Sus microbios intestinales pueden impulsar el tratamiento del melanoma

Tener el equilibrio adecuado entre microbios buenos y malos en el intestino puede mejorar la probabilidad de que la inmunoterapia trate con éxito el melanoma, que es la forma más agresiva y peligrosa de cáncer de piel.

Para aquellos con melanoma avanzado, tener ciertas bacterias intestinales podría ayudar.

Esta fue la conclusión a la que llegaron los investigadores de la Universidad de Chicago, IL, después de encontrar niveles mucho más altos de bacterias específicas en las muestras de heces de las personas con melanoma que respondieron a la inmunoterapia, en comparación con las que no respondieron al tratamiento.

Entre las bacterias intestinales "buenas" que el equipo encontró que eran abundantes en aquellas personas que respondieron a la inmunoterapia con "bloqueo de PD-1" se encontraban Enterococcus faecium, Bifidobacterium longum, y Collinsella aerofaciens.

Los científicos descubrieron que tener niveles más altos de estas cepas de bacterias en el intestino parecía aumentar la penetración de las células T del sistema inmunológico en el microambiente de los tumores y aumentar su capacidad para matar las células cancerosas.

En el diario Ciencias, señalan cómo las personas que no respondieron a la inmunoterapia también tenían un "desequilibrio en la composición de la flora intestinal, que se correlacionaba con una actividad de las células inmunitarias deteriorada".

"El vínculo es lo suficientemente fuerte como para ser causal"

El profesor Thomas Gajewski, quien dirigió el estudio, dice que el vínculo entre las bacterias intestinales específicas y la respuesta clínica a la inmunoterapia fue tan fuerte que indica "una relación causal".

"Las bacterias específicas contribuyen claramente a mejorar la inmunidad antitumoral en los pacientes", explica, y agrega: "La microbiota intestinal tiene un efecto más profundo de lo que imaginamos anteriormente".

El melanoma es un tipo de cáncer de piel que comienza en los melanocitos, que son un tipo de célula que se encuentra en la epidermis o la capa externa de la piel.

El melanoma es mucho más agresivo que la mayoría de los otros cánceres de piel y tiende a extenderse a otros tejidos, o hace metástasis, si no se detecta temprano. Aunque el melanoma solo representa el 2 por ciento de todos los casos, causa la mayoría de las muertes por cáncer de piel.

Las estimaciones sugieren que 87,110 personas en los Estados Unidos descubrieron que tenían melanoma en 2017, lo que representa el 5.2 por ciento de todos los casos nuevos de cáncer. La gran mayoría (92 por ciento) de los pacientes con melanoma sobreviven 5 años o más después del diagnóstico.

El cáncer se esconde del sistema inmunológico

La inmunoterapia es un enfoque relativamente nuevo para el tratamiento del cáncer y tiene como objetivo desbloquear o aumentar la capacidad natural del sistema inmunológico para encontrar y destruir células cancerosas.

El cáncer surge cuando las células normales funcionan mal y luego comienzan a crecer sin control. En el caso del melanoma, el desencadenante puede ser el daño al ADN celular causado por la exposición a la radiación ultravioleta (UV). Se cree que alrededor del 65 por ciento de los casos de melanoma se deben a la exposición a los rayos UV.

El cuerpo tiene mecanismos incorporados para hacer frente a las células defectuosas. Uno de ellos es que las células defectuosas muestran señales que son captadas por las células que patrullan el sistema inmunológico, que luego ataca y elimina a las células rebeldes.

Pero eso no marca el final de la historia, porque el sistema inmunológico también está programado con mecanismos llamados vías de control inmunológico, que impiden que la respuesta sea demasiado fuerte y cause daños colaterales a las células normales.

Sin embargo, las células cancerosas pueden explotar estas vías de control inmunológico para evitar que el sistema inmunológico las vea. Pero un enfoque, llamado inmunoterapia anti-PD-1, tiene como objetivo bloquear la capacidad de las células cancerosas para utilizar una de las vías de control inmunológico.

La inmunoterapia no funciona para todos

Sin embargo, como señalan los investigadores en su artículo, a pesar de su "gran impacto en el tratamiento del cáncer", la inmunoterapia anti-PD-1 "solo ha beneficiado a un subconjunto de pacientes".

En trabajos anteriores con ratones, el profesor Gajewski y su equipo ya habían establecido que existía un vínculo entre bacterias intestinales específicas y la potencia de la inmunoterapia.

Para el nuevo estudio, los científicos analizaron muestras de heces de 42 personas antes de que se sometieran a inmunoterapia para el melanoma metastásico. Utilizaron tres métodos diferentes para analizar e identificar los microbios intestinales en las muestras de heces.

La mayoría de los pacientes fueron tratados con fármacos anti-PD-1 como nivolumab o pembrolizumab. Los pacientes restantes fueron tratados con un fármaco relacionado llamado ipilimumab, que es un anti-CTLA4.

Los resultados mostraron que los pacientes que respondieron a su inmunoterapia tenían niveles más altos de ocho especies de bacterias, las bacterias "buenas", en sus heces.

Además, las personas que no respondieron al tratamiento tenían niveles más altos de dos especies de bacterias: las bacterias "malas". Aquellos que tenían una mayor proporción de bacterias buenas y malas respondieron al tratamiento y sus tumores se redujeron.

Buenas bacterias intestinales impulsadas por inmunoterapia

Luego, los investigadores realizaron un experimento en el que transfirieron bacterias intestinales de los pacientes a los intestinos de ratones libres de gérmenes y luego trasplantaron tumores de melanoma a los ratones 2 semanas después.

Los tumores crecieron más lentamente en dos de los tres ratones que recibieron bacterias intestinales de las personas que habían respondido a la inmunoterapia.

En los tres ratones que recibieron bacterias intestinales de los pacientes que no respondieron, solo uno de ellos mostró signos de crecimiento tumoral lento, mientras que los otros dos tenían tumores de crecimiento rápido.

Además, el equipo descubrió que el tratamiento anti-PD-1 solo funcionó en ratones que recibieron bacterias intestinales de los pacientes que respondieron.

Los investigadores ya están avanzando con el trabajo. Ahora quieren probar si los probióticos podrían potenciar la inmunoterapia y están planeando un ensayo clínico con Bifidobacterias.

También quieren producir una lista más larga de las bacterias intestinales que ayudan y obstaculizan a los pacientes con cáncer y averiguar cómo interactúan los microbios con la capacidad del sistema inmunológico para controlar el cáncer.

“Nuestros resultados sugieren fuertemente que la microbiota es un factor importante, un guardián de la respuesta inmune contra un tumor. Sin el apoyo microbiano, la respuesta inmune nunca se pone en marcha ".

Prof. Thomas Gajewski

none:  hipotiroideo seguro médico - seguro médico cuidados paliativos - cuidados paliativos