¿Podrían las bacterias intestinales impulsar la propagación del cáncer de mama?

Una nueva investigación en ratones ha descubierto que alterar el microbioma intestinal puede resultar en un cáncer de mama más agresivo.

Un factor que puede impulsar la propagación del cáncer de mama es la población de bacterias intestinales.

Aunque el pronóstico de las personas con cáncer de mama ha mejorado drásticamente en los últimos años, predecir y prevenir la propagación del cáncer a otras partes del cuerpo (metástasis) sigue siendo un desafío importante en la comunidad médica.

Estimaciones recientes sitúan el número de mujeres que viven con cáncer de mama metastásico en los Estados Unidos en 154.794.

Alrededor del 5 al 9% de los nuevos casos de cáncer de mama ya están en metástasis en el momento del diagnóstico, según algunas estimaciones.

Hay varios factores que influyen en la probabilidad de propagación del cáncer de mama. Uno de ellos es el estado del receptor hormonal.

Por ejemplo, el cáncer de mama con receptor hormonal positivo, que representa la mayoría de los casos de cáncer de mama, es impulsado por las hormonas estrógeno o progesterona. Suele responder bien al tratamiento. Los cánceres con receptores hormonales negativos, por otro lado, tienden a diseminarse más rápido.

Otro factor que puede influir en la propagación del cáncer de mama "es la presencia de un alto nivel de células [inmunes] llamadas macrófagos dentro del tejido", explica Melanie Rutkowski, Ph.D., del Departamento de Microbiología, Inmunología y Biología del Cáncer de la Universidad de Virginia en Charlottesville.

“También se han realizado estudios que han demostrado que el aumento de la proteína estructural colágeno en el tejido y el tumor también conduce a un aumento de la metástasis del cáncer de mama”, continúa Rutkowski.

Ella y sus colegas han realizado recientemente un estudio en ratones que reveló otro factor con un papel crucial en la metástasis del cáncer de mama: las bacterias intestinales.

Rutkowski y su equipo alteraron las bacterias intestinales naturales de ratones con cáncer de mama utilizando potentes antibióticos. Los investigadores ahora han publicado sus hallazgos en la revista. Investigación sobre el cáncer.

Alterar las bacterias intestinales causa inflamación

Los investigadores utilizaron un modelo de ratón de cáncer de mama con receptor hormonal positivo. Alteraron el equilibrio natural de las bacterias intestinales de los roedores dándoles antibióticos potentes y realizando un trasplante de microbiota fecal de contenido fecal disbiótico o macrobiótico desequilibrado.

"Cuando interrumpimos el equilibrio del microbioma en ratones al tratarlos crónicamente [con] antibióticos, resultó en inflamación sistémica y dentro del tejido mamario", informa Rutkowski.

“En este ambiente inflamado, las células tumorales eran mucho más capaces de diseminarse desde el tejido hacia la sangre y los pulmones, que es un sitio importante para que metastatice el cáncer de mama con receptor hormonal positivo”, explica.

“Estos hallazgos sugieren que tener un microbioma no saludable y los cambios que ocurren dentro del tejido que están relacionados con un microbioma no saludable pueden ser predictores tempranos de cáncer de mama invasivo o metastásico”, continúa Rutkowski.

"En última instancia, basándonos en estos hallazgos, podríamos especular que un microbioma no saludable contribuye a una mayor invasión y una mayor incidencia de enfermedad metastásica".

Melanie Rutkowski, Ph.D.

Sin embargo, advierte que los hallazgos no significan que los antibióticos sean peligrosos para las personas con cáncer de mama de ninguna manera. También advierte sobre los peligros de generalizar estos resultados de ratones a humanos.

Para recrear el desequilibrio de las bacterias intestinales que los científicos observaron en el estudio, los humanos tendrían que tomar muchos más antibióticos de la cantidad que los médicos suelen recetar, dice Rutkowski.

Sin embargo, los investigadores aconsejan mantener un microbioma saludable mediante la adopción de una "dieta saludable, alta en fibra, junto con el ejercicio, el sueño, todas esas cosas que contribuyen a una salud general positiva".

“Si haces todas esas cosas”, agrega Rutkowski, “en teoría, deberías tener un microbioma saludable. Y eso, creemos, está muy asociado con un resultado favorable a largo plazo para el cáncer de mama ”.

none:  Artritis Reumatoide huesos - ortopedia cáncer de ovarios