¿Qué hay que saber sobre la insuficiencia pancreática exocrina?

La insuficiencia pancreática exocrina ocurre cuando el páncreas no produce suficientes enzimas que ayudan a la digestión.

Esta condición puede provocar una mala absorción de nutrientes, pérdida de peso y escasez de vitaminas.

Dos de las principales causas de insuficiencia pancreática exocrina (EPI) son la fibrosis quística y la pancreatitis crónica. Los síntomas son similares a los de otras enfermedades comunes del estómago y el intestino, y los médicos a menudo no diagnostican la EPI.

Un proveedor de atención médica puede tratar con éxito la EPI con enzimas recetadas y cambios en el estilo de vida.

Datos rápidos sobre la insuficiencia pancreática exocrina

  • El páncreas es uno de los órganos que forman el sistema gastrointestinal (GI).
  • El páncreas produce amilasa, proteasa y lipasa, tres sustancias conocidas como enzimas que son necesarias para la digestión normal de los alimentos.
  • Los medicamentos para la terapia de reemplazo de enzimas pancreáticas (PERT) se elaboran a partir del páncreas de un cerdo.
  • Es posible que una persona viva sin páncreas.

¿Qué es?

La insuficiencia pancreática exocrina ocurre cuando el páncreas no produce suficientes enzimas.

La insuficiencia pancreática exocrina es un trastorno digestivo que afecta al páncreas y las enzimas que produce. Las enzimas son sustancias químicas que se liberan para provocar una reacción química específica, y el páncreas secreta muchas enzimas diferentes que sirven para diferentes propósitos.

La digestión de los alimentos es un proceso complicado, que comienza en la boca con la masticación y la liberación de saliva. Una vez que una persona ingiere alimentos, los ácidos del estómago los descomponen.

Después de unos 15 minutos, la comida descompuesta pasa al intestino delgado. Aquí, el páncreas proporciona las enzimas necesarias para convertir los alimentos en moléculas más pequeñas. Estas moléculas luego se absorben en el torrente sanguíneo y se envían para nutrir el cuerpo.

El páncreas, junto con las glándulas salivales y sudoríparas, es una de las principales glándulas exocrinas. Las glándulas exocrinas liberan sustancias hacia otro órgano o la superficie del cuerpo a través de una abertura llamada conducto.

Las glándulas endocrinas, como la tiroides y la pituitaria, son diferentes porque liberan sus hormonas directamente en el torrente sanguíneo. El páncreas sirve para ambos. Un páncreas que funcione correctamente permite una digestión y absorción eficaces de nutrientes importantes.

En EPI, el páncreas no produce suficientes enzimas necesarias para digerir los alimentos. Sin este desglose, un individuo no puede absorber los nutrientes y vitaminas necesarios. Esto conduce a diarrea, deficiencia de vitaminas y pérdida de peso.

Si un profesional de la salud no trata adecuadamente la EPI, la afección puede provocar un retraso o un crecimiento limitado en bebés y niños, problemas óseos, una reducción de la esperanza de vida y exposición a infecciones.

Causas

Hay muchas causas de EPI.

Cualquier condición que dañe el páncreas y detenga o bloquee la liberación de sus enzimas puede resultar en EPI. Las dos causas más comunes son la fibrosis quística y la pancreatitis crónica.

La fibrosis quística, un trastorno genético potencialmente mortal que se desarrolla durante la infancia, produce un moco espeso y pegajoso que afecta tanto a los pulmones como al sistema digestivo. El moco se acumula y obstruye la apertura del páncreas, evitando la liberación natural de enzimas durante la digestión.

En la pancreatitis crónica, el páncreas se inflama. El tejido pancreático normal comienza a convertirse en tejido cicatricial. La acumulación de este tejido cicatricial evita que las enzimas digestivas abandonen el conducto.

La investigación ha confirmado un vínculo entre el tabaquismo y el desarrollo de pancreatitis crónica.

Otras afecciones y enfermedades médicas que pueden causar EPI son:

  • Cancer de pancreas
  • extirpación quirúrgica del páncreas
  • obstrucciones del conducto pancreático
  • enfermedad celíaca
  • Enfermedad de Crohn
  • pancreatitis autoinmune
  • diabetes
  • Síndrome de Zollinger-Ellison, en el que un tumor de células pancreáticas conduce a la producción de demasiado ácido gástrico, lo que eventualmente conduce a úlceras gástricas.
  • síndrome de dumping, un conjunto de síntomas que incluyen debilidad y evacuaciones intestinales rápidas que a veces se producen después de una cirugía gástrica
  • bypass gástrico y otras cirugías gastrointestinales

Síntomas

La EPI puede provocar hinchazón, gases y calambres estomacales.

La EPI puede ser difícil de diagnosticar porque comparte síntomas con otros trastornos del sistema digestivo.

Éstos incluyen:

  • síndrome del intestino irritable (SII)
  • la enfermedad de úlcera péptica
  • enfermedades de la vesícula biliar
  • problemas inflamatorios del intestino

Los síntomas más frecuentes de la EPI son la diarrea y la pérdida de peso.

La gente se refiere al tipo de diarrea en EPI como esteatorrea. Este tipo de diarrea produce heces que son:

  • acuoso
  • pálido
  • voluminoso
  • espumoso
  • extremadamente maloliente
  • grasiento

Estas heces contienen gotitas aceitosas. Debido a que contienen grandes cantidades de grasa no digerida, se adhieren a la taza del inodoro o flotan sobre el agua, lo que dificulta la descarga.

Los síntomas adicionales de EPI también pueden incluir:

  • pérdida de peso
  • cansancio
  • gas
  • obstáculo
  • hinchazón
  • dolor en el centro del estómago que se irradia a la espalda
  • pérdida de músculo
  • signos de deficiencia de vitaminas, como uñas quebradizas, caída del cabello y problemas de la piel

Diagnóstico

Un proveedor de atención médica a menudo diagnosticará EPI basándose en los síntomas anteriores, particularmente cuando el individuo describe heces grasosas y pérdida de peso y una vez que el médico descarta otras afecciones más comunes.

La diarrea distintiva de EPI no ocurre hasta que el páncreas pierde el 90 por ciento de la producción de enzimas. Esto puede dificultar el diagnóstico de la EPI.

El tratamiento rara vez comienza de inmediato, debido a la naturaleza de desarrollo lento de la afección. No hay peligro en esperar un diagnóstico formal antes de comenzar el tratamiento.

Las pruebas para confirmar el diagnóstico incluyen tomar una muestra de heces para análisis de laboratorio y varios análisis de sangre para detectar depósitos de grasa y deficiencias de vitaminas. El médico también puede solicitar una tomografía computarizada para examinar las causas subyacentes de la EPI.

Tratamiento

La terapia de reemplazo de enzimas pancreáticas puede tratar la EPI.

La terapia de reemplazo de enzimas pancreáticas (PERT) es el tratamiento estándar para la EPI.

Los medicamentos PERT solo están disponibles con receta. Se derivan del páncreas natural e intacto de un cerdo y contienen las tres enzimas pancreáticas.

Esta terapia asume el papel del páncreas. La cantidad de medicamento administrada variará de una persona a otra y se basa tanto en el peso corporal como en la cantidad de grasa ingerida en la dieta.

Una persona en un curso de PERT debe tomar estos medicamentos con todas las comidas y refrigerios.

PERT es seguro y tiene muy pocos efectos secundarios. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha aprobado los siguientes seis medicamentos PERT:

  • Creonte
  • Pancreaze
  • Viokace
  • Pertzye
  • Ultresa
  • Zenpep

Consejos de estilo de vida

Además de tomar las enzimas de reemplazo, las personas con EPI deben abandonar los hábitos que pueden empeorar tanto la salud del páncreas como la calidad de vida en general.

Estos cambios incluyen:

  • evitar fumar y darse por vencido si ya lo hace
  • comer una dieta bien equilibrada, a menudo con grasa reducida
  • reduciendo el tamaño de la comida pero aumentando la frecuencia
  • no consumir alcohol
  • tomar suplementos vitamínicos, principalmente de vitaminas liposolubles A, D, E y K, bajo la guía de un profesional médico

El tratamiento puede ayudar a las personas con la afección a comer y digerir sus alimentos normalmente, lo que les permite absorber nutrientes y disfrutar de una mejor calidad de vida.

none:  radiología - medicina nuclear dolor de cabeza - migraña linfología linfedema