¿Por qué estoy vomitando bilis verde o amarilla?

Vomitar bilis, un líquido amarillo o verdoso, puede ocurrir por muchas razones. Algunas de las causas por las que una persona vomita bilis pueden ser graves y requieren atención médica urgente.

Alguien que vomita bilis debe saber cuándo buscar atención médica y cuándo se puede aliviar el vómito con remedios caseros.

¿Qué es la bilis?


Vomitar bilis puede ser un signo de un problema grave.

La bilis es el líquido amarillo verdoso producido por el hígado y almacenado en la vesícula biliar. Ayuda a la digestión de los alimentos al descomponer principalmente las grasas y convertirlas en ácidos grasos.

La bilis se compone de lo siguiente:

  • colesterol
  • sales
  • ácidos biliares
  • bilirrubina
  • agua
  • ciertos metales

Causas de vómitos de bilis.

El vómito de bilis puede ocurrir siempre que una persona vomite y su estómago esté vacío. Esto puede suceder cuando alguien tiene gripe estomacal o intoxicación alimentaria y ya ha vomitado toda la comida en el estómago. También puede suceder si una persona no ha comido durante muchas horas.

Existe una variedad de otras razones por las que una persona puede vomitar bilis, que incluyen:

  • consumo excesivo de alcohol
  • náuseas matutinas
  • reflujo biliar
  • bloqueo intestinal

Si bien muchos casos de vómitos de bilis tienen una causa clara, los vómitos debidos a una obstrucción intestinal u otra afección pueden ser más difíciles de determinar.

Determinando la causa

A veces, determinar la causa de los vómitos de bilis es simple. Por ejemplo, si una persona ha estado bebiendo mucho y vomitó bilis después, es probable que la causa sea un consumo excesivo de alcohol.

Sin embargo, observar otros síntomas puede ayudar a determinar la causa del vómito de bilis en los casos en que la razón es menos obvia.

Reflujo biliar


Se debe consultar a un médico para diagnosticar la causa del vómito de bilis.

El reflujo biliar no es lo mismo que el reflujo ácido, aunque sus síntomas son similares. El reflujo biliar ocurre cuando la bilis regresa al estómago y al esófago de una persona.

El reflujo biliar a menudo ocurre después de una cirugía, como un bypass gástrico o la extirpación de la vesícula biliar, o debido a úlceras pépticas.

Si una persona vomita bilis debido al reflujo biliar, es probable que se presenten varios otros síntomas, que incluyen:

  • dolor severo en la parte superior del abdomen
  • sabor amargo en la boca
  • acidez estomacal frecuente
  • tos o ronquera en la garganta
  • náusea
  • pérdida de peso

Una persona con síntomas de reflujo biliar debe hablar con un médico. Un médico puede diagnosticar el reflujo basándose únicamente en una descripción de los síntomas. Pero también pueden solicitar más pruebas para determinar si se trata de reflujo biliar o reflujo ácido.

El diagnóstico adecuado es crucial para tratar el reflujo biliar, ya que los tratamientos para el reflujo ácido no funcionan para esta afección.

Bloqueos intestinales

Los bloqueos intestinales son una causa común de que alguien vomite bilis, pero puede que no sea obvio para ellos que la culpa sea un bloqueo intestinal.

Una obstrucción intestinal es grave y requiere atención médica urgente para prevenir complicaciones, como sepsis, muerte de tejidos y desnutrición.

Una persona que vomita bilis debe visitar a un médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • oleadas de dolor abdominal y calambres
  • estreñimiento
  • pérdida de apetito
  • hinchazón del abdomen
  • incapacidad para expulsar gases

Los síntomas de las obstrucciones intestinales pueden variar, según la causa subyacente.

Los bloqueos intestinales pueden ser causados ​​por cualquiera de los siguientes:

  • cáncer colonrectal
  • otros tumores cancerosos
  • una hernia
  • diverticulitis o infección en el tracto digestivo
  • cálculos biliares
  • heces impactadas
  • adherencias y tejido cicatricial de la cirugía
  • vólvulo, también conocido como intestinos retorcidos
  • enfermedad inflamatoria intestinal (EII)
  • íleo, una afección que causa problemas intestinales

Para los adultos, las dos causas más comunes de obstrucciones intestinales son el cáncer de colon y las adherencias o tejidos cicatriciales que se forman en los intestinos después de una cirugía abdominal o pélvica.

Un médico puede diagnosticar un bloqueo u obstrucción intestinal mediante un examen físico y pruebas adicionales. Las pruebas que se utilizan para diagnosticar la causa de los vómitos de bilis incluyen:

  • ultrasonido
  • Tomografía computarizada
  • enemas de aire o bario
  • Rayos X

Para los niños menores de 3 años, la causa más común de obstrucción intestinal es una afección grave conocida como invaginación intestinal.

La invaginación intestinal ocurre cuando una parte del intestino se desliza hacia una sección adyacente, de manera similar a la retracción de un telescopio.

La afección causa dolor que aparece y desaparece al principio antes de volverse constante. El niño puede verse muy pálido, cansado y flácido, y puede estar vomitando.

Cuando ver a un doctor

Es posible que vomitar bilis no requiera atención médica si tiene una causa clara y se resuelve con métodos conservadores, como el reposo y la rehidratación. Sin embargo, cualquier persona que vomite bilis de forma persistente debe consultar a un médico.

Cualquiera que esté vomitando bilis y tenga indicios de reflujo biliar debe consultar a su médico.

Del mismo modo, las personas que vomitan bilis y tienen signos de deshidratación deben buscar atención médica de emergencia.

Las personas también deben consultar a un médico si experimentan alguno de los siguientes síntomas además de vomitar bilis:

  • Dolor de pecho
  • pérdida de peso inexplicable
  • dolor abdominal severo
  • incapacidad para dejar de vomitar
  • respiración dificultosa
  • vómito que parece posos de café

Los cuidadores de un niño menor de 3 años deben buscar atención médica inmediata si el niño presenta alguno de los siguientes síntomas y vomita bilis:

  • quejarse o llorar de dolor en oleadas
  • sangre o moco en las heces
  • letargo
  • Diarrea
  • protuberancia o bulto en el abdomen
  • fiebre

En un niño menor de 3 años, estos síntomas pueden ser un signo de invaginación intestinal.

Los bebés pueden deshidratarse muy rápidamente y pueden necesitar una intervención médica para rehidratarse mucho antes que los adultos.

Tratamiento


Se puede recomendar la cirugía si la medicación no es lo suficientemente eficaz.

El tratamiento para los vómitos de bilis variará, según la causa. En casos de consumo excesivo de alcohol o intoxicación alimentaria, los líquidos intravenosos en el hospital pueden ser suficientes para tratar los síntomas y prevenir complicaciones adicionales.

En casos menores, descansar y rehidratarse con agua y líquidos que contengan electrolitos puede ser suficiente para aliviar los síntomas.

En casos de reflujo biliar, un médico puede recetar medicamentos para controlar el reflujo. Dos tipos comunes incluyen:

  • secuestrantes de ácidos biliares
  • ácido ursodesoxicólico

Si los medicamentos no son suficientes, un médico puede recomendar opciones quirúrgicas, como la cirugía de bypass gástrico. En este procedimiento, se crea una nueva abertura en el intestino delgado que evita la acumulación de bilis en el estómago.

De manera similar, otras opciones quirúrgicas pueden ayudar a tratar bloqueos o adherencias.

Un cirujano puede extirpar una parte del intestino o la fuente del bloqueo. También es posible que necesiten insertar un stent para abrir un bloqueo y evitar más bloqueos.

En los casos de cáncer, un médico deberá evaluar qué tan lejos se ha propagado la enfermedad para decidir el tratamiento. Los tratamientos típicos para el cáncer incluyen:

  • quimioterapia
  • cirugía
  • radiación
  • otras terapias dirigidas

Prevención

No siempre es posible evitar que una persona vomite bilis. Sin embargo, los cambios en el estilo de vida pueden evitar algunas de las causas más comunes, como beber alcohol en exceso o elegir una dieta inadecuada.

Para ayudar a prevenir el vómito de bilis, una persona puede:

  • limitar su consumo de alcohol y evitar el consumo excesivo de alcohol
  • no levantar objetos pesados ​​para evitar el riesgo de una hernia
  • hacerse colonoscopias regulares si lo recomienda un médico
  • evitar fumar tabaco
  • comer una variedad de frutas y verduras
  • comer alimentos con alto contenido de fibra para ayudar a prevenir la diverticulitis
  • Evite los alimentos crudos o potencialmente contaminados.

panorama

La perspectiva general de una persona depende en gran medida de la razón por la que vomita bilis. En casos agudos, como después de una noche de bebida o un episodio de intoxicación alimentaria, es probable que una persona se recupere por completo con tratamientos menores.

Las personas con afecciones médicas subyacentes también pueden experimentar una recuperación completa, pero el tratamiento variará según la afección.

Cualquier persona que experimente vómitos inexplicables o persistentes debe consultar a un médico para obtener un diagnóstico adecuado y evitar complicaciones.

Lea el artículo en español.

none:  sueño - trastornos del sueño - insomnio genética sistema pulmonar