Qué saber sobre las hormonas sexuales femeninas

Las hormonas sexuales femeninas, o esteroides sexuales, juegan un papel vital en el desarrollo sexual, la reproducción y la salud en general. Los niveles de hormonas sexuales cambian con el tiempo, pero algunos de los cambios más significativos ocurren durante la pubertad, el embarazo y la menopausia.

En este artículo, discutimos los diferentes tipos de hormonas sexuales femeninas, sus funciones en el cuerpo y cómo afectan la excitación.

¿Qué son las hormonas sexuales?

Las hormonas sexuales femeninas afectan el crecimiento óseo y muscular.

Las hormonas son mensajeros químicos que las glándulas endocrinas producen y liberan al torrente sanguíneo. Las hormonas ayudan a regular muchos procesos corporales, como el apetito, el sueño y el crecimiento.

Las hormonas sexuales son aquellas que juegan un papel fundamental en el desarrollo y la reproducción sexual. Las principales glándulas que producen hormonas sexuales son las glándulas suprarrenales y las gónadas, que incluyen los ovarios en las mujeres y los testículos en los hombres.

Las hormonas sexuales también son importantes para una variedad de funciones corporales y para la salud general de una persona. Tanto en hombres como en mujeres, las hormonas sexuales están involucradas en:

  • pubertad y desarrollo sexual
  • reproducción
  • deseo sexual
  • regular el crecimiento óseo y muscular
  • respuestas inflamatorias
  • regular los niveles de colesterol
  • promover el crecimiento del cabello
  • distribución de la grasa corporal

Los niveles de hormonas sexuales fluctúan a lo largo de la vida de una persona. Los factores que pueden afectar los niveles de hormonas sexuales femeninas incluyen:

  • edad
  • menstruación
  • el embarazo
  • menopausia
  • estrés
  • medicamentos
  • ambiente

Los desequilibrios de las hormonas sexuales pueden provocar cambios en el deseo sexual y problemas de salud como pérdida de cabello, pérdida de masa ósea e infertilidad.

Tipos de hormonas sexuales femeninas

En las mujeres, los ovarios y las glándulas suprarrenales son los principales productores de hormonas sexuales. Las hormonas sexuales femeninas incluyen estrógeno, progesterona y pequeñas cantidades de testosterona.

Discutimos cada una de estas hormonas sexuales a continuación:

Estrógeno

El estrógeno es probablemente la hormona sexual más conocida.

Aunque la mayor parte de la producción de estrógeno se produce en los ovarios, las glándulas suprarrenales y las células grasas también producen pequeñas cantidades de estrógeno. El estrógeno juega un papel crucial en el desarrollo sexual y reproductivo, que comienza cuando una persona llega a la pubertad.

Progesterona

Los ovarios, las glándulas suprarrenales y la placenta producen la hormona progesterona. Los niveles de progesterona aumentan durante la ovulación y aumentan durante el embarazo.

La progesterona ayuda a estabilizar los ciclos menstruales y prepara al cuerpo para el embarazo. Tener un nivel bajo de progesterona puede provocar períodos irregulares, dificultad para concebir y un mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo.

Testosterona

Aunque la testosterona es la principal hormona sexual en los hombres, también está presente en cantidades menores en las mujeres.

En las mujeres, la testosterona afecta:

  • Fertilidad
  • deseo sexual
  • menstruación
  • tejido y masa ósea
  • producción de glóbulos rojos

Papel en la pubertad

Durante la pubertad, el cuerpo produce más estrógeno y progesterona.

Las mujeres suelen entrar en la pubertad entre los 8 y los 13 años, y la pubertad suele terminar cuando tienen alrededor de los 14 años.

Durante la pubertad, la glándula pituitaria comienza a producir mayores cantidades de hormona luteinizante (LH) y hormona estimulante del folículo (FSH), que estimula la producción de estrógeno y progesterona.

Los niveles elevados de estrógeno y progesterona inician el desarrollo de características sexuales secundarias, que incluyen:

  • desarrollo mamario
  • crecimiento de vello en las axilas, las piernas y la región púbica
  • aumento de altura
  • aumento de la acumulación de grasa en las caderas, las nalgas y los muslos
  • ensanchamiento de la pelvis y las caderas
  • aumento de la producción de aceite en la piel

Papel en la menstruación

La menarquia es la primera vez que una persona tiene su período menstrual y generalmente ocurre entre las edades de 12 y 13 años. Sin embargo, la menarquia puede ocurrir en cualquier momento entre los 8 y los 15 años de edad.

Después de la menarquia, muchas personas tienen ciclos menstruales regulares hasta que alcanzan la menopausia. Los ciclos menstruales suelen durar alrededor de 28 días, pero pueden variar entre 24 y 38 días.

El ciclo menstrual ocurre en tres fases que coinciden con los cambios hormonales:

Fase folicular

El primer día de un período marca el comienzo de un nuevo ciclo menstrual. Durante un período, la sangre y el tejido del útero salen del cuerpo a través de la vagina. Los niveles de estrógeno y progesterona son muy bajos en este punto y esto puede causar irritabilidad y cambios de humor.

La glándula pituitaria también libera FSH y LH, que aumentan los niveles de estrógeno y señalan el crecimiento del folículo en los ovarios. Cada folículo contiene un huevo. Después de unos días, emergerá un folículo dominante en cada ovario. Los ovarios absorberán los folículos restantes.

A medida que el folículo dominante continúa creciendo, producirá más estrógeno. Este aumento de estrógeno estimula la liberación de endorfinas que elevan los niveles de energía y mejoran el estado de ánimo.

El estrógeno también enriquece el endometrio, que es el revestimiento del útero, en preparación para un posible embarazo.

Fase ovulatoria

Durante la fase ovulatoria, los niveles de estrógeno y LH en el cuerpo alcanzan su punto máximo, lo que hace que un folículo explote y libere su óvulo del ovario.

Un óvulo puede sobrevivir alrededor de 12 a 24 horas después de salir del ovario. La fertilización del huevo solo puede ocurrir durante este período de tiempo.

Fase lútea

Durante la fase lútea, el óvulo viaja desde el ovario hasta el útero a través de las trompas de Falopio. El folículo roto libera progesterona, que espesa el revestimiento del útero y lo prepara para recibir un óvulo fertilizado. Una vez que el óvulo llega al final de la trompa de Falopio, se adhiere a la pared uterina.

Un óvulo sin fertilizar hará que los niveles de estrógeno y progesterona disminuyan. Esto marca el comienzo de la semana premenstrual.

Finalmente, el óvulo no fertilizado y el revestimiento uterino dejarán el cuerpo, marcando el final del ciclo menstrual actual y el comienzo del siguiente.

Papel en el embarazo

El embarazo comienza en el momento en que un óvulo fertilizado se implanta en la pared del útero de una persona. Después de la implantación, la placenta comienza a desarrollarse y comienza a producir una serie de hormonas, que incluyen progesterona, relaxina y gonadotropina coriónica humana (hCG).

Los niveles de progesterona aumentan constantemente durante las primeras semanas de embarazo, lo que hace que el cuello uterino se espese y forme el tapón de moco.

La producción de relaxina evita las contracciones en el útero hasta el final del embarazo, momento en el que ayuda a relajar los ligamentos y tendones de la pelvis.

El aumento de los niveles de hCG en el cuerpo estimula una mayor producción de estrógeno y progesterona. Este rápido aumento de hormonas provoca síntomas tempranos del embarazo, como náuseas, vómitos y la necesidad de orinar con más frecuencia.

Los niveles de estrógeno y progesterona continúan aumentando durante el segundo trimestre del embarazo. En este momento, las células de la placenta comenzarán a producir una hormona llamada lactógeno placentario humano (HPL). El HPL regula el metabolismo de la mujer y ayuda a nutrir al feto en crecimiento.

Los niveles de hormonas disminuyen cuando termina un embarazo y regresan gradualmente a los niveles previos al embarazo. Cuando una persona amamanta, puede reducir los niveles de estrógeno en el cuerpo, lo que puede evitar que ocurra la ovulación.

Papel en la menopausia

La menopausia puede provocar dificultades para dormir.

La menopausia ocurre cuando una persona deja de tener períodos menstruales y ya no puede quedar embarazada. En los Estados Unidos, la edad promedio a la que una mujer experimenta la menopausia es de 52 años.

La perimenopausia se refiere al período de transición que conduce al período final de una persona. Durante esta transición, las grandes fluctuaciones en los niveles hormonales pueden hacer que una persona experimente una variedad de síntomas.

Los síntomas de la perimenopausia pueden incluir:

  • períodos irregulares
  • Sofocos
  • dificultades para dormir
  • cambios de humor
  • sequedad vaginal

Según la Oficina de Salud de la Mujer, la perimenopausia suele durar unos 4 años, pero puede durar entre 2 y 8 años.

Una persona llega a la menopausia cuando ha pasado un año completo sin tener el período. Después de la menopausia, los ovarios solo producirán cantidades muy pequeñas pero constantes de estrógeno y progesterona.

Los niveles más bajos de estrógeno pueden reducir el deseo sexual de una persona y causar pérdida de densidad ósea, lo que puede provocar osteoporosis. Estos cambios hormonales también pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Papel en el deseo y la excitación sexuales

El estrógeno, la progesterona y la testosterona afectan el deseo sexual y la excitación. Tener niveles más altos de estrógeno en el cuerpo promueve la lubricación vaginal y aumenta el deseo sexual. Los aumentos de progesterona pueden reducir el deseo sexual.

Existe cierto debate sobre cómo los niveles de testosterona afectan el deseo sexual femenino.

Los niveles bajos de testosterona pueden provocar una reducción del deseo sexual en algunas mujeres. Sin embargo, la terapia con testosterona parece ineficaz para tratar el bajo deseo sexual en las mujeres.

Según una revisión sistemática de 2016, la terapia con testosterona puede mejorar los efectos del estrógeno, pero solo si un médico administra la testosterona en niveles más altos de lo normal. Esto puede provocar efectos secundarios no deseados.

Estos efectos secundarios pueden incluir:

  • aumento de peso
  • irritabilidad
  • que se está quedando calvo
  • exceso de vello facial
  • agrandamiento del clítoris

Desequilibrio hormonal

El equilibrio hormonal es importante para la salud en general. Aunque los niveles hormonales fluctúan con regularidad, los desequilibrios a largo plazo pueden provocar varios síntomas y afecciones.

Los signos y síntomas de los desequilibrios hormonales pueden incluir:

  • períodos irregulares
  • exceso de vello corporal y facial
  • acné
  • sequedad vaginal
  • bajo deseo sexual
  • sensibilidad en los senos
  • problemas gastrointestinales
  • Sofocos
  • sudores nocturnos
  • aumento de peso
  • fatiga
  • irritabilidad y cambios de humor irregulares
  • ansiedad
  • depresión
  • dificultad para dormir

Los desequilibrios hormonales pueden ser un signo de una condición de salud subyacente. También pueden ser un efecto secundario de ciertos medicamentos. Por esta razón, las personas que experimentan síntomas graves o recurrentes de desequilibrios hormonales deben hablar con un médico.

En las mujeres, las posibles causas de los desequilibrios hormonales incluyen:

  • sindrome de Ovario poliquistico
  • insuficiencia ovárica primaria
  • anticonceptivos hormonales
  • Terapia de reemplazamiento de hormonas
  • exceso de peso corporal
  • cáncer de ovarios
  • estrés

Resumen

Las hormonas son mensajeros químicos que ayudan a regular las funciones corporales y a mantener la salud general. Las hormonas sexuales juegan un papel crucial en el desarrollo y la reproducción sexuales.

En las mujeres, las principales hormonas sexuales son el estrógeno y la progesterona. La producción de estas hormonas ocurre principalmente en los ovarios, las glándulas suprarrenales y, durante el embarazo, la placenta.

Las hormonas sexuales femeninas también influyen en el peso corporal, el crecimiento del cabello y el crecimiento óseo y muscular. Aunque estas hormonas fluctúan naturalmente a lo largo de la vida de una persona, los desequilibrios a largo plazo pueden causar una variedad de síntomas y efectos sobre la salud.

none:  Artritis Reumatoide drogas linfoma