Aterosclerosis: los científicos identifican un nuevo objetivo proteico en las células inmunitarias

La aterosclerosis, una afección inflamatoria, en la que se acumulan depósitos grasos y cerosos en las arterias, aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco y enfermedad cardiovascular. Ahora, utilizando muestras de ratones y humanos, los científicos han demostrado por primera vez que una proteína en las células llamadas macrófagos promueve la enfermedad.

Una nueva investigación encuentra una proteína en las células inmunes que puede ser responsable de la aterosclerosis.

Los macrófagos son un gran grupo de células que realizan muchas funciones diferentes y abundan en todos los tejidos del cuerpo. Sus diversas funciones incluyen la reparación de tejidos y la inmunidad.

Estudios anteriores ya habían demostrado que los macrófagos en el sistema inmunológico absorben el exceso de colesterol y que demasiada sustancia cerosa hace que las células se transformen en células espumosas.

Cuando están cargadas de colesterol, las células espumosas son más grandes que los macrófagos y pueden depositarse en las paredes de las arterias y causar obstrucciones.

Los científicos también han estado estudiando una proteína llamada Tribbles Pseudokinase 1 (TRIB1) en relación con la enfermedad cardiovascular. Lo han detectado en macrófagos en depósitos arteriales en ratones, y también han relacionado variantes del gen codificante de la proteína con un mayor riesgo de aterosclerosis en poblaciones humanas.

El nuevo Avances de la ciencia estudio cubre un vacío en la investigación sobre macrófagos y TRIB1 en relación con la aterosclerosis. Es el primero en mostrar que TRIB1 en los macrófagos decide cuánto colesterol pueden transportar las células cuando se transforman en células espumosas.

La importancia de la expresión celular específica

El nuevo hallazgo es significativo no solo porque ofrece un nuevo objetivo de tratamiento potencial para la aterosclerosis, sino también porque revela cómo la expresión de proteínas por células específicas contribuye a la enfermedad cardiovascular.

“El papel de TRIB1 en los macrófagos ha sido difícil de alcanzar durante algún tiempo”, dice la primera autora del estudio, Jessica M. Johnston, Ph.D., del Departamento de Infecciones, Inmunidad y Enfermedades Cardiovasculares de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido.

"Nuestra investigación", agrega, "proporciona el eslabón perdido y destaca la importancia de la expresión celular específica en las enfermedades cardiovasculares".

Otros miembros del equipo internacional incluyen al autor principal del estudio, Endre Kiss-Toth, profesor de señalización celular en la Universidad de Sheffield, y colegas de otros centros en el Reino Unido, Estados Unidos y Hungría.

El estudio revela que los niveles más altos de TRIB1 promueven la aterosclerosis al aumentar los receptores específicos para absorber el colesterol en los macrófagos. Por el contrario, la disminución de TRIB1 al reducir la expresión de su gen codificante, redujo la enfermedad.

Los investigadores utilizaron varios modelos de ratón de enfermedades humanas para probar el efecto de niveles altos y reducidos de TRIB1. Los datos sobre muestras de cohortes humanas también confirmaron vínculos entre TRIB1 y la captación de colesterol.

"Colectivamente", escriben los autores, "nuestros estudios revelan un efecto beneficioso inesperado para silenciar selectivamente [el gen de TRIB1] en los macrófagos de la placa arterial".

Apuntando a las células espumosas cargadas de colesterol

El profesor Kiss-Toth sugiere que basarse en los hallazgos podría ayudar a identificar qué personas con enfermedades cardiovasculares podrían beneficiarse más del tratamiento dirigido a la formación de células espumosas cargadas de colesterol.

La aterosclerosis aumenta el riesgo de diversas enfermedades cardiovasculares y eventos como accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca, según las arterias que afecte y cómo progrese.

Los depósitos o placas ateroscleróticos pueden acumularse y bloquear parcial o completamente las arterias grandes y medianas que suministran sangre rica en oxígeno y nutrientes al corazón, el área pélvica, el cerebro, las piernas, los brazos y los riñones.

La enfermedad de las arterias coronarias, la angina, la enfermedad de las arterias carótidas, la enfermedad de las arterias periféricas y la enfermedad renal crónica son algunas de las afecciones que pueden surgir de la restricción del suministro de sangre debido a la obstrucción de los vasos.

Sin embargo, las placas también presentan un riesgo directo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular porque, a medida que crecen, existe una mayor probabilidad de que una pieza se desprenda y viaje al corazón o al cerebro.

“El estudio de la genética de las enfermedades cardiovasculares en grandes poblaciones humanas ha revelado que TRIB1 contribuye a su desarrollo. Sin embargo, esta es la primera vez que se aborda directamente su papel en las células inmunitarias, descubriendo así un nuevo mecanismo por el cual se desarrolla la enfermedad arterial ”.

Prof. Endre Kiss-Toth

none:  cáncer colonrectal gripe - resfriado - sars endometriosis