¿Podría el ejercicio mejorar el bienestar de los pacientes psiquiátricos hospitalizados?

Un artículo reciente describe cómo los científicos instalaron un gimnasio en una unidad de hospitalización psiquiátrica para averiguar si el ejercicio podría mejorar los síntomas y el bienestar general en este entorno desafiante.

Un nuevo estudio pregunta si el ejercicio podría, al menos parcialmente, reemplazar la medicación para pacientes psiquiátricos hospitalizados.

En los últimos años, se han realizado varias investigaciones sobre la relación entre el ejercicio y la salud mental.

Los estudios han demostrado que la actividad física puede reducir la ansiedad y los síntomas depresivos en algunos casos.

Sin embargo, el estudio más reciente lleva este efecto un paso más allá.

El estudio, realizado por científicos de la Universidad de Vermont en Burlington, investigó cómo un régimen de ejercicio podría beneficiar a los pacientes hospitalizados en un centro psiquiátrico.

Publicaron sus hallazgos en la revista. Avances mundiales en salud y medicina.

Un nuevo enfoque para los pacientes hospitalizados

Las poblaciones psiquiátricas de pacientes hospitalizados son complejas y comprenden a personas con una amplia gama de afecciones y síntomas.

Cuando una persona llega a una instalación, los médicos suelen recetar medicamentos psicotrópicos. El paciente también recibe terapias de conversación, como psicoterapia. Los médicos controlan y modifican los regímenes terapéuticos y de fármacos hasta que el paciente mejora lo suficiente como para dejar su atención.

Estas instalaciones suelen estar abarrotadas y los pacientes a menudo las encuentran estresantes. El estrés puede agravar las condiciones de salud mental, por lo que es fundamental encontrar formas de minimizar las molestias y reducir el tiempo que las personas pasan en estas instalaciones.

El autor principal, el profesor David Tomasi, conferencista, psicoterapeuta y terapeuta de grupo de psiquiatría para pacientes hospitalizados, desea encontrar formas de mejorar estas instalaciones y, en consecuencia, mejorar los resultados de los pacientes.

Diseñó un experimento que combinó la actividad física con información sobre nutrición saludable, construyendo una intervención holística y libre de drogas.

Construyendo un gimnasio

Para investigar, el profesor Tomasi y sus colegas, Sheri Gates y Emily Reyns, instalaron equipos de gimnasio en sus instalaciones para pacientes hospitalizados, incluidas máquinas de remo, bicicletas estáticas y pasos aeróbicos.

En total, reclutaron a 100 pacientes para que participaran en el ensayo. Hubo una sección transversal de condiciones representadas en la muestra, incluido el trastorno afectivo bipolar, el trastorno límite de la personalidad, la depresión, el trastorno de ansiedad generalizada, la esquizofrenia y la psicosis.

Cada participante realizó sesiones de 60 minutos de ejercicio estructurado. Según los autores, "Cada sesión de ejercicio de 60 minutos consistió [en] una combinación de entrenamiento cardiovascular, entrenamiento de resistencia y desarrollo de la flexibilidad".

Los investigadores también llevaron a cabo sesiones educativas de 60 minutos sobre nutrición, que explicaron cómo identificar grupos de alimentos y discutieron opciones de alimentos saludables, presupuestos y preparación de comidas.

Para medir el impacto de la actividad del gimnasio, los investigadores entregaron cuestionarios a los participantes justo antes y después de las sesiones. Las encuestas preguntaban sobre los niveles de autoestima, estado de ánimo y autoimagen.

Un impulso de bienestar

En general, los hallazgos fueron alentadores. Después de completar los episodios de actividad física, el 95% de los participantes mostró mejoras en el estado de ánimo y la autoestima, en comparación con las puntuaciones del cuestionario antes de las sesiones.

Además, el 91,8% de los participantes dijeron que estaban contentos con cómo se sentían sus cuerpos después de las sesiones. También informaron reducciones en la depresión, la ansiedad y la ira.

“La actitud general de la medicina es que primero se trata el problema principal, y el ejercicio nunca se consideró una opción de tratamiento de vida o muerte. Ahora que sabemos que es tan eficaz, puede volverse tan fundamental como la intervención farmacológica ".

Prof. David Tomasi

Es importante destacar que el 97,6% de los participantes dijeron que después de la sesión les gustaría hacer ejercicio con más frecuencia.

Noticias médicas hoy Recientemente hablé con el Prof. Tomasi. Le preguntamos si estaba sorprendido por los hallazgos. Dijo: "Ciertamente nos sorprendieron los porcentajes, especialmente dado que eran consistentemente altos, independientemente de los antecedentes de diagnóstico específicos".

En otras palabras, el nivel de positividad fue comparable entre personas con muy diferentes tipos de afecciones mentales, desde la esquizofrenia hasta el trastorno depresivo mayor.

Prescripción de ejercicio

También le preguntamos al Prof. Tomasi si los médicos podrían prescribir regímenes de ejercicio a los pacientes en este tipo de instalaciones en el futuro. Dijo: "Tengo la verdadera esperanza de que este sea el caso".

El profesor Tomasi explicó que debido a que los riesgos y costos asociados con el ejercicio son mínimos, sería una intervención ideal.

Sin embargo, el estudio tiene limitaciones. Principalmente, como señalan los autores, tenían un tamaño de muestra relativamente pequeño. Además, el estudio no siguió a los pacientes durante las próximas horas, días o semanas, lo que habría arrojado más información.

Además, las ventanas del gimnasio de nueva construcción dejaban entrar una gran cantidad de luz natural, algo de lo que carecía el resto de la instalación. La luz natural en sí misma podría tener algún impacto en los niveles de ánimo. Sin embargo, dicho esto, este estudio tuvo como objetivo analizar una experiencia holística: ejercicio, un ambiente acogedor y educación en uno.

El mensaje importante para llevar a casa, en lo que respecta a los autores, es que la intervención aumentó los niveles autoinformados de felicidad y bienestar sin consumir drogas.

“Lo fantástico de estos resultados es que si estás en un estado psicótico, estás un poco limitado con lo que puedes hacer en términos de terapia de conversación o psicoterapia. Es difícil recibir un mensaje a través de la terapia de conversación en ese estado, mientras que con el ejercicio puedes usar tu cuerpo y no depender solo de la inteligencia emocional ".

Prof. Tomasi

Un seguimiento fascinante

MNT También le preguntó al Prof. Tomasi sobre cualquier investigación futura que pudiera estar planeando. Explicó: "Uno de los mayores problemas con la prescripción de ejercicio es [la] posible limitación biofísica de los pacientes en el caso de lesiones, otras comorbilidades médicas o deterioro sensoriomotor / neurofuncional".

Para abordar este problema, el Prof. Tomasi y su equipo han diseñado un sistema que él denomina Realidad Virtual Olfativa (VR). Explica cómo "este dispositivo combina la investigación de vanguardia en tecnología de realidad virtual estándar [...] con la estimulación del bulbo olfativo a través de un dispositivo adjunto que secreta aromas de aromaterapia [instantáneos] en el contexto de un escenario virtual".

Explica que los pacientes pueden "interactuar con un entorno natural", como bosques, plantas y árboles. Esto, espera, beneficiaría a aquellas personas que no pueden realizar actividad física.

Aunque los investigadores necesitarán hacer un trabajo de seguimiento para identificar con precisión cuánta diferencia puede hacer este tipo de intervención holística, los hallazgos son alentadores. Sería un importante paso adelante si los médicos pudieran ayudar a las personas con las afecciones psiquiátricas más desafiantes sin usar drogas.

none:  hipotiroideo industria farmacéutica - industria biotecnológica ansiedad - estrés