Cuatro moléculas de oro apuntan al futuro del tratamiento del cáncer

Las moléculas a base de oro de nueva ingeniería parecen ser más seguras y efectivas para combatir el cáncer que las terapias prominentes basadas en platino.

Una nueva investigación se centra en cuatro moléculas de oro que pueden cambiar el tratamiento del cáncer.

Durante las últimas décadas, el cisplatino a base de platino ha sido un compuesto de elección en el tratamiento de muchos cánceres.

Es especialmente eficaz para detener el cáncer de testículo, con una tasa de éxito de más del 90%.

Sin embargo, la utilidad del cisplatino y otros medicamentos contra el cáncer a base de metales ha sido limitada debido a su toxicidad, su resistencia a otros medicamentos en el sistema de una persona y la falta de estabilidad a largo plazo.

Ahora, un estudio de la Universidad RMIT en Melbourne, Australia, cuyos resultados aparecen en Química: una revista europea - ha anunciado la ingeniería de cuatro moléculas bioactivas a base de oro para su uso en el tratamiento del cáncer.

Los ensayos preclínicos han demostrado que estas moléculas son hasta 24 veces más eficaces que el cisplatino para matar algunas células cancerosas.

También son mejores para detener el crecimiento de tumores y son resistentes a otros medicamentos, lo que les permite seguir siendo eficaces durante más tiempo.

"Nuestros resultados muestran que existe un potencial increíble aquí para el desarrollo de nuevas terapias para combatir el cáncer que pueden brindar potencia y precisión duraderas".

Coautora del estudio Neda Mirzadeh

Compuestos metálicos como medicina

La gente conoce los beneficios terapéuticos del metal desde hace miles de años.

Después de todo, los metales son elementos naturales que participan en una variedad de actividades celulares y son compatibles con el cuerpo humano, al menos hasta cierto punto. Establecer la dosis segura óptima ha sido un desafío.

No obstante, los antiguos egipcios y chinos (entre otros) utilizaron con éxito el oro y el cobre para tratar la sífilis. Asimismo, los médicos de la Grecia clásica administraron cinabrio (sulfuro de mercurio) para tratar enfermedades oculares, tracoma y otras afecciones.

A mediados de la década de 1960, el investigador Barnett Rosenberg estaba realizando experimentos con Escherichia coli bacterias cuando descubrió que encender sus electrodos de platino, que irónicamente seleccionó por su presunta inercia, provocó que la división celular en sus muestras se detuviera abruptamente.

Pronto encontró la razón: un compuesto, llamado cisplatino, que habían producido los electrodos.

La investigación adicional de Rosenberg reveló la notable eficacia del cisplatino para detener el crecimiento de tumores en ratones.

Desde su eventual aprobación para uso humano en 1978, el cisplatino se ha convertido en una herramienta importante en la lucha contra el cáncer, tanto por sí solo como en combinación con otros compuestos.

Las 4 nuevas moléculas

El equipo que diseñó las nuevas moléculas, el Grupo de Ingeniería Molecular de RMIT, reúne a químicos sintéticos y farmacólogos que comparten décadas de experiencia en el desarrollo de moléculas de oro para usos específicos.

En este caso, los investigadores diseñaron moléculas que apuntarían estrechamente a las células cancerosas sin dañar las células sanas.

Sus moléculas también inhibirían la producción de tiorredoxina reductasa, una enzima asociada tanto con el crecimiento del cáncer como con la resistencia a los medicamentos.

Además, las moléculas tienen propiedades antiinflamatorias útiles para aliviar la hinchazón que a menudo se presenta en los sitios del tumor. Esta capacidad también puede sugerir un papel para las moléculas en el desarrollo de futuras terapias para la artritis.

Los investigadores completaron estudios preclínicos in vitro e in vivo que demostraron el efecto citotóxico de sus moléculas en las células de cáncer de próstata, mama, cuello uterino, melanoma y colon. También ralentizaron el crecimiento tumoral en animales hasta en un 46,9%, a diferencia del 29% del cisplatino.

Suresh Bhargava, líder del grupo de investigación, señala el estado del oro como agente terapéutico, que no ha sido resuelto durante mucho tiempo.

“Sabemos que el cuerpo humano acepta fácilmente el oro y sabemos que se ha utilizado durante miles de años para tratar diversas afecciones”, dice. Aún así, "el oro ha sido probado en el mercado, pero no validado científicamente".

El cuarteto de nuevas moléculas del equipo cambia eso. "Nuestro trabajo está ayudando a proporcionar la base de evidencia que falta, así como a entregar nuevas familias de moléculas que están hechas a medida para amplificar las propiedades curativas naturales del oro".

El Grupo de Ingeniería Molecular ahora está buscando adquirir fondos para sus próximos pasos: estudios clínicos en humanos y aprobación regulatoria.

none:  endometriosis obesidad - adelgazamiento - fitness salud ocular - ceguera