neuropatía femoral es prometedor. La mayoría de las personas muestran signos de mejoría varios años después de la aparición de los síntomas.

none:  epilepsia cuidados paliativos - cuidados paliativos autismo