¿El bloqueo de estas proteínas podría detener el cáncer de mama?

Los científicos han descubierto que el bloqueo de ciertas proteínas que responden a la hormona progesterona puede prevenir el cáncer de mama en quienes portan genes de alto riesgo.

¿Podemos prevenir el cáncer de mama en mujeres de alto riesgo?

Las proteínas se denominan proteínas epigenéticas y hacen que el número de "células madre de la glándula mamaria" se expanda cuando se exponen a la progesterona.

Los investigadores, del Princess Margaret Cancer Centre en Toronto, Canadá, describen cómo descubrieron esto en un artículo que se publicará en el Revista de biología celular.

Sus hallazgos representan un paso adelante en el desarrollo de la “quimioprevención” para aquellas personas con alto riesgo de cáncer de mama.

"Actualmente", dice el autor principal del estudio, Rama Khokha, científico principal del Princess Margaret Cancer Center y profesor de biofísica en la Universidad de Toronto, "no existen intervenciones preventivas estándar de atención para las mujeres con alto riesgo de cáncer de mama".

Cáncer de mama y células madre

El cáncer de mama surge cuando las células anormales del tejido mamario crecen y se diseminan. Aunque la mayoría de los casos ocurren en mujeres, los hombres también pueden contraerla porque también tienen tejido mamario.

En Estados Unidos, se espera que durante 2018 haya un total de 330.080 nuevos casos de cáncer de mama en mujeres y unos 2.550 en hombres.

Tener ciertas mutaciones genéticas aumenta el riesgo de desarrollar cáncer. Las mutaciones específicas en los genes supresores de tumores BRCA1 y BRCA2, por ejemplo, aumentan en gran medida el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Las células madre de la glándula mamaria son células progenitoras especializadas que maduran en células luminales y basales. Estos son los dos tipos de células que forman la glándula mamaria, el órgano productor de leche en la mama.

Durante la menstruación y el embarazo, un aumento en los niveles de progesterona estimula un aumento de las células madre basales y luminales, lo que resulta en la expansión de las glándulas mamarias.

Las proteínas epigenéticas son los interruptores subyacentes que desencadenan la proliferación de células madre en respuesta a la progesterona.

Sin embargo, la expansión de las células madre de las glándulas mamarias y la exposición a la progesterona también están relacionadas con el cáncer de mama. Las mujeres que portan ciertos genes de alto riesgo de cáncer de mama a menudo tienen una mayor cantidad de células madre de las glándulas mamarias.

La progesterona induce cambios en el epigenoma

Para su estudio, la profesora Khokha y su equipo observaron cómo las células de la glándula mamaria aisladas de ratones respondían a la exposición a la progesterona. Prestaron especial atención a los cambios en las proteínas y epigenomas de las células.

El epigenoma es una colección de compuestos que activan y desactivan genes en la célula; esencialmente, controla qué instrucciones genéticas se llevan a cabo y cuándo uniendo etiquetas químicas al ADN.

El equipo descubrió que la exposición a la progesterona desencadenaba un encendido masivo de genes en las células madre de las glándulas mamarias, particularmente en aquellas que producen células luminales.

El profesor Khokha afirma que esto les hizo creer que quizás "los fármacos que inhiben estas proteínas reguladoras epigenéticas podrían suprimir la proliferación de células madre y progenitoras en respuesta a la progesterona".

"Potencial de quimioprevención"

Los científicos pasaron a probar varios "inhibidores epigenéticos", muchos de los cuales ya han recibido la aprobación reglamentaria para uso humano.

Las pruebas en ratones revelaron que varios inhibidores epigenéticos pudieron bloquear la expansión de las células madre de las glándulas mamarias y reducir su número.

Un fármaco en particular frenó la formación de tumores en roedores propensos a desarrollar cáncer de mama. Se trataba de decitabina, un compuesto que impide que las "enzimas metiltransferasas" coloquen etiquetas en el ADN.

El medicamento ya ha sido aprobado como tratamiento para un trastorno sanguíneo llamado síndrome mielodisplásico.

Pasando a los ratones, el equipo llevó a cabo pruebas con células madre de las glándulas mamarias tomadas de mujeres con un alto riesgo de cáncer de mama.

Descubrieron que la decitabina y otros inhibidores epigenéticos tenían un efecto marcado en las células madre de individuos portadores de mutaciones BRCA1 de alto riesgo.

La decitabina también fue eficaz para bloquear la proliferación de células madre de pacientes con mutaciones de BRCA2 de alto riesgo.

El profesor Khokha dice que esto demuestra que la acción de ciertas moléculas epigenéticas sobre las células madre de las glándulas mamarias “se conserva entre ratones y humanos” y que existe la posibilidad de desarrollar “terapias epigenéticas” como quimioprevención del cáncer de mama humano.

"Aunque es cada vez más claro que las células madre y progenitoras son la base del desarrollo del cáncer, carecemos de estrategias para apuntar a estas células para la quimioprevención".

Prof. Rama Khokha

none:  fibrosis quística neurología - neurociencia dislexia