6 increíbles casos de autocirugía

En este Spotlight, analizaremos seis ejemplos de autocirugía. Las historias que siguen son espantosas e inusuales. Aunque no son para pusilánimes, son fascinantes.

La autocirugía es poco común, afortunadamente.

La cirugía es normalmente un procedimiento delicado y hábil que involucra a un cirujano y un paciente.

Sin embargo, a lo largo de los años, por muchas razones, uno de los intérpretes de este clásico dúo ha estado ausente.

En algunos casos, la dedicación de un cirujano para comprender el cuerpo humano va mucho más allá de las paredes de la biblioteca, inspirándolo a abrirse.

En otros casos, las situaciones extremas han hecho de las acciones extremas la única opción viable.

La autocirugía, o autocirugía, ciertamente no es algo frecuente, especialmente en los tiempos modernos. Sin embargo, sucede, y a continuación se muestran seis ejemplos extremos.

1. Cateterismo cardíaco

Werner Theodor Otto Forssmann estudiaba medicina en Alemania en la década de 1920 cuando un profesor suyo le planteó una pregunta. Esa pregunta era: ¿Es posible llegar al corazón a través de las venas o arterias sin necesidad de una cirugía traumática?

En aquel entonces, la única forma de acceder al corazón era mediante la realización de un procedimiento quirúrgico bastante riesgoso.

Forssmann encontró un artículo que describía cómo un veterinario había llegado al corazón de un caballo con un catéter a través de la vena yugular interna. Esto transporta sangre desde el cerebro, la cara y el cuello hasta el corazón.

Llegó a la conclusión de que en los seres humanos podría usar un catéter ureteral para llegar al corazón a través de la vena cubital, que se encuentra cerca de la superficie del brazo y viaja hasta el corazón.

Werner Theodor Otto Forssmann.

Emocionado, Forssmann le dijo al jefe de cirugía que planeaba intentar el procedimiento en un paciente.

El jefe se preocupó con razón por la seguridad del paciente y bloqueó sus planes. Entonces, Forssmann preguntó si podía realizar el procedimiento él mismo. Una vez más, el jefe respondió negativamente.

Sin inmutarse, el joven cirujano habló con la enfermera del quirófano; como guardián del equipo, necesitaría su permiso.

La idea la impresionó y se ofreció como sujeto de prueba. A pesar de su coraje, Forssmann todavía estaba decidido a realizar el procedimiento él mismo.

Ató a la enfermera y fingió hacerle una incisión, pero anestesió su propia vena cubital. Logró hacer avanzar el catéter 30 centímetros por su brazo antes de que la enfermera se diera cuenta de que la habían engañado.

Forssmann le pidió que llamara a una enfermera de rayos X para que pudiera trazar el viaje interno del catéter desde su brazo hasta su corazón.

Mientras tomaban fotografías del catéter, un colega vio lo que había hecho Forssmann e intentó sacar el catéter de su brazo. Sin embargo, Forssmann ganó la pelea que siguió y continuó su procedimiento.

Las primeras imágenes de la radiografía mostraron que el catéter había llegado al nivel de su hombro, por lo que continuó introduciéndolo. Finalmente, logró su objetivo: podía ver la punta de la cavidad de su ventrículo derecho.

El procedimiento fue un éxito, pero Forssmann había ido contra la corriente y fue despedido de su residencia. Incapaz de encontrar una posición quirúrgica, se dirigió a Urología.

Luego, 17 años después, junto con otros dos, ganó el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por su participación en la invención del cateterismo cardíaco.

La autooperación de Forssmann fue en nombre del avance médico, pero la siguiente fue una lucha por la supervivencia.

2. Un apéndice sumamente problemático

En 1960, Leonid Rogozov fue miembro de la sexta expedición antártica soviética. Era el único profesional médico del equipo.

Varias semanas después de iniciada la expedición, el cirujano de 27 años notó algunos de los signos reveladores de la apendicitis: fiebre, debilidad, náuseas y dolor significativo en la parte inferior derecha del abdomen.

Las drogas no mejoraban su situación; fue necesaria una intervención quirúrgica. En su diario, escribió:

“No dormí nada anoche. ¡Duele como el diablo! Una tormenta de nieve azotando mi alma, gimiendo como cien chacales ".

Aunque hermosa, la Antártida no es el escenario ideal para la cirugía automática.

A medida que el invierno se hacía más profundo y el mar se congelaba, Rogozov no tenía esperanzas de regresar a la civilización para recibir tratamiento. Su única opción era practicarse una apendicectomía.

Esta era una operación que había completado muchas veces, pero ciertamente no en estas circunstancias.

"Todavía no hay síntomas obvios de que la perforación sea inminente", escribió, "pero un sentimiento opresivo de presagio se cierne sobre mí ... Esto es ... Tengo que pensar en la única salida posible: operarme ... Es casi imposible ... pero No puedo simplemente cruzarme de brazos y rendirme ".

Reclutó a tres de sus colegas para que lo ayudaran: uno sostuvo el espejo y ajustó la lámpara, otro le entregó los implementos quirúrgicos que él solicitó y otro actuó como reserva en caso de que alguno de los otros se desmayara o tuviera náuseas.

Rogozov también explicó cómo revivirlo con epinefrina en caso de que perdiera el conocimiento.

A las 2 de la mañana del 1 de mayo de 1961, después de medicarse con anestesia local, hizo la primera incisión de 10 a 12 centímetros de largo en el abdomen. Después de unos 30 minutos, Rogozov se debilitó y necesitaba tomar descansos regulares, pero perseveró.

Su auto-cirugía fue exitosa y, después de 2 semanas, recuperó la salud por completo.

3. Auto-cesárea

La mayoría de estos ejemplos involucran a hombres con formación médica, pero este se opone a esa tendencia. La mujer en cuestión no tenía formación médica.

Este ejemplo de autocirugía tuvo lugar en marzo de 2000 en una remota aldea mexicana, donde el acceso a la atención médica es prácticamente inexistente. Una madre de ocho hijos de 40 años estaba embarazada de su noveno hijo.

Aproximadamente 2 años antes de este caso de autocirugía, la mujer había perdido un hijo durante el trabajo de parto debido a una obstrucción.

Después de horas de trabajo de parto improductivo, le preocupaba la posibilidad de volver a perder al bebé. Entonces, en un intento desesperado por evitar que esto vuelva a suceder, decidió realizarse una cesárea en sí misma.

Primero, bebió tres bebidas alcohólicas fuertes. Luego, usando un cuchillo de cocina, abrió su abdomen con tres golpes.Según un documento que describe el procedimiento, "[S] l usó sus habilidades para sacrificar animales". En total, el procedimiento duró 1 hora.

Una vez libre, el niño recién nacido respiró de inmediato. Luego, la mujer le pidió a uno de sus hijos que fuera a buscar a una enfermera local para que la arreglara. La enfermera reposicionó los intestinos de la mujer y cosió la herida con una aguja de coser estándar y algodón.

Luego, finalmente, llegó al hospital más cercano, a unas 8 horas por carretera. Necesitó un tratamiento extenso, pero se recuperó lo suficiente como para ser dada de alta después de 10 días.

En el artículo mencionado anteriormente, los autores escriben:

"El instinto materno natural e innato para la preservación de la descendencia puede resultar en el desprecio de la madre por la seguridad personal, e incluso por su propia vida".

4. Otro apéndice problemático

El Dr. Evan O'Neill Kane era el propietario del Hospital Kane Summit en Pensilvania. Mientras esperaba la extirpación de su propio apéndice, decidió hacerlo él mismo.

Aunque el personal médico no estaba cómodo con su decisión, él era su jefe y, de mala gana, le permitieron que se entregara a la cirugía automática.

Un apéndice inflamado (representado aquí) puede ser increíblemente doloroso.

En 30 minutos, el Dr. Kane inyectó adrenalina y cocaína en su pared abdominal, se abrió, encontró su apéndice y se lo extrajo.

De hecho, afirmó que podría haber completado la cirugía más rápido si su personal no hubiera estado tan nervioso.

Durante la cirugía, el Dr. Kane se inclinó demasiado hacia adelante y sus intestinos se deslizaron a través de la herida en su abdomen.

Aunque sus colegas se sorprendieron, él mantuvo la calma y simplemente los empujó de regreso a donde pertenecían.

Solo 2 semanas después, el Dr. Kane se había recuperado por completo y estaba operando nuevamente. Cuando alguien le preguntó por qué había decidido embarcarse en la autooperación, les dijo que quería saber cómo se sentía.

Además, y quizás lo más importante, quería demostrar que era posible someterse a procedimientos menores sin el uso de anestésicos generales relativamente peligrosos.

Esta no fue la única incursión del Dr. Kane en la autocirugía; a los 70 años decidió reparar su hernia inguinal con anestesia local, y esta vez invitó a miembros de la prensa a asistir.

La operación fue exitosa, pero el Dr. Kane nunca recuperó toda su fuerza. Murió de neumonía en solo 3 meses.

5. La sexta piedra

M. Clever Maldigny, un cirujano militar, estaba plagado de cálculos renales. A los 27 años, había sufrido no menos de cinco operaciones para eliminarlos.

Algunos de estos procedimientos habían causado complicaciones duraderas, por lo que, en 1824, Maldigny decidió que él mismo quitaría la sexta piedra.

Utilizando un espejo y guiado por las cicatrices de procedimientos anteriores, se abrió. Localizó el cuello de la vejiga y encontró el artículo ofensivo alojado entre las cicatrices formadas por cirugías previas.

La autooperación fue un éxito y, según Maldigny, 3 semanas después "estaba tranquilo y alegre como si nunca hubiera sufrido".

Cuando apareció un séptimo cálculo renal algunos años más tarde, optó por una nueva cirugía mínimamente invasiva en la que un cirujano tritura el cálculo a través de un pequeño orificio.

No realizó el procedimiento él mismo.

6. Una hernia del tamaño de un huevo

Nuestro último ejemplo de autocirugía proviene del cirujano rumano llamado M. Alexandre Fzaicou. Había desarrollado una hernia inguinal, en la que parte del contenido de la cavidad abdominal atraviesa un punto débil en la pared del abdomen y forma una hinchazón dolorosa en el área de la ingle.

Según Fzaicou, su hernia era del tamaño de un huevo de gallina.

Después de muchos intentos de anestesiar la región con estricnina-estovaína, finalmente encontró el punto de inyección correcto en la ingle y se puso a trabajar.

La cirugía duró alrededor de 1 hora y fue un éxito. Después del procedimiento, Fzaicou informó dolor de cabeza, insomnio y dolor en la parte superior del abdomen, que duró una semana. Regresó al trabajo en solo 12 días.

Al menos, estas historias nos recuerdan las cosas asombrosas de las que somos capaces los humanos.

Aunque probablemente no hace falta decirlo, Noticias médicas hoy no sugiera ni insinúe que la autocirugía es el mejor curso de acción para nadie.

none:  Enfermedades tropicales síndrome del intestino irritable enfermería - partería