¿Podría la ansiedad conducir a la demencia?

Un estudio reciente sugiere que vivir con ansiedad moderada a severa en la mediana edad puede conducir a la demencia en años posteriores.

Las investigaciones indican que la ansiedad en la mediana edad puede ser un factor que contribuya a la demencia.

La nueva investigación fue realizada por un equipo de científicos dirigido por Amy Gimson, investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Southampton en el Reino Unido.

Gimson y sus colegas observaron que cada vez más estudios destacaban un vínculo entre los problemas de salud mental y la demencia de inicio tardío, la forma más prevalente de demencia, que afecta a personas alrededor de los 65 años.

Por ejemplo, los autores del nuevo estudio escriben que se ha demostrado que la depresión aumenta el riesgo de Alzheimer en casi el doble.

La ansiedad a menudo ocurre junto con la depresión, y las personas a menudo han informado síntomas de ansiedad años antes de recibir un diagnóstico de demencia.

Pero hasta ahora, no ha quedado claro si estas asociaciones significan que la ansiedad y la depresión son los primeros síntomas que aparecen antes de que se desarrolle la forma completa de demencia, o si la ansiedad y la depresión son factores de riesgo independientes.

Entonces, para investigar esto, Gimson y su equipo examinaron 3.500 estudios en busca de artículos que examinaran el vínculo entre la depresión de la mediana edad, con o sin ansiedad, y la demencia de inicio tardío.

Los hallazgos de su metanálisis se publicaron en la revista BMJ Open.

Ansiedad: un factor de riesgo de demencia

Del cuerpo de investigación examinado, sólo cuatro estudios se centraron en el tema deseado; estos estudios tuvieron en cuenta posibles factores de confusión, como enfermedades vasculares y psiquiátricas, y factores demográficos.

Los investigadores no pudieron realizar un análisis conjunto de estos cuatro estudios porque fueron diseñados de manera muy diferente, pero los autores mencionan que los métodos utilizados en los estudios fueron confiables y sus conclusiones sólidas.

Además, el tamaño de la muestra combinada de los cuatro estudios fue grande e incluyó a casi 30.000 personas.

Los cuatro estudios encontraron una correlación positiva entre la ansiedad moderada a severa y el desarrollo posterior de demencia: "La ansiedad clínicamente significativa en la mediana edad se asoció con un mayor riesgo de demencia durante un intervalo de al menos 10 años", escriben los investigadores.

Estos hallazgos sugieren que la ansiedad puede ser un factor de riesgo independiente para la demencia de inicio tardío, excluyendo la ansiedad que podría representar los síntomas iniciales de la demencia, escriben Gimson y sus colegas.

El vínculo entre la ansiedad y la demencia, señalan los autores, puede explicarse por la respuesta de estrés excesivo desencadenada por la condición de salud mental.

Esta respuesta de estrés anormalmente alta podría acelerar el proceso de envejecimiento de las células cerebrales, lo que, a su vez, puede acelerar el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Aliviar la ansiedad puede prevenir la demencia

Si una respuesta al estrés desencadenada por la ansiedad es la culpable del deterioro cognitivo acelerado, ¿significa esto que aliviar la ansiedad mantendría a raya la demencia?

Esto "sigue siendo una cuestión abierta", escriben los autores. Sin embargo, sugieren que vale la pena probar las opciones de tratamiento no farmacológico contra la ansiedad.

Al respecto, Gimson y sus colegas concluyen:

"Las terapias no farmacológicas, incluidas las terapias de conversación, las intervenciones basadas en la atención plena y las prácticas de meditación, que se sabe que reducen la ansiedad en la mediana edad, podrían tener un efecto de reducción del riesgo, aunque esto aún no se ha investigado a fondo".

none:  osteoartritis Artritis Reumatoide ojo seco