Lo que debe saber sobre la lepra (enfermedad de Hansen)

La enfermedad de Hansen, una vez conocida como lepra, es una infección bacteriana que afecta el sistema nervioso, la piel, la nariz y los ojos. Es curable. Pero sin un tratamiento temprano, puede causar daños irreversibles.

En el pasado, la gente creía que la enfermedad de Hansen se podía propagar fácilmente. Ahora, los expertos saben que esto no es cierto y que el tratamiento puede curar la infección. Sin embargo, el tratamiento no puede revertir ningún daño existente.

La bacteria responsable, llamada Mycobacterium leprae,crecen muy lentamente y no se propagan fácilmente. Las personas con la enfermedad de Hansen pueden seguir trabajando y tener una vida activa durante su tratamiento.

En los Estados Unidos, alrededor de 150 personas reciben un diagnóstico de la enfermedad de Hansen cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). En 2018, hubo alrededor de 208,600 casos registrados en todo el mundo.

Este artículo analiza los síntomas de la enfermedad de Hansen, cómo los médicos la diagnostican y las opciones de tratamiento.

Síntomas

a3701027 / Getty Images

Las bacterias que causan la enfermedad de Hansen crecen lentamente y los síntomas pueden tardar hasta 20 años en aparecer. A menudo, una persona no nota los cambios o no se da cuenta de que la enfermedad está progresando.

Con el tiempo, una persona puede notar una disminución de la capacidad para sentir el tacto y el dolor, así como cambios en la piel.

En el 90% de las personas con enfermedad de Hansen, el primer síntoma notable es el entumecimiento. Esta pérdida de sensibilidad puede comenzar varios años antes de que se produzcan cambios en la piel y, por lo general, se refiere a:

  1. la temperatura
  2. toque ligero y dolor
  3. presión profunda

El entumecimiento puede aumentar el riesgo de lesiones e infecciones.

Los primeros cambios en la piel generalmente involucran una o algunas áreas de piel que pierden su color. Otros cambios en la piel incluyen:

  • aclarar u oscurecer
  • sequedad o descamación
  • signos de inflamación, como enrojecimiento
  • una sensación de ardor
  • el crecimiento de nódulos
  • la formación de úlceras indoloras en los pies
  • piel engrosada que rodea las lesiones
  • bultos o hinchazones de la cara o los lóbulos de las orejas

Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Además de los cambios en la piel y la pérdida de sensibilidad, la enfermedad de Hansen puede causar:

  • congestión nasal y hemorragias nasales
  • debilidad muscular
  • debilidad y entumecimiento en las manos y los pies
  • nervios inflamados, especialmente alrededor de las rodillas, los codos y el cuello
  • nervios agrandados, especialmente en los codos y las rodillas
  • problemas con los ojos

A medida que avanza la afección, una persona puede desarrollar:

  • una pérdida de cejas
  • úlceras en las plantas de los pies que no cicatrizan
  • parálisis y distorsión de las manos y los pies
  • una "desaparición" de los dedos de las manos y los pies, ya que su cartílago se acorta y el cuerpo los reabsorbe
  • Pérdida de la visión

Además, el daño a la membrana mucosa dentro de la nariz a veces puede provocar daños internos y cicatrices. Como esto afecta el tabique, que es el cartílago entre las fosas nasales, la nariz podría colapsar eventualmente.

La enfermedad puede afectar los nervios responsables del parpadeo, lo que hace que los ojos se sequen mucho y sean propensos a las infecciones. Puede producirse ulceración y pérdida de la visión.

Fotos

Diagnostico y tratamiento

Un médico generalmente diagnostica la enfermedad de Hansen considerando los síntomas. La prueba de una muestra de piel o de nervio en un laboratorio puede confirmar el diagnóstico.

Para tratar la enfermedad, el médico prescribe una combinación de dos o tres antibióticos. Una persona necesita este tratamiento durante 1 a 2 años. La combinación de varios antibióticos ayuda a reducir el riesgo de desarrollar resistencia a los antibióticos, según los CDC.

Una vez que una persona comienza el tratamiento, la bacteria no se puede transmitir a otras personas. Sin embargo, tenga cuidado de:

  • evitar lesiones que puedan provocar daños mayores
  • Informe cualquier síntoma nuevo al médico, especialmente si hay signos de inflamación, fiebre o nuevas áreas de cambio o entumecimiento de la piel.
  • tomar el curso completo de antibióticos como lo recetó el médico

Los antibióticos pueden matar las bacterias que causan los síntomas y detener la enfermedad. Sin embargo, no puede revertir el daño existente. Es fundamental contactar con un médico lo antes posible si los síntomas comienzan a aparecer.

En los EE. UU., Hay un programa dedicado, el Programa Nacional de Enfermedad de Hansen (Lepra), que brinda tratamiento en todo el país y Puerto Rico, y también realiza investigaciones.

Causas

La enfermedad de Hansen es una infección bacteriana. La principal bacteria responsable es M. leprae.

En 2008, sin embargo, los científicos identificaron otro tipo, Lepromatosis por Mycobacterium, en Mexico. Estas bacterias producen síntomas ligeramente diferentes. Hasta ahora, ha habido muy poca investigación sobre este tipo.

La bacteria se disemina lentamente por el cuerpo. Al hacerlo, atacan a los macrófagos, que son células que representan una parte clave del sistema inmunológico y apoyan al sistema nervioso. Esto puede provocar un engrosamiento de los nervios debajo de la piel.

Los autores de una revisión de 2015 no llegaron a una conclusión definitiva sobre cómo se transmiten las bacterias. Los estudios que analizaron sugirieron que la transmisión podría involucrar contacto con animales, contacto de piel a piel o gotitas al toser o estornudar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que la bacteria probablemente se transmita a través de gotitas de la nariz y la boca durante el contacto cercano y frecuente con una persona que no ha tratado la enfermedad de Hansen.

¿Qué tan contagioso es?

La enfermedad de Hansen no es particularmente contagiosa. Alrededor del 95% de las personas tienen inmunidad natural a las bacterias e, incluso después de una exposición prolongada, no desarrollan síntomas.

La enfermedad de Hansen se desarrolla lentamente. Una persona necesitaría estar en contacto cercano con alguien que tiene la enfermedad, pero no está recibiendo tratamiento, durante varios meses para contraerla.

Según los CDC, las bacterias que causan la enfermedad de Hansen no pueden transmitirse a través de:

  • contacto casual
  • dar la mano o abrazar
  • sentado cerca
  • Comiendo juntos
  • contacto sexual

La bacteria tampoco se transmite al feto durante el embarazo.

Algunos armadillos pueden portar la bacteria. Cualquiera que tenga contacto regular con armadillos debe hablar con su médico sobre las precauciones adecuadas.

El estigma de la enfermedad de Hansen

La enfermedad de Hansen progresa lentamente y no es muy contagiosa. Una vez que una persona comienza el tratamiento, la bacteria no se puede transmitir a otras personas.

Sin embargo, sigue existiendo un estigma y muchas personas con la afección experimentan prejuicios y discriminación. Estos también pueden provocar más complicaciones.

Algunos problemas que enfrentan las personas con signos evidentes de la enfermedad incluyen:

  • oportunidades de trabajo reducidas
  • salario más bajo por el mismo trabajo que alguien sin la afección
  • dificultad para encontrar pareja
  • rechazo de la comunidad
  • aislamiento y marginación
  • sentimientos de inutilidad

Estas y otras presiones pueden aumentar el riesgo de problemas de salud mental, lo que conduce a un mayor aislamiento y posiblemente a la imposibilidad de continuar con el tratamiento.

El estigma también puede afectar a otras personas. Por ejemplo, una persona con la enfermedad de Hansen puede dejar de amamantar a su bebé debido a una creencia errónea de que la bacteria puede transmitirse de esta manera.

Además, el miedo a la discriminación puede hacer que una persona oculte sus síntomas y evite buscar apoyo o tratamiento, según una investigación anterior publicada en 2010.

Sin embargo, cuanto más se demore el tratamiento, mayor será la posibilidad de sufrir daños irreversibles y complicaciones graves. Los retrasos también brindan más oportunidades para que las bacterias se transmitan a otras personas.

Resumen

La enfermedad de Hansen, una vez llamada lepra, es una infección bacteriana curable. En el pasado, la gente creía que era muy contagioso, pero esto no es cierto. Los síntomas se desarrollan lentamente y, a menudo, comienzan con entumecimiento.

El tratamiento con antibióticos puede curar la infección, pero no puede revertir ningún daño.

Si una persona puede tener la enfermedad de Hansen, debe recibir atención médica lo antes posible para evitar daños y complicaciones duraderos.

none:  cardiovascular - cardiología oído-nariz-y-garganta personas mayores - envejecimiento