Regresión del sueño de 4 meses: cronograma y consejos

La regresión del sueño de 4 meses es cuando cambian los patrones de sueño de un bebé. Es el primero de muchos nuevos patrones de sueño que experimentan los bebés a medida que maduran. No todos los bebés lo experimentan.

Los instructores del sueño, los padres, los cuidadores y las aplicaciones para padres sugieren que los bebés pueden experimentar muchas regresiones del sueño, generalmente a partir de los 4 meses.

Hay poca investigación científica sobre la regresión del sueño de 4 meses y ningún estudio formal ha probado esta teoría. Eso no hace que la regresión del sueño sea menos real, pero sí significa que los investigadores no saben cuántos bebés la experimentan, cuánto dura normalmente o qué síntomas son más comunes.

Síntomas

Una rutina constante a la hora de acostarse puede ayudar a controlar las regresiones del sueño.

Algunos síntomas potenciales pueden incluir:

  • Deterioro del patrón de sueño: el bebé puede regresar a un patrón de sueño anterior. O un bebé que estaba comenzando a establecer un horario de sueño podría despertarse con más frecuencia o tener más problemas para conciliar el sueño.
  • Más dificultad para conciliar el sueño: un bebé puede tener más problemas para conciliar el sueño e incluso puede parecer que se resiste a dormir. Algunos bebés pueden permanecer despiertos tanto tiempo que parecen estar demasiado cansados ​​y parecen tener más dificultades para conciliar el sueño.
  • Cambiar las rutinas de la siesta: algunos bebés pueden tomar siestas con menos frecuencia o dejar de tomar una de sus siestas durante el día.
  • Despertares nocturnos más frecuentes: un bebé puede comenzar a despertarse con más frecuencia durante la noche y puede ser difícil lograr que se vuelva a dormir.
  • Sueño perturbado: los bebés pueden ser más activos cuando duermen, se dan la vuelta o se agitan durante el sueño.

Como administrar

No existe una forma correcta de gestionar las regresiones del sueño. Algunos cuidadores, por ejemplo, se sienten muy convencidos de amamantar a un bebé para que se duerma. Otros creen que hacerlo puede dificultar el sueño de un bebé.

Numerosas estrategias pueden ayudar. Los padres deben elegir aquellos que sean coherentes con sus valores y estilo de vida:

  • Evite la televisión: un estudio de 2010 encontró que los bebés que veían la televisión a una edad temprana pueden tener más probabilidades de tener dificultades para dormir.
  • No introduzca los sólidos demasiado pronto: es un mito que el cereal en un biberón ayudará al bebé a dormir toda la noche. En cambio, esto aumenta el riesgo de asfixia. Un estudio de 2010 correlacionó la introducción temprana de sólidos con más dificultades para dormir.
  • Cree una rutina constante para la hora de dormir: esto ayuda al bebé a prepararse para la cama y puede aliviar el estrés de la hora de dormir. Un artículo en el Revista de psicología familiar descubrió que las madres que estaban emocionalmente disponibles para sus bebés a la hora de acostarse descubrieron que dormían mejor.
  • Ponga al bebé a dormir en una habitación fresca, oscura y tranquila.
  • Si el bebé aún no se da la vuelta, use un pañal: un pañal podría ayudar al bebé a dormir. Es importante envolver al bebé correctamente.
  • Considere usar un chupete a la hora de acostarse. Chupar el chupete puede consolar al bebé cuando no se está alimentando.
  • Invierta en una máquina de ruido blanco: los sonidos relajantes pueden bloquear el ruido ambiental y ayudar a los bebés a quedarse dormidos.

¿Cuánto dura?

Algunos consejeros del sueño dicen que la regresión del sueño de 4 meses es diferente de las regresiones posteriores del sueño. Si bien esas regresiones del sueño generalmente duran unas pocas semanas, la regresión de 4 meses puede marcar un cambio permanente en el patrón de sueño del bebé.

Los bebés pueden comenzar a dormir menos profundamente a los 4 meses, lo que les dificulta conciliar el sueño y permanecer dormidos. Alrededor de los 4 meses, un bebé cambia de un horario de sueño de recién nacido al de un bebé mayor.

Es posible que necesiten un poco menos de sueño: de 12 a 15 horas por día, en comparación con 14 a 17 horas por día durante los primeros meses de vida.

Además, muchos bebés también enfrentan otros cambios alrededor de esta edad. Algunos bebés comienzan a darse la vuelta, lo que significa que ya no pueden dormir envueltos en pañales. Esto puede hacer que mantenerse dormido sea más difícil, especialmente si un bebé se despierta mientras se da la vuelta mientras duerme.

Es posible que superen el uso de un moisés junto a la cama, lo que podría significar una transición a una cuna y posiblemente una transición fuera de la habitación de los cuidadores.

Además, es posible que los bebés ya no necesiten alimentarse durante la noche, lo que podría resultar en varias horas de sueño interrumpido para el bebé y los cuidadores.

Puede llevar tiempo adaptarse a estos cambios significativos. Es posible que los cuidadores deban cambiar sus rutinas a la hora de acostarse y adaptarse constantemente a un cambio en el horario y los hábitos de sueño del bebé.

Autocuidado de los cuidadores

Los problemas de sueño del bebé pueden dejar a los cuidadores exhaustos, especialmente cuando los bebés se despiertan con frecuencia durante la noche. Con el tiempo, esto puede aumentar el riesgo de depresión y hacer que sea difícil sentirse atento y comprometido durante el día.

Estos consejos pueden ayudar:

  • Si hay varios cuidadores, túrnense para levantarse con el bebé.
  • Si el bebé está amamantando y hay dos cuidadores, el otro puede levantarse con el bebé por la mañana para que el que lo estaba amamantando por la noche se quede dormido.
  • Pida ayuda a sus seres queridos para manejar las tareas del día para que la fatiga tenga menos efecto en la vida diaria.
  • Considere contratar a un proveedor de cuidado infantil para que lo ayude a tomar una siesta o dos durante el día.
  • Practique técnicas de manejo de la ansiedad y la depresión, como la meditación y la respiración profunda. Si un cuidador se siente frustrado o enojado, tómese un descanso y pídale a otro cuidador que intervenga.
  • Habla con un terapeuta sobre los síntomas de depresión o ansiedad.
  • Obtenga ayuda de un médico o un experto en sueño.

Cuando ver a un doctor

La regresión del sueño de 4 meses no es un problema médico, pero un pediatra puede ayudar o derivar a los cuidadores a un experto en sueño.

Hable con un médico si:

  • un cuidador experimenta depresión, ansiedad o muy mala salud mental
  • el bebé duerme tan poco que los cuidadores se sienten incapaces de funcionar durante el día
  • el bebé duerme constantemente menos de 10 horas o más de 18 horas en un período de 24 horas
  • la regresión del sueño no mejora después de varias semanas de probar estrategias de manejo

Resumen

La regresión del sueño de 4 meses puede poner a prueba incluso a la mayoría de los cuidadores de pacientes, especialmente cuando un bebé recién comenzó a dormir en un horario semi-regular.

Todos los bebés finalmente duermen por la noche, por lo que, si bien esta transición puede ser difícil, no es permanente.

none:  suplementos colesterol cirugía