La estimulación cerebral podría mejorar la memoria mientras duerme

Un estudio reciente encuentra que la estimulación cerebral no invasiva, activada mientras se duerme, mejora el rendimiento de la memoria al día siguiente. ¿Podríamos estar cerca de mejorar la cognición mientras dormimos un poco?

La estimulación cerebral podría algún día ayudar a mejorar los déficits cognitivos.

La estimulación cerebral profunda ha sido un tema candente entre los neurocientíficos en los últimos años.

Esto se debe principalmente a que ha dado lugar a tratamientos más eficaces para los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Sin embargo, la estimulación cerebral profunda implica la inserción de electrodos profundamente en el cerebro y, por supuesto, esto no es algo que se tome a la ligera, ni por el paciente ni por el médico.

Pero la estimulación cerebral no invasiva, como sugiere su nombre, no requiere acceso directo al cerebro.

Recientemente, los investigadores han comenzado a preguntarse si este procedimiento más sutil podría mejorar aspectos de la cognición. En particular, los científicos se han preguntado si podría mejorar la memoria humana.

Sueño y memoria

Ahora se sabe que el sueño es vital para la consolidación de la memoria. Se cree que los recuerdos se mueven desde el hipocampo, un área del cerebro responsable de depositar los recuerdos, hasta el neocórtex, donde se almacenan como recuerdos a largo plazo.

Recientemente, científicos de la Universidad de Nuevo México en Albuquerque se propusieron investigar si podrían mejorar este proceso de consolidación de la memoria natural. Intentaron hacer esto estimulando el cerebro durante el sueño utilizando una técnica relativamente nueva llamada estimulación de corriente alterna transcraneal de circuito cerrado.

En primer lugar, los investigadores capacitaron a los participantes en una tarea de discriminación visual realista. En esta tarea, debían evitar artefactos explosivos, francotiradores y otros objetos y personas peligrosos. Para hacer esto, tuvieron que buscar señales sutiles en un entorno complejo.

Durante la noche, los participantes durmieron en el laboratorio y fueron sometidos a estimulación no invasiva. La estimulación se programó para coincidir con la fase y la frecuencia de las oscilaciones de onda lenta que ocurren en el cerebro dormido.

Los científicos creen que estas oscilaciones son una parte importante de la consolidación de la memoria; el equipo reforzó eficazmente las oscilaciones con corriente artificial.

Sus hallazgos fueron publicados a principios de esta semana en La Revista de Neurociencia.

Al día siguiente, los participantes fueron evaluados en una tarea visual similar pero novedosa. Después de la estimulación nocturna, se desempeñaron mejor en la detección de objetivos que después de las noches en las que no se produjo estimulación. Los investigadores creen que la estimulación no invasiva ayudó a los participantes a convertir experiencias recientes en recuerdos más sólidos.

¿Porque es esto importante?

Estudios como este marcan las primeras incursiones en una nueva área de la ciencia. Por ahora, la investigación plantea más preguntas de las que responde, pero también proporciona nuevas técnicas para desarrollar y ampliar.

Por supuesto, ser capaz de mejorar la memoria sin hacer ningún esfuerzo es un objetivo valioso, pero existen usos potenciales más profundos y urgentes. Los déficits en la memoria y el pensamiento son, por supuesto, parte de muchas condiciones. Esto incluye las enfermedades neurodegenerativas, cuya prevalencia está aumentando de manera constante, pero que son ampliamente intratables.

Investigaciones como esta podrían allanar el camino hacia máquinas que ayuden a minimizar las deficiencias cognitivas mientras un paciente duerme. Estamos muy lejos de ese objetivo, pero este es un paso en la dirección correcta.

none:  osteoartritis menopausia intolerancia a la comida