Nefropatía diabética o enfermedad renal.

La nefropatía diabética es una enfermedad renal a largo plazo que puede afectar a las personas con diabetes. Ocurre cuando los niveles altos de glucosa en sangre dañan el funcionamiento de los riñones de una persona.

La nefropatía diabética es un tipo de enfermedad renal crónica (CDK). Los riñones ayudan a regular los niveles de líquidos y sales en el cuerpo, lo cual es vital para controlar la presión arterial y proteger la salud cardiovascular.

Cuando una persona tiene diabetes, ya sea diabetes tipo 1, tipo 2 o diabetes gestacional, su cuerpo no puede utilizar ni producir insulina como debería. La diabetes gestacional ocurre durante el embarazo y puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

La diabetes produce niveles altos de azúcar en sangre. Con el tiempo, estos niveles altos de glucosa pueden dañar varias áreas del cuerpo, incluido el sistema cardiovascular y los riñones. El daño renal resultante se conoce como nefropatía diabética.

La nefropatía diabética es una de las principales causas de enfermedad renal a largo plazo y enfermedad renal en etapa terminal (ESRD). En la ESRD, los riñones ya no funcionan lo suficientemente bien como para satisfacer las necesidades de la vida diaria. La ESRD puede provocar insuficiencia renal con consecuencias potencialmente mortales.

Este artículo analiza cómo la diabetes puede afectar los riñones, el tratamiento disponible y cómo reducir el riesgo.

Obtenga más información sobre la diabetes tipo 1 y tipo 2.

¿Qué es la nefropatía diabética?

La nefropatía diabética es una posible complicación de la diabetes.

La nefropatía puede afectar a personas con cualquier tipo de diabetes porque es el resultado de un daño debido a un nivel alto de glucosa en sangre.

Los niveles altos de glucosa en sangre afectan las arterias del cuerpo y los riñones filtran la sangre de esas arterias.

Los autores de un estudio de 2016 señalan que entre el 20 y el 40% de las personas con diabetes desarrollan algún tipo de enfermedad renal.

Las pruebas pueden mostrar que una persona tiene uno o ambos de los siguientes:

Niveles altos de albúmina en la orina: cuando los riñones están sanos, la orina no debe contener ninguna de las proteínas conocidas como albúmina.

Una tasa de filtración glomerular baja (TFG): una función clave de los riñones es filtrar la sangre. El daño renal afecta su capacidad para hacer esto. Idealmente, los riñones deberían funcionar al 100% o tener una TFG de 100. Si las pruebas muestran que la TFG es del 60% o más, el médico no diagnosticará la enfermedad renal. Entre el 15 y el 60%, hay enfermedad renal. Por debajo del 15% indica insuficiencia renal.

La ESRD es la última etapa de la enfermedad renal. La nefropatía diabética es la causa más frecuente de ESRD en los Estados Unidos. Entre el 40 y el 50% de todos los casos de ESRD se relacionan con la diabetes. Una persona con ESRD requerirá diálisis.

Controlar los niveles de azúcar en sangre puede reducir el riesgo. Ya sea que una persona tenga diabetes tipo 1 o tipo 2, puede reducir el riesgo de nefropatía diabética al:

  • monitorear los niveles de glucosa en sangre y mantenerlos dentro del rango objetivo
  • Tener una dieta saludable baja en azúcar y sal.
  • hacer ejercicio con regularidad
  • seguir un plan de tratamiento, que puede incluir el uso de insulina u otros medicamentos
  • mantener un peso saludable

¿Qué es la enfermedad renal crónica? Descubra más aquí.

Causas

El daño a los riñones ejerce presión sobre estos órganos vitales e impide que funcionen correctamente.

Cuando esto pasa:

  • el cuerpo comienza a perder proteínas a través de la orina
  • los riñones no pueden eliminar los productos de desecho de la sangre
  • los riñones no pueden mantener niveles saludables de líquidos en el cuerpo

La nefropatía diabética se desarrolla lentamente. Según un estudio, un tercio de las personas muestran niveles altos de albúmina en la orina 15 años después de un diagnóstico de diabetes. Sin embargo, menos de la mitad de estas personas desarrollarán una nefropatía completa.

Las estadísticas han sugerido que la enfermedad renal es poco común en personas que han tenido diabetes durante menos de 10 años. Además, si una persona no presenta signos clínicos de nefropatía entre 20 y 25 años después del inicio de la diabetes, tiene pocas probabilidades de desarrollarla posteriormente.

La nefropatía diabética es menos probable si una persona con diabetes maneja sus niveles de glucosa de manera efectiva.

Los niveles altos de glucosa en sangre aumentan el riesgo de hipertensión arterial debido al daño a los vasos sanguíneos. Tener presión arterial alta o hipertensión puede contribuir a la enfermedad renal.

Otros factores de riesgo

Otros factores de riesgo incluyen:

Fumar: el daño renal puede resultar de un vínculo entre fumar y niveles más altos de inflamación. Si bien el vínculo entre el tabaquismo y la diabetes sigue sin estar claro, parece haber una mayor incidencia de diabetes, así como de hipertensión y enfermedad renal, entre las personas que fuman.

Edad: la enfermedad renal, y especialmente una tasa de filtración glomerular baja, es más común en personas de 65 años o más.

Sexo: la afección es más común en hombres que en mujeres.

Raza, origen étnico o ambos: es más común en afroamericanos, nativos americanos y asiáticoamericanos.

Condiciones de salud: tener obesidad, inflamación crónica, presión arterial alta, resistencia a la insulina y niveles elevados de lípidos (grasas) en sangre pueden contribuir a la enfermedad renal.

Algunos de estos riesgos son o parecen ser factores contribuyentes o complicaciones de la diabetes.

La nefropatía diabética no es lo mismo que la neuropatía diabética, que afecta al sistema nervioso. Obtenga más información aquí sobre la neuropatía diabética y la neuopatía periférica.

Síntomas y etapas

En las primeras etapas de la nefropatía diabética, es posible que una persona no note ningún síntoma. Sin embargo, es posible que ya se presenten cambios en la presión arterial y el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Con el tiempo, los productos de desecho pueden acumularse en la sangre y provocar síntomas.

Etapas

Un médico puede desglosar las etapas de la enfermedad renal, según la TFG, que también representa el porcentaje de función renal eficaz.

Etapa 1: daño renal presente pero función renal normal y una tasa de filtración glomerular de 90% o más.

Etapa 2: daño renal con cierta pérdida de función y una tasa de filtración glomerular de 60 a 89%.

Etapa 3: Pérdida funcional de leve a grave y una tasa de filtración glomerular de 30 a 59%.

Etapa 4: Pérdida severa de función y TFG de 15 a 29%.

Etapa 5: insuficiencia renal y una tasa de filtración glomerular inferior al 15%.

Síntomas

Una persona con nefropatía en etapa 4 o 5 puede notar síntomas como orina oscura.

En las primeras etapas, es posible que una persona no note ningún síntoma. En la etapa 4 o 5, pueden sentirse mal y experimentar los siguientes síntomas:

  • tobillos, pies, pantorrillas o manos hinchados debido a la retención de agua
  • orina más oscura debido a la sangre en la orina
  • dificultad para respirar
  • fatiga debido a la falta de oxígeno en la sangre
  • náuseas o vómitos
  • un sabor metálico en la boca

Las complicaciones de la enfermedad renal en etapa tardía incluyen enfermedad cardiovascular.

Seguir un plan de tratamiento para la diabetes y asistir a controles de salud periódicos puede ayudar a una persona con diabetes a controlar sus niveles de azúcar en la sangre, reducir el riesgo de problemas renales y averiguar temprano si necesita tomar medidas.

La detección consiste en que una persona se someta a un análisis de orina para verificar la presencia de proteínas en la orina. Sin embargo, tener proteínas en la orina no necesariamente indica una enfermedad renal, ya que también podría deberse a una infección del tracto urinario.

Tratamiento

El tratamiento temprano puede retrasar o prevenir la aparición de la nefropatía diabética.

El objetivo principal del tratamiento es mantener y controlar los niveles de glucosa en sangre y la presión arterial. Esto puede implicar el uso de medicamentos.

Tratamiento de drogas

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) o los bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARB) pueden ayudar a reducir la presión arterial, proteger la función renal y prevenir daños mayores.

Un médico también puede recetar vitamina D, ya que las personas con enfermedad renal a menudo tienen niveles bajos de vitamina D, o una estatina para reducir los niveles de colesterol.

En 2018, el Colegio Americano de Cardiología emitió pautas recomendando el uso de inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa 2 (SGLT2) o agonistas del receptor del péptido 1 similar al glucagón (GLP-1RA) para personas con diabetes tipo 2 y ERC. Estos medicamentos pueden reducir el riesgo de progresión de la CDK, eventos cardiovasculares o ambos.

Cambios en la dieta

Si una persona tiene una enfermedad renal, su médico puede pedirle que controle los siguientes nutrientes:

Agua: aunque es esencial, demasiada agua o líquido puede aumentar el riesgo de hinchazón y presión arterial alta.

Sodio: puede elevar la presión arterial ya que es un componente de la sal.

Proteína: Para una persona con enfermedad renal, la proteína puede hacer que se acumulen desechos en la sangre, ejerciendo una presión adicional sobre los riñones.

Fósforo: se encuentra en muchas proteínas y alimentos lácteos. Demasiado fósforo puede debilitar los huesos y ejercer presión sobre los riñones.

Potasio: las personas con enfermedad renal pueden tener niveles más altos de potasio de lo que son saludables, lo que puede afectar las células nerviosas.

Haga clic aquí para obtener más información sobre los alimentos con alto contenido de potasio que una persona debe evitar si tiene una enfermedad renal.

Manejo de los niveles de azúcar en sangre

Esto es crucial para reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes, como enfermedad renal, enfermedad cardiovascular y neuropatía diabética, que afecta el sistema nervioso.

Estas afecciones también pueden provocar más complicaciones. Controlar los niveles de azúcar en sangre también puede ayudar a evitar que se desarrollen.

Opciones de tratamiento en etapa tardía

Si la nefropatía diabética progresa a ESRD, una persona necesitará diálisis o un trasplante de riñón. Por lo general, necesitarán diálisis por el resto de su vida o hasta que haya un trasplante de riñón disponible.

Diálisis

Si los riñones dejan de funcionar eficazmente, puede ser necesaria la diálisis.

La diálisis renal es un procedimiento que generalmente utiliza una máquina para separar los productos de desecho de la sangre y eliminarlos del cuerpo. La diálisis actúa como sustituto de un riñón sano.

Existen diferentes tipos de diálisis:

Hemodiálisis: la sangre sale del cuerpo a través de una aguja en el antebrazo y pasa a través de un tubo a una máquina de diálisis. La máquina filtra la sangre fuera del cuerpo y la sangre regresa a través de otro tubo y una aguja.

Una persona puede necesitar hacer esto de tres a siete veces por semana y pasar de 2 a 10 horas en una sesión, dependiendo de la opción que elija.

Una persona puede someterse a diálisis en un centro de diálisis o en casa, y en algunos lugares hay opciones disponibles para pasar la noche. Las opciones flexibles permiten cada vez más a las personas adaptar la diálisis a sus horarios laborales y personales.

Diálisis peritoneal: utiliza el revestimiento del abdomen, o peritoneo, para filtrar la sangre dentro del cuerpo.

  • En la diálisis peritoneal ambulatoria continua (CAPD), el líquido de diálisis ingresa al abdomen a través de un catéter. El líquido permanece adentro durante varias horas, filtrando los productos de desecho antes de drenar. El drenaje tarda entre 30 y 40 minutos.
  • En la diálisis peritoneal continua asistida por ciclador (CCPD), o diálisis peritoneal automatizada, una persona pasa de 8 a 10 horas durante la noche conectada a una máquina de diálisis, mientras duerme. La máquina controla el drenaje del fluido.

Una persona puede realizar diálisis peritoneal en casa, en el trabajo o mientras viaja. Ofrece flexibilidad y le permite a la persona cierto control sobre su condición. Una persona tendrá que aprender a usar el equipo necesario y asegurarse de tener todos los suministros que necesita si va a viajar, por ejemplo.

Transplante de riñón

Un médico puede recomendar un trasplante de riñón si la nefropatía diabética alcanza las etapas finales y si un donante adecuado puede proporcionar un riñón. Encontrar un donante puede llevar algún tiempo.

Una persona puede sobrevivir con un solo riñón que funcione, por lo que algunas personas ofrecen donar un riñón, por ejemplo, a un ser querido.

Sin embargo, la persona que recibe el riñón puede encontrar que su cuerpo rechaza el nuevo órgano. Un trasplante de un miembro de la familia generalmente le da al cuerpo la mejor oportunidad de aceptar el riñón.

La persona con el trasplante de riñón deberá tomar medicamentos para reducir el riesgo de que el cuerpo rechace el nuevo riñón. Esto puede tener algunos efectos secundarios, como aumentar el riesgo de desarrollar una infección.

Ayuda financiera

Hay ayuda financiera disponible para muchas personas. Medicare y Medicaid generalmente cubren el tratamiento para la insuficiencia renal, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK).

Una persona puede obtener Medicare para ESRD a cualquier edad si se aplica todo lo siguiente:

  • Sus riñones ya no funcionan.
  • Necesitan diálisis periódica o se han sometido a un trasplante de riñón.
  • Han trabajado el tiempo necesario bajo el Seguro Social, la Junta de Jubilación Ferroviaria o como empleado del gobierno.
  • Ya están recibiendo o son elegibles para beneficios de Seguro Social o de Jubilación Ferroviaria.
  • Es el cónyuge o hijo dependiente de alguien que cumple con cualquiera de los requisitos anteriores.

La persona debe hablar con su proveedor de seguros o su médico sobre las opciones.

Prevención

La mejor manera para que una persona con diabetes reduzca su riesgo de nefropatía diabética es controlar correctamente sus niveles de azúcar en sangre y presión arterial.

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar con esto incluyen:

  • comer una dieta nutritiva alta en fibra y baja en azúcar, carbohidratos procesados ​​y sal
  • hacer ejercicio regularmente
  • limitar la ingesta de alcohol
  • evitando el tabaco
  • controlar los niveles de glucosa en sangre con regularidad
  • siguiendo cualquier plan de tratamiento que sugiera su médico
  • limitar el estrés siempre que sea posible

Aprender todo lo que una persona pueda sobre la diabetes y sus complicaciones, incluida la enfermedad renal, puede ayudarla a sentirse más segura y tener más control sobre su afección y las formas de prevenirla.

El Programa Nacional de Educación sobre Enfermedad Renal del NIDDK proporciona un registro descargable de los resultados de las pruebas que puede ayudar a una persona a realizar un seguimiento de sus pruebas renales y su progreso.

panorama

El pronóstico para las personas con nefropatía diabética dependerá de qué tan bien controlen sus niveles de azúcar en sangre y presión arterial y la etapa en la que reciben un diagnóstico. Cuanto antes comience el tratamiento, mejores serán las perspectivas.

El tratamiento puede retrasar o prevenir el progreso de la nefropatía diabética. Las personas con diabetes deben asistir a las pruebas de detección, según lo recomiende su médico, y tomar las primeras medidas para evitar que la enfermedad renal progrese.

Obtenga más información aquí sobre cómo funcionan los riñones.

Q:

¿Es posible revertir el daño renal una vez que comienza?

A:

Dependiendo de la causa, es posible tratar algunos tipos de enfermedad renal y retrasar la progresión del daño. Por ejemplo, un tipo de medicamento para la presión arterial alta llamado inhibidor de la ECA puede preservar parte de la función renal. Ciertas elecciones dietéticas pueden reducir el trabajo que deben realizar sus riñones. Cada individuo puede tener diferentes cosas que considerar, por lo que es mejor hablar con un médico sobre las formas de prevenir o retrasar el daño renal relacionado con la diabetes.

Deborah Weatherspoon, PhD, RN, CRNA Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  reumatologia urología - nefrología endometriosis