3 intervenciones podrían prevenir millones de muertes cardiovasculares

Millones de personas mueren prematuramente cada año debido a enfermedades no transmisibles, algunas de las cuales más comunes son las enfermedades cardiovasculares. Una nueva investigación de Harvard sugiere que tres intervenciones probadas y comprobadas podrían prevenir muchas de esas muertes si se implementaran a través de políticas globales.

Tres intervenciones globales podrían prevenir millones de muertes durante las próximas dos décadas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 17,9 millones de muertes en todo el mundo cada año se deben a enfermedades cardiovasculares, lo que representa aproximadamente el 31% de las muertes mundiales anuales.

La OMS señala que los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares representan aproximadamente el 85% de estas muertes.

En un nuevo estudio, investigadores de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard en Boston, MA, identificaron tres intervenciones bien conocidas y verificadas que tienen el potencial de prevenir una cantidad significativa de tales muertes prematuras a nivel mundial.

Más específicamente, los investigadores de Harvard T. H. Chan estiman que las tres intervenciones de salud pública combinadas podrían ayudar a extender la vida de 94 millones de personas durante 25 años, desde 2015 hasta 2040.

Sin embargo, el equipo señala que para que este objetivo tan alcanzable se convierta en realidad, los responsables políticos de todo el mundo deben comprometerse a implementar las medidas recomendadas.

"Centrar nuestros recursos en la combinación de estas tres intervenciones puede tener un enorme impacto potencial en la salud cardiovascular hasta 2040", argumenta el autor principal del estudio, Goodarz Danaei, profesor asociado de salud global en Harvard T. H. Chan.

Danaei y sus colegas explican sus hallazgos en un artículo de estudio de acceso abierto que aparece en la revista. Circulación.

"Estos son objetivos realistas"

En su análisis, los investigadores utilizaron datos sobre los niveles medios de presión arterial, así como el consumo de sodio (sal) y grasas trans en poblaciones de diferentes países. Accedieron a esta información a través de encuestas de salud de la población y estimaciones de todo el país, observando los datos disponibles y las proyecciones que cubren un período de 25 años, desde 2015 hasta 2040.

El equipo descubrió que tres "intervenciones bien conocidas", a saber: bajar la presión arterial, reducir la ingesta de sodio y eliminar las grasas trans de la dieta, podrían tener un efecto beneficioso importante en términos de prevenir millones de muertes prematuras relacionadas con eventos cardiovasculares en todo el mundo.

Los investigadores creen que aumentar el alcance de los tratamientos para la presión arterial alta al 70% de la población mundial podría salvar a aproximadamente 39,4 millones de personas. También estiman que reducir el consumo de sal en un 30% podría prevenir un estimado de 40 millones de muertes, así como disminuir las tasas de presión arterial en poblaciones de todo el mundo.

Esto, explican los investigadores, es importante porque la presión arterial alta es un factor de riesgo principal para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Finalmente, señalan que reducir la ingesta de grasas trans, que están presentes en muchos productos de comida rápida y pueden poner en peligro la salud cardíaca y vascular, podría extender la vida de 14,8 millones de personas, según el nuevo estudio.

Danaei y su equipo señalan que más de la mitad de todas las muertes prematuras que estas intervenciones evitarían, así como dos tercios de las muertes retrasadas antes de los 70 años, probablemente se producirían entre los hombres. Si hubiera un compromiso global para implementar estas intervenciones, las regiones que verían los mayores beneficios serían Asia oriental, el Pacífico, Asia meridional y algunos países del África subsahariana.

“En general, este estudio indica que estas [tres] intervenciones tienen un enorme potencial para salvar vidas. Sin embargo, ampliar estas intervenciones a las poblaciones globales es un gran desafío ”, escriben los investigadores en su artículo de estudio.

Los países de todo el mundo tendrían que dedicar recursos adicionales para proporcionar medicamentos antihipertensivos (para bajar la presión arterial), promover la educación sobre los riesgos asociados con la ingesta excesiva de sodio y actualizar y promover nuevas y mejores políticas de salud.

Estos objetivos son totalmente alcanzables, enfatizan los investigadores. Otros programas ya lo han demostrado. Uno de esos programas, probado por Kaiser Permanente en el norte de California, pudo aumentar el control de la presión arterial al 90% entre sus pacientes entre 2001 y 2013.

“Estos son objetivos realistas que han demostrado ser alcanzables a escalas más pequeñas. Necesitamos el compromiso de ampliar los programas para lograrlos a nivel mundial ".

Goodarz Danaei

none:  trastornos de la alimentación fibrosis quística gastrointestinal - gastroenterología