Lo que debe saber sobre el sarcoma

El sarcoma es una forma de cáncer. Puede afectar a diferentes tipos de tejido. Los sarcomas de tejidos blandos afectan los tejidos que conectan, sostienen o rodean cualquiera de los sistemas del cuerpo.

El sarcoma de hueso u osteosarcoma es un tipo de cáncer de hueso. A menudo, otro tipo de cáncer se diseminará a los huesos en las etapas posteriores. En el sarcoma de hueso, el cáncer comienza en el hueso.

Los sarcomas de tejidos blandos pueden aparecer en grasa, músculos, vasos sanguíneos, tejidos profundos de la piel, cartílagos, tendones y ligamentos.

El sarcoma es raro en adultos. Según la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO), representa alrededor del 1% de todos los cánceres en adultos. Es más común en los niños y representa alrededor del 15% de todos los cánceres infantiles.

La ASCO también dice que alrededor del 60% de los sarcomas comienzan en un brazo o una pierna, el 30% comienzan en el abdomen o el torso y el 10% comienzan en el cuello o la cabeza.

El Instituto Nacional del Cáncer predice que los médicos en los Estados Unidos diagnosticarán alrededor de 12,750 casos de sarcoma de tejido blando en 2019, y pronostican que 5,270 personas morirán a causa de un sarcoma.

Síntomas

Los síntomas variarán según el tipo de sarcoma y en qué parte del cuerpo se desarrolle:

Sarcoma de tejido blando

En las primeras etapas del sarcoma de tejido blando, es posible que una persona no experimente ningún síntoma.

Las personas con sarcomas de tejidos blandos a menudo no presentan síntomas en las primeras etapas.

Cuando aparecen los síntomas, una persona puede notar:

Un tumor: en algunos casos, puede haber un bulto o hinchazón notable. Suele ser indoloro.

Dolor: si el tumor afecta tejidos, nervios o músculos locales, es posible que haya dolor en el área.

Los síntomas específicos pueden reflejar el tipo particular de sarcoma.

Por ejemplo, los tumores en el sistema gastrointestinal pueden sangrar, por lo que los síntomas pueden incluir sangre en las heces o heces con un aspecto negro alquitranado.

Sarcoma de hueso

En el caso del sarcoma óseo, el primer signo puede ser dolor, con o sin un bulto. A menudo afecta los huesos largos del brazo o la pierna o la pelvis.

Si afecta la pelvis, es posible que los signos y síntomas no aparezcan hasta una etapa posterior.

Tipos

Hay más de 50 tipos de sarcoma. Incluyen los siguientes tipos.

Sarcoma de tejido blando

Los tipos de sarcoma de tejido blando dependen del tejido específico o la ubicación que afecte.

Incluyen:

Angiosarcoma: este tipo afecta los vasos sanguíneos o linfáticos.

Tumor del estroma gastrointestinal: afecta a las células neuromusculares especializadas del intestino.

Liposarcoma: es un sarcoma de tejido graso. Estos suelen comenzar en el muslo, detrás de la rodilla o en la parte posterior del abdomen.

Leiomiosarcoma: afecta el músculo liso de las paredes de los órganos, a menudo en el abdomen.

Sarcoma sinovial: puede ser un tumor de las células madre. Se puede desarrollar tejido canceroso alrededor de las articulaciones.

Neurofibrosarcoma: este tipo afecta el revestimiento protector de los nervios.

Rabdomiosarcoma: se forma en el músculo esquelético.

Fibrosarcomas: afectan a los fibroblastos, que son células del tejido conectivo.

Mixofibrosarcoma: afecta el tejido conectivo y, a menudo, se desarrolla en los brazos y las piernas de los adultos mayores.

Mesenquimomas: son raros y combinan elementos de otros sarcomas. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

Sarcoma vascular: este tipo se presenta en los vasos sanguíneos.

Schwannoma: afecta los tejidos que recubren los nervios.

Sarcoma de Kaposi: este tipo afecta principalmente a la piel, pero puede ocurrir en otros tejidos. Es el resultado del virus del herpes humano 8.

Obtenga más información aquí sobre el sarcoma de Kaposi.

Sarcoma del hueso

Los tipos de sarcoma óseo incluyen:

Osteosarcoma: afecta el hueso.

Sarcoma de Ewing: esto puede ocurrir en el hueso o en los tejidos blandos.

Condrosarcoma: comienza en el cartílago.

Fibrosarcoma: ocurre en el tejido fibrogénico, que es un tipo de tejido conectivo.

Para obtener más información sobre el cáncer de huesos, haga clic aquí.

Causas

A menudo, un médico no conoce la causa del sarcoma.

En muchos casos, los médicos no saben qué causa el sarcoma. Suelen ocurrir de forma esporádica, con poca o ninguna historia familiar.

Sin embargo, los investigadores han identificado algunos posibles factores de riesgo:

Dosis altas de radiación: haberse sometido a radioterapia previa para el cáncer aumenta el riesgo de desarrollar un sarcoma de tejido blando más adelante.

Condiciones genéticas: los factores genéticos pueden influir. Las personas con síndromes como neurofibromatosis y esclerosis tuberosa parecen tener un mayor riesgo de sarcoma.

Exposición a productos químicos: La exposición al cloruro de vinilo, dioxinas y herbicidas fenoxiacéticos puede aumentar el riesgo, pero se necesitan más pruebas para confirmarlo.

Herpesvirus humano 8: el sarcoma de Kaposi es el único tipo de sarcoma de tejido blando con una causa claramente definida.

Pruebas y diagnóstico

Una persona debe consultar a su médico si nota un bulto de más de 2 pulgadas de ancho, si el bulto se agranda o si la persona siente dolor.

El doctor:

  • preguntarle al individuo sobre sus síntomas
  • preguntar sobre su historial médico personal y familiar
  • realizar un examen médico
  • sugerir exploraciones por imágenes, como una radiografía, una resonancia magnética, una tomografía computarizada o una tomografía por emisión de positrones
  • realizar pruebas de laboratorio

Si la persona se ha sometido previamente a un tratamiento para extirpar un tumor, la presencia de un nuevo crecimiento puede indicar que ha regresado.

¿Qué implica una biopsia? Descúbrelo aquí.

Tratamiento

Un médico puede recomendar una o más de las siguientes opciones de tratamiento para el sarcoma de huesos o tejidos blandos:

Cirugía: este es el tratamiento más común para el sarcoma. Tiene como objetivo extirpar el tumor y parte del tejido circundante normal. El cirujano generalmente tomará una muestra de tejido para realizar una biopsia al mismo tiempo.Esto puede confirmar el tipo exacto de tumor.

Radioterapia: una persona puede tener esto antes o después de la cirugía para destruir las células cancerosas.

Quimioterapia: la quimioterapia parece ser más eficaz en el tratamiento del sarcoma óseo que el sarcoma de tejido blando. La quimioterapia puede destruir las células cancerosas que quedan después de la cirugía.

En el caso del sarcoma de tejido blando, un médico puede recetar olaratumab (Lartruvo) para aquellos cuyo sarcoma no ha respondido a otros tratamientos.

Las personas con sarcoma de tejido blando avanzado que ya se han sometido a quimioterapia pueden beneficiarse del pazopanib (Votrient).

La elección y la intensidad del tratamiento dependen del estadio y el grado del cáncer, el tamaño del tumor y la extensión de la diseminación.

¿Qué tan bien funciona la quimioterapia para los diferentes tipos de cáncer? Descúbrelo aquí.

panorama

Los nuevos descubrimientos médicos están mejorando las perspectivas de las personas con sarcoma de tejidos blandos.

El pronóstico para una persona con sarcoma dependerá de factores como el tipo, el grado y la ubicación. Las autoridades de salud usan estadísticas para calcular aproximadamente cuántas personas con cáncer sobrevivirán durante 5 años o más después de un diagnóstico.

Para el sarcoma de tejido blando, la probabilidad de sobrevivir al menos 5 años más después del diagnóstico es:

  • 81% si el sarcoma está localizado, lo que significa que no se ha propagado
  • 58% si es regional, lo que significa que se ha extendido a los tejidos cercanos
  • 16% si está distante, lo que significa que ha llegado a otros órganos del cuerpo

Para el sarcoma óseo, las tasas de supervivencia promedio a 5 años son:

  • 77% para cáncer localizado
  • 65% para cáncer regional
  • 27% para cáncer a distancia

Cabe resaltar que:

  • Muchas personas viven más de 5 años después del diagnóstico.
  • Gracias a los nuevos descubrimientos médicos, estos porcentajes continúan mejorando.
  • Los factores individuales, como la edad y la salud en general, afectarán las posibilidades de supervivencia de cada persona.

Al igual que con otros tipos de cáncer, el pronóstico es mejor si una persona recibe un diagnóstico y comienza el tratamiento en las primeras etapas.

Prevención

A diferencia de otros tipos de cáncer, los factores del estilo de vida no parecen influir en la aparición del sarcoma.

Aunque adoptar un estilo de vida saludable es una buena idea para reducir el riesgo de muchas afecciones, no parece haber un vínculo específico con el sarcoma.

Por lo general, no es posible prevenir el sarcoma, ya que los médicos aún no saben qué lo causa.

Q:

¿El sarcoma siempre es canceroso?

A:

Por definición, los "sarcomas" son tumores cancerosos de los tejidos conectivos. Cuando las personas usan esta palabra para nombrar una enfermedad, significa que el tumor es maligno y canceroso.

Christina Chun, MPH Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  estatinas cáncer de mama hipertensión