Cómo identificar y tratar el dolor interno de la rodilla

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La rodilla interna o medial se refiere a la parte más cercana a la otra rodilla. Una variedad de afecciones o lesiones pueden causar dolor en esta área.

En este artículo hablamos sobre los tipos de dolor interno de rodilla, su tratamiento y ejercicios que pueden ayudar.

Causas

El dolor interno de la rodilla puede ser causado por una lesión, esguince, artritis reumatoide o bursitis.

Si bien la rodilla puede parecer una simple articulación de bisagra, su movimiento involucra muchos tendones, ligamentos y otros tejidos. Esto significa que muchas cosas pueden salir mal en la rodilla.

Las posibles causas del dolor interno de la rodilla incluyen:

Lesión

El dolor interno de la rodilla puede ser el resultado de una lesión causada por un deporte o ejercicio, como correr, que ejerce presión sobre la articulación de la rodilla.

Este dolor también puede ser causado por un traumatismo, cuando una persona se ha caído de rodillas o ha tenido un accidente.

Bursitis

Esta afección se produce debido a la inflamación de un tejido de la rodilla llamado bursa. Las bursas son pequeños sacos llenos de líquido que evitan que los músculos, tendones y huesos se froten entre sí.

La inflamación de la bolsa anserina del pie puede provocar dolor en la parte interna de la rodilla. Esto puede deberse a una lesión aguda o al uso excesivo de la articulación de la rodilla.

El dolor de la bursitis se puede sentir en la parte interna de la rodilla, alrededor de 2 a 3 pulgadas por debajo de la articulación de la rodilla.

Esguince o desgarro

El dolor interno de la rodilla puede ser causado por un esguince o desgarro en el ligamento colateral medial o MCL.

Esto generalmente es causado por una lesión en la que se ha torcido y desgarrado excesivamente el MCL.

Puede ocurrir cuando hay un golpe o fuerza en la cara externa de la rodilla, ya que esto puede producir una tensión a lo largo de la cara interna de la rodilla.

Esta lesión generalmente resulta en hinchazón o dolor casi inmediato.

Menisco roto

El menisco es el cartílago protector que recubre la articulación de la rodilla.

Un desgarro del menisco medial puede provocar dolor en la parte interna de la rodilla. El menisco también puede desgastarse con el tiempo y causar dolor cuando una persona mueve la rodilla.

Osteoartritis de rodilla

La osteoartritis es una afección degenerativa que hace que el cartílago protector de una persona se desgaste. Las rodillas son especialmente vulnerables a esto.

Con esta condición, las rodillas pueden doler especialmente a primera hora de la mañana.

Síndrome de plica medial

Esta condición causa inflamación de la plica que puede estar presente dentro de la rodilla.

Esta lesión por uso excesivo ocurre con mayor frecuencia después de que una persona ha aumentado su nivel de actividad.

Un médico puede sentir un nódulo en el lado interno de la rodilla que es muy sensible al tacto.

Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune que causa inflamación en el cuerpo.

Una persona puede experimentar un dolor severo en el interior de la rodilla relacionado con su artritis reumatoide. El dolor suele empeorar por la mañana y mejora a lo largo del día.

Tratamiento

Una compresa de hielo aplicada a la rodilla lesionada puede ayudar a reducir la inflamación.

Para muchas causas de dolor de rodilla, incluidas lesiones y trastornos inflamatorios, el tratamiento en el hogar puede resolver el problema.

Para este tipo de trastornos, los siguientes tratamientos pueden ser útiles:

  • Descanse la rodilla. Si la lesión es causada por deportes, como correr, evite esta actividad hasta que la rodilla haya sanado.
  • Usa una bolsa de hielo. La aplicación de hielo en el área lesionada de la rodilla de tres a cuatro veces al día, durante 20 minutos a la vez, puede reducir la inflamación y el dolor. Los paquetes de hielo están disponibles para comprar en farmacias y en línea.
  • Antiinflamatorios. Una persona puede tomar medicamentos antiinflamatorios de venta libre, como aspirina o ibuprofeno. Un médico puede recetar analgésicos más fuertes si estos no funcionan.

Si estos tratamientos caseros no son efectivos, una persona debe consultar a un médico para determinar el mejor curso de tratamiento.

Un médico puede recomendar tratamientos que incluyen:

  • drenaje de cualquier acumulación de líquido que esté causando presión o dolor
  • usando un aparato ortopédico para apoyar la rodilla
  • fisioterapia para estirar y fortalecer los músculos alrededor de la rodilla, a la medida del individuo
  • inyecciones de medicamentos corticosteroides para afecciones, que incluyen osteoartritis o bursitis
  • cirugía para extirpar o reparar partes dañadas del tejido de la rodilla, como la bolsa o el menisco

Un médico generalmente recomendará tratamientos conservadores antes que los invasivos, como la cirugía.

Ejercicios

Los ejercicios para fortalecer y estirar la rodilla pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación.

Los ejercicios más apropiados para el dolor interno de la rodilla dependerán de su causa y deben adaptarse al individuo.

Los posibles ejercicios incluyen:

Estiramiento cuádruple

Estirar los cuádriceps puede ayudar a reducir la presión sobre la articulación de la rodilla.

  1. Párese con una silla resistente cercana para mantener el equilibrio y el apoyo.
  2. Comenzando con los pies separados a la altura de los hombros, da un paso hacia atrás con el pie derecho. Mantenga la postura recta y meta las nalgas para crear una línea recta con su cuerpo.
  3. Doble ligeramente las rodillas y sienta un estiramiento en la parte delantera de las piernas.
  4. Mantenga este estiramiento durante 10 segundos, luego repita para estirar la otra pierna.

Estiramiento de isquiotibiales

Este ejercicio libera la tensión en la parte posterior de la pierna con un estiramiento sentado.

  1. Comience con un pie apoyado en el piso, luego extienda una pierna hacia adelante, flexionando el pie hacia atrás.
  2. Inclínese ligeramente hacia adelante para sentir un estiramiento en la parte posterior de la pierna.

Medias sentadillas

Las medias sentadillas son una forma de fortalecer la parte delantera de las piernas sin ejercer demasiada presión sobre las rodillas.

  1. Comience con los pies separados a la altura de los hombros y los brazos extendidos a la altura de los hombros.
  2. Doble ligeramente las rodillas, lo suficiente para involucrar los músculos cuádriceps.
  3. Mantenga esta posición durante aproximadamente 5 segundos, luego enderece las rodillas a una posición de pie.

Síntomas

El dolor en la parte interna de la rodilla puede sentirse como una punzada aguda o un dolor sordo.

Una persona puede escuchar crujidos o estallidos cuando la articulación de la rodilla se mueve, dependiendo de la causa subyacente del dolor.

Los síntomas adicionales que pueden ocurrir con el dolor interno de la rodilla incluyen:

  • magulladuras
  • enrojecimiento
  • hinchazón
  • mayor calidez

Los síntomas que mejoran durante el día pueden indicar una afección inflamatoria de la rodilla. Si empeoran a lo largo del día, esto podría indicar un trastorno degenerativo, como artritis.

Diagnóstico

Antes de una radiografía o una resonancia magnética, un médico realizará una evaluación física de la rodilla.

Para diagnosticar una afección interna de la rodilla, un médico tomará el historial de salud de una persona y hará preguntas sobre sus síntomas.

Necesitarán saber cómo comenzó el malestar y si la persona tiene antecedentes de trastornos inflamatorios o una lesión reciente.

Otras preguntas importantes para discutir con el médico incluyen:

  • ¿A qué hora son los peores síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore o mejore los síntomas?
  • ¿Qué tratamientos se utilizan actualmente para el dolor de rodilla?
  • ¿Cómo se siente el dolor?

Un médico también realizará una evaluación física de la rodilla. Es posible que recomienden una ecografía, una radiografía o una resonancia magnética para observar la estructura interna de la rodilla.

Estas exploraciones le permitirán al médico detectar problemas con el menisco, los ligamentos y la articulación de la rodilla.

Si un médico sospecha de un trastorno autoinmune, como artritis reumatoide, puede realizar análisis de sangre. Ciertos anticuerpos suelen estar presentes y pueden detectarse en personas con artritis reumatoide.

panorama

El dolor interno de la rodilla puede ser a corto plazo o crónico. En casos leves, una persona puede tratar el dolor en casa con descanso y ejercicios.

Si se desconoce la causa del dolor de rodilla, si causa angustia o si se interpone en la vida diaria, una persona debe consultar a un médico para encontrar el mejor tratamiento.

none:  disfunción-eréctil - eyaculación-precoz medicina-cosmética - cirugía plástica paternidad