La toxina de la enfermedad de las ovejas arroja luz sobre la esclerosis múltiple

En un estudio reciente, se descubrió que las personas con esclerosis múltiple tenían más probabilidades de albergar anticuerpos para una toxina de la enfermedad que normalmente se encuentra en las ovejas. ¿Podría ser esta la pieza del rompecabezas que falta?

¿Podría una enfermedad de las ovejas ofrecer pistas sobre la EM?

La esclerosis múltiple (EM) afecta a unos 2,3 millones de personas en todo el mundo.

Aunque se desconoce su prevalencia exacta en los Estados Unidos, la afección tiende a ser más común cuanto más lejos del ecuador se viaja.

La EM afecta el sistema nervioso central (SNC) y puede causar una variedad de síntomas, que a menudo involucran problemas de movimiento, sensación, equilibrio y visión.

Los síntomas generalmente aparecen cuando una persona tiene entre 20 y 30 años. Algunos pueden controlarse y, en algunos casos, la progresión de la enfermedad puede ralentizarse. Sin embargo, todavía no existe cura.

Buscando una causa

La EM es una enfermedad autoinmune, en la que el sistema inmunológico ataca tejidos que de otro modo serían sanos, en este caso, el SNC. Aún no se comprende por qué el sistema inmunológico debería activarse por sí mismo.

A pesar de décadas de trabajo, la causa exacta de la enfermedad sigue siendo un misterio, aunque se cree que están involucrados factores genéticos y ambientales.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Exeter en el Reino Unido buscó pistas sobre los orígenes de la EM en un lugar sorprendente: las ovejas.

Las primeras pistas de que las ovejas podrían proporcionar información sobre la EM llegaron en 2013, cuando un equipo en los EE. UU. Notó que algunas personas con EM tenían niveles elevados de anticuerpos contra una toxina conocida como toxina épsilon (ETX).

En otras palabras, ETX había entrado en sus cuerpos y desencadenado una respuesta inmune, produciendo anticuerpos que se mantenían en reserva, listos para atacar la toxina si regresaba en el futuro.

Esta toxina es producida por la bacteria. Clostridium perfringens, que se encuentra en las entrañas del ganado, más comúnmente en las ovejas.

ETX atraviesa la pared intestinal y se acumula en los riñones y el cerebro. Y, una vez en el cerebro, destruye tanto la mielina que recubre los nervios como las células que producen mielina. En las ovejas, este tipo de intoxicación por ETX se denomina enterotoxemia o enfermedad del riñón pulposo.

La mielina es una capa cerosa que recubre muchas células nerviosas. Es fundamental para transportar señales de forma rápida y eficaz. En la EM, el sistema inmunológico destruye la mielina y las células que la producen.

Esta sorprendente similitud entre la enterotoxemia y la EM hace que valga la pena investigar más a fondo cualquier relación potencial.

Buscando anticuerpos ETX

El estudio más reciente fue dirigido por el profesor Richard Titball, y los hallazgos se publican esta semana en el Revista de esclerosis múltiple.

Siguiendo una investigación anterior, el profesor Titball y su equipo examinaron la sangre de pacientes con EM y un grupo de control sin EM. Midieron los niveles de anticuerpos ETX utilizando dos métodos de muestreo diferentes para garantizar la precisión.

Descubrieron que el 43 por ciento de los pacientes con EM tenían anticuerpos contra ETX, en comparación con solo el 16 por ciento del grupo de control.

"Existe un creciente cuerpo de evidencia más amplia que apunta a una hipótesis que vincula la EM y la ETX, y estamos seguros de que estos importantes hallazgos de nuestro último estudio ayudarán a las personas a acercarse aún más a una respuesta para los escurridizos desencadenantes de la EM".

Simon Slater, director de MS Sciences Ltd.

Por supuesto, estos son hallazgos iniciales y se necesitará más trabajo para desentrañar los detalles exactos de esta relación. Además, vale la pena señalar que algunos del grupo de control también portaban estos anticuerpos y no desarrollaron EM. Entonces, ciertamente hay otros factores involucrados.

Sin embargo, Slater tiene la esperanza de que este sea el comienzo del camino que conduce a un tratamiento eficaz.

Continúa diciendo: "Si se prueba el vínculo entre la toxina épsilon y la EM, esto sugeriría que la vacunación sería un tratamiento eficaz para su prevención o en las primeras etapas de la enfermedad".

"Curiosamente", concluye Slater, "aunque se sabe que la toxina épsilon es muy potente, nunca se ha desarrollado una vacuna humana".

none:  bipolar cuidados paliativos - cuidados paliativos sangre - hematología