10 ejercicios para un nervio pinzado en el cuello

Un nervio pinzado es un nervio que se ha irritado o comprimido. El nervio no está necesariamente pellizcado, pero las personas usan este término para referirse a una variedad de síntomas. Un nervio pinzado puede ocurrir en varios sitios del cuerpo, incluido el cuello. Cuando afecta el cuello, los médicos lo llaman radiculopatía cervical.

Una persona con un nervio pinzado en el cuello puede experimentar hormigueo, entumecimiento o debilidad en el cuello, los hombros, las manos o los brazos. Los nervios pinzados a menudo aparecen con la edad o debido a la artritis o al desgaste de la columna.

Muchas personas con los nervios comprimidos se resisten a hacer ejercicio debido al dolor y el hormigueo. Sin embargo, quedarse quieto en realidad puede empeorar el dolor porque puede causar tensión y atrofia en los músculos cercanos.

Los siguientes ejercicios pueden ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad de un nervio pinzado en el cuello:

1. Curvas laterales

Las curvas laterales ayudan a reducir la tensión del cuello y la espalda al mismo tiempo que aumentan la fuerza. Para hacer una curva lateral:

  • Párese con las manos cruzadas sobre la cabeza.
  • Mantenga el cuello y la cabeza rectos.
  • Inclínese lentamente desde el centro hacia la derecha y luego hacia la izquierda, sin dejar que el cuerpo se incline hacia adelante o se arquee hacia atrás.
  • Repite 10 veces.
  • Para un entrenamiento más intenso, agregue pesas de mano.

2. Caminar

Sentarse en la misma posición durante períodos prolongados, especialmente con las piernas cruzadas, puede dañar los nervios y los músculos. En su lugar, tome descansos frecuentes para caminar.

Trate de caminar por la casa u oficina durante 10 minutos por cada hora de estar sentado.

Para aprovechar al máximo la caminata y ayudar a aliviar un nervio pinzado, mantenga la cabeza en una posición neutral. Las orejas deben estar al nivel de los hombros y la mandíbula debe estar suelta, no apretada.

3. Los hombros giran y se encogen de hombros

Mover los hombros puede ayudar a reducir la tensión en el cuello. También puede aliviar los dolores de cabeza que algunas personas tienen con los nervios pinzados y la tensión muscular.

Para ejercitar los hombros:

  • Encoge los hombros lentamente hacia arriba y hacia abajo durante 30 segundos.
  • Descanse unos segundos.
  • Luego, mueva los hombros hacia adelante y hacia arriba hacia las orejas, luego hacia abajo y hacia atrás, juntando los omóplatos.
  • Repita este movimiento durante 30 segundos, luego invierta la dirección.

4. Postura del niño

El yoga implica el movimiento lento del cuerpo a través de una amplia gama de posiciones mientras se enfoca en involucrar a cada grupo de músculos. Esta práctica es una opción ideal de bajo impacto para las personas que padecen dolor.

La postura del niño, en particular, puede ser útil para las personas con un nervio pinzado en el cuello. Para hacer la postura del niño:

  • Comience sentándose sobre los talones sobre una colchoneta, con la parte superior de los pies apoyados en el suelo.
  • Aprenda el cuerpo hacia adelante hasta que se encuentre con los muslos.
  • Extienda los brazos por encima de la cabeza, con las manos apoyadas en el suelo.
  • Mantenga durante 30 segundos.

5. Gire

Algunas personas encuentran que realizar giros puede aliviar la tensión muscular y el entumecimiento relacionado con los nervios. Para hacer un giro:

  • Siéntese en una silla cómoda con los pies apoyados en el suelo y la espalda recta.
  • Coloque la mano derecha sobre la rodilla izquierda mientras gira lentamente hacia la izquierda.
  • Mantenga el estiramiento durante 5 segundos y luego vuelva a mirar hacia adelante.
  • Repita del otro lado, colocando la mano izquierda sobre la rodilla derecha.

6. Inclinación del cuello

Las inclinaciones del cuello estiran los músculos de la parte posterior del cuello. Para hacer este estiramiento:

  • Ponte de pie o siéntate en una posición neutra, luego lleva la barbilla hacia el cuello.
  • Sienta el estiramiento en la nuca.
  • A continuación, incline suavemente la cabeza hacia el techo, extendiendo la barbilla hacia arriba y hacia afuera.
  • Repita de 5 a 10 veces.

7. Gira la cabeza

Los giros de cabeza pueden restaurar la amplitud de movimiento, pero pueden resultar difíciles al principio. Para hacer un giro de cabeza:

  • Siéntese o párese en una posición neutral, luego gire la cara hacia un lado para mirar por encima del hombro.
  • Mantenga durante 5 segundos.
  • Regrese la cabeza a su posición neutral.
  • Gírelo de nuevo, esta vez hacia el otro lado.
  • Repite 10 veces.

8. Control deslizante del nervio mediano

El nervio mediano va desde el hombro hasta el final del antebrazo. Para aliviar el dolor y el entumecimiento, una persona puede intentar hacer un control deslizante del nervio mediano:

  • Comience sentado en una posición neutra.
  • Coloque la palma frente a la cara y mire la mano.
  • A continuación, extienda el brazo hacia un lado de modo que las yemas de los dedos apunten hacia el techo y la muñeca quede por debajo de los hombros.
  • Sigue la mano con los ojos.
  • Vuelve a la posición inicial.
  • Repite en el lado opuesto.

9. Balanceo del nervio mediano

Este ejercicio también puede aliviar los síntomas de un nervio pinzado. Para hacerlo:

  • Párese en una posición neutral.
  • Junte la palma de la mano en una posición de “oración”, apuntando los dedos hacia arriba.
  • Levante los codos y baje las muñecas de modo que los antebrazos estén casi paralelos al suelo.
  • Empuje los codos lo más hacia la derecha posible, luego lo más hacia la izquierda posible.
  • Repite 10 veces.

10. Deslizadores de toalla para el nervio cubital

El nervio cubital va desde el cuello hasta la mano. Es el nervio responsable de que una persona sienta dolor en el "hueso de la risa". Para usar los deslizadores de toalla del nervio cubital para aliviar los síntomas del nervio pinzado, una persona puede:

  • Sostenga un extremo de una toalla en la mano del lado del nervio pellizcado, colocándolo cerca de la cabeza.
  • Deje que el resto de la toalla caiga detrás de la espalda y agárrelo con la otra mano cerca de la zona lumbar.
  • Tire de la toalla hacia arriba con la mano superior tanto como sea posible.
  • Tira de ella hacia abajo con la mano inferior.
  • No mantenga el estiramiento en la parte superior o inferior, pero mantenga los brazos en movimiento durante 30 segundos.

Otros tratamientos

Un nervio pinzado puede curarse por sí solo. Sin embargo, si no mejora con el descanso y el estiramiento suave en el hogar, una persona puede consultar a un médico para recibir tratamiento.

El tratamiento generalmente se enfoca en reducir el dolor y prevenir lesiones secundarias. Además de los ejercicios y la fisioterapia, un médico puede recomendar:

  • un collar para inmovilizar el cuello
  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno
  • terapia de frío con bolsas de hielo
  • Terapia de Masajes
  • cirugía, en casos raros

Resumen

Muchas lesiones y enfermedades pueden causar dolor, entumecimiento y debilidad. Cualquier persona que experimente entumecimiento crónico o dolor en el cuello debe hablar con un médico antes de intentar ejercicios para un nervio pinzado.

Para muchas personas, un plan de fisioterapia individualizado ofrece resultados rápidos y mejoras significativas en la fuerza y ​​la movilidad.

none:  gastrointestinal - gastroenterología dolor de cabeza - migraña soriasis