¿Puede tener AR y PsA al mismo tiempo?

La artritis psoriásica y la artritis reumatoide son dos tipos de artritis que pueden confundirse fácilmente. Ambas son afecciones autoinmunes en las que el sistema inmunológico ataca las articulaciones, provocando dolor, hinchazón y rigidez. Sin embargo, son trastornos separados.

La artritis es una causa común de rigidez y dolor articular crónico en muchas personas. Hay muchos tipos diferentes de artritis, cada uno con sus propias causas, complicaciones y síntomas.

Conocer las diferencias entre la artritis psoriásica (PsA) y la artritis reumatoide (AR) puede ayudar a una persona a comprender las opciones de tratamiento y lo que puede esperar de ellas.

Diferencias entre artritis reumatoide y psoriásica

La artritis reumatoide y la artritis psoriásica pueden parecer similares.

Las dos condiciones pueden confundirse fácilmente, pero existen diferencias entre ellas.

Algunas personas que tienen PsA también tendrán psoriasis, una afección de la piel que causa lesiones o placas en la piel en el cuerpo.

Estas placas indicarían que es probable que la AR no sea la causa del dolor.

Sin embargo, algunas personas pueden tener PsA sin tener la afección de la piel.

Otra diferencia es que la PsA a menudo progresa más allá de los huesos y las articulaciones y afecta los tendones, las uñas y los ojos.

Sin embargo, la principal diferencia es cómo se presentan los síntomas. Por ejemplo, la AR es típicamente simétrica, lo que significa que afecta las articulaciones de ambos lados del cuerpo. Entonces, si la AR afecta las muñecas, generalmente afectará a ambas muñecas.

La PsA, por otro lado, es asimétrica, lo que significa que solo puede causar dolor en la rodilla izquierda o en la muñeca derecha, por ejemplo.

Características de la artritis psoriásica

Según la Fundación Nacional de Psoriasis, la PsA afecta hasta al 30 por ciento de las personas que padecen psoriasis. Cuando una persona tiene PsA, su sistema inmunológico causa un exceso de inflamación en el cuerpo. Esta inflamación a menudo causa síntomas, como rigidez, hinchazón y dolor en las articulaciones.

Ambos sexos se ven afectados por la PsA, más comúnmente en los adultos, y algunas personas desarrollan la afección sin que la psoriasis afecte la piel.

Las personas con psoriasis a menudo desarrollarán parches rojos brillantes llamados placas en la piel. Estas placas se forman debido a la acumulación de exceso de células cutáneas.

Características de la artritis reumatoide

La AR es el tipo más común de artritis autoinmune, que causa hinchazón, rigidez y dolor en las articulaciones. Cuando una persona tiene AR, su sistema inmunológico ataca por error los tejidos que recubren las articulaciones, lo que causa los síntomas.

Por lo general, la AR se presenta en más de un área del cuerpo, y los síntomas a menudo se reflejan entre sí, lo que significa que aparecerán en ambos lados del cuerpo, como en ambas rodillas y en ambos codos. La AR puede ser incapacitante si es grave o no se trata.

Cualquiera puede contraer AR, pero puede ser más común en mujeres y adultos mayores. Puede haber un componente genético en la AR, pero no siempre es así.

Síntomas

Ambas enfermedades causan síntomas similares de rigidez, dolor e hinchazón de las articulaciones. En ambos trastornos, los síntomas pueden estallar y empeorar, persistir por un tiempo y luego desaparecer temporalmente. Este patrón luego se repite.

Cada condición también causará otros síntomas.

Síntomas de la artritis psoriásica

El dolor de espalda severo puede ser un síntoma de artritis psoriásica.

Los síntomas de la PsA pueden incluir:

  • hinchazón y dolor en las articulaciones en al menos una articulación, a menudo más
  • dolor de espalda yo dolor sacroilíaco, que puede ser severo
  • dedos de manos y pies hinchados a menudo llamados "dedos de salchicha"
  • inflamación del ojo (uveítis o iritis)
  • dolor de pie, generalmente en el talón o la planta

Síntomas de la artritis reumatoide

Los síntomas de la AR pueden incluir:

  • dolor en las articulaciones que a menudo comienza en articulaciones más pequeñas como los dedos o las manos
  • dolor en las articulaciones en ambos lados del cuerpo
  • fiebre leve o baja
  • boca seca
  • ojos secos
  • fatiga general
  • inflamación de los ojos (escleritis, uveítis, iritis)
  • pérdida de apetito
  • articulaciones más rígidas por la mañana
  • inflamación de los pulmones y el corazón

Causas y factores de riesgo

Los médicos aún no comprenden completamente las causas de estas enfermedades, pero creen que la genética, los desequilibrios hormonales o las infecciones pueden hacer que el sistema inmunológico se ataque a sí mismo.

Los médicos creen que la PsA puede estar relacionada con una condición genética, ya que a veces se da en familias. Tener psoriasis también puede ser un factor de riesgo de PsA. Sin embargo, es posible que la psoriasis no sea visible ni cause ningún problema hasta que se desarrolle la PsA.

También puede haber un componente genético de la AR. Parece ser hereditaria y las personas con un pariente cercano que padece la afección pueden tener más probabilidades de experimentarla.

Aún se necesita más investigación para descubrir cuál es la raíz tanto de la AR como de la PsA.

¿Hay alguna complicación?

Tanto la AR como la APs tienen complicaciones similares a largo plazo.

Ambas afecciones causan inflamación a largo plazo en el cuerpo, lo que puede provocar cicatrices o daño inflamatorio en los órganos internos.

La inflamación también puede provocar síntomas de osteoporosis o debilidad ósea. Esto podría aumentar la probabilidad de que se produzcan fracturas y esguinces en el futuro.

Diagnóstico

Un reumatólogo puede diagnosticar diferentes tipos de artritis con precisión.

Debido a que la AR y la PsA a menudo se confunden, es esencial obtener un diagnóstico preciso de un especialista llamado reumatólogo.

Un reumatólogo probablemente tendrá una comprensión más profunda de afecciones como la AR y la PsA y sabrá qué buscar durante el diagnóstico.

El reumatólogo a menudo preguntará acerca de los antecedentes médicos y familiares. Harán un examen físico para buscar signos específicos de una afección.

Por ejemplo, una persona que presenta escamas, uñas que se desmoronan o zonas ásperas de la piel, es probable que tenga PsA, ya que estos síntomas no son típicos de la AR.

Es posible tener AR y PsA, pero esto es raro.

Prueba de factor reumatoide

Una prueba de factor reumatoide (RF) también puede ayudar a los médicos a decidir cuál de las dos afecciones está presente. Las proteínas de RF se encuentran en personas con AR, mientras que las personas con PsA generalmente no tienen la proteína. La ausencia de RF, conocida como AR seronegativa, se reconoce en el 20-30 por ciento de las personas con AR clínica clásica.

Escaneos de imágenes

Los médicos pueden usar pruebas de imágenes como rayos X o imágenes por resonancia magnética (IRM) para ver si hay algún daño en los huesos, las articulaciones o los órganos internos.

Opciones de tratamiento

En la mayoría de los casos, las dos afecciones se tratan de manera similar porque el tratamiento tiene como objetivo reducir o detener el proceso inflamatorio que es común a ambas afecciones.

El tratamiento para PsA y AR incluye:

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE)
  • corticosteroides
  • terapia física
  • inmunosupresores
  • agentes antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME)
  • biológicos, que se dirigen a componentes específicos del sistema inmunológico
  • cirugía en algunos casos para reparar, reemplazar o estabilizar las articulaciones dañadas

No existe cura para ninguna de las dos afecciones, pero muchas personas descubren que pueden controlar el dolor y el malestar utilizando las opciones de tratamiento disponibles bajo la guía de un médico o reumatólogo.

none:  osteoartritis seguro médico - seguro médico cáncer - oncología