Diagnóstico y tratamiento del cáncer de duodeno.

El cáncer de duodeno es un tipo de cáncer poco común que se forma en la primera parte del intestino delgado. Los síntomas pueden ser vagos, lo que puede dificultar el diagnóstico temprano.

En este artículo, analizamos qué es el cáncer de duodeno, junto con sus síntomas, diagnóstico y tratamiento. También discutimos las tasas de supervivencia para este tipo de cáncer.

¿Qué es el cáncer de duodeno?

El cáncer de duodeno puede tener una variedad de síntomas que incluyen náuseas, dolor abdominal, vómitos o pérdida de peso inexplicable.

El cáncer de duodeno se desarrolla en el intestino delgado, que es parte del sistema digestivo y conecta el estómago con el colon.

El intestino delgado, o intestino delgado, es un tubo largo y doblado que se encuentra en la parte inferior del abdomen. Consta de tres partes: el duodeno, el yeyuno y el íleon.

El cáncer de duodeno comienza en el duodeno, que es la porción superior del intestino delgado.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS), existen cuatro tipos principales de cáncer de intestino delgado:

  • El adenocarcinoma se desarrolla inicialmente en las células glandulares que recubren el interior del intestino delgado. Los adenocarcinomas son el tipo más común de cáncer de intestino delgado y representan aproximadamente 1 de cada 3 casos.
  • El sarcoma comienza en el músculo y otros tejidos de sostén del intestino delgado. Alrededor del 10 por ciento de los cánceres de intestino delgado son sarcomas.
  • Los tumores carcinoides crecen lentamente y se desarrollan en las células neuroendocrinas del intestino delgado. Las células neuroendocrinas producen sustancias similares a las hormonas.
  • Los linfomas se forman en células llamadas linfocitos. Estos son parte del sistema inmunológico y están presentes en la mayor parte del cuerpo, incluidos los intestinos.

Los cánceres de intestino delgado son poco frecuentes, representan menos de 1 de cada 100 de todos los cánceres y menos de 1 de cada 10 cánceres que ocurren en el tracto digestivo.

Este tipo de cáncer es más común en personas mayores, particularmente en los mayores de 60 años.

Síntomas

El cáncer de intestino delgado, incluido el cáncer de duodeno, puede causar una variedad de síntomas, como:

  • pérdida de peso inexplicable
  • dolor abdominal
  • heces con sangre
  • Diarrea
  • un bulto en el abdomen
  • náusea
  • vomitando
  • debilidad y fatiga
  • anemia, que es una cantidad baja de glóbulos rojos
  • ictericia, que hace que la piel y el blanco de los ojos se pongan amarillos

Sin embargo, tener estos síntomas no significa que una persona tenga cáncer. Una variedad de afecciones pueden causar síntomas similares, incluido el síndrome del intestino irritable y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Como estos síntomas pueden sugerir varias condiciones de salud diferentes, una persona debe consultar a un médico tan pronto como aparezcan.

Factores de riesgo

Fumar y beber alcohol pueden ser factores de riesgo de cáncer de duodeno.

Varios factores pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle cáncer.

Los factores de riesgo para desarrollar un tipo de cáncer de intestino delgado, como el cáncer de duodeno, incluyen:

  • Edad. El cáncer de intestino delgado es más común en personas mayores.
  • Condiciones heredadas. Estos son problemas de salud que una persona hereda de sus padres. Aquellos que pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de intestino delgado incluyen:
    • poliposis adenomatosa familiar
    • Síndrome de Lynch
    • Síndrome de Peutz-Jeghers
    • fibrosis quística
  • Desórdenes gastrointestinales. Tener enfermedad de Crohn o enfermedad celíaca puede aumentar el riesgo de cáncer en el intestino delgado.
  • Cáncer de colon. Haber tenido cáncer de colon puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de intestino delgado.
  • Tabaquismo y alcohol. Los hallazgos del informe de la ACS sugieren que las personas que fuman o beben alcohol pueden tener un mayor riesgo de cáncer de intestino delgado. Sin embargo, confirmar esto como un factor de riesgo requerirá más investigación.
  • Dieta. Algunos estudios indican que las personas que comen mucha carne roja, sal o alimentos ahumados pueden tener un mayor riesgo de cáncer de intestino delgado, según la ACS.

Diagnóstico

Puede ser difícil para los médicos diagnosticar el cáncer de duodeno debido a los pliegues naturales del intestino delgado y porque los síntomas pueden ser similares a los de varias otras afecciones.

Para hacer un diagnóstico, un médico generalmente realiza un examen físico para verificar el estado de salud general de la persona y buscar posibles signos de enfermedad. También preguntarán sobre el historial médico de una persona, que incluye:

  • hábitos de salud y estilo de vida
  • historia familiar
  • condiciones anteriores y actuales
  • medicamentos actuales y tratamientos en curso

Para diagnosticar e identificar correctamente la etapa del cáncer de duodeno, un médico puede ordenar una o más pruebas, que incluyen:

  • Análisis de sangre. Estos implican tomar una muestra de sangre de la persona y usarla para detectar signos de cáncer y para ayudar a descartar otras afecciones.
  • Pruebas de imagen. Estos crean imágenes que le permiten al médico mirar dentro del cuerpo en busca de tumores y determinar qué tan lejos se ha diseminado el cáncer. Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden incluir radiografías, resonancias magnéticas y tomografías computarizadas. Algunos pueden requerir que la persona beba un tinte especial.
  • Endoscopia superior. Durante este procedimiento, un médico inserta un tubo delgado y flexible llamado endoscopio a través de la garganta de una persona, luego a través del estómago hasta el duodeno. El endoscopio tiene una luz y una cámara en el extremo, que le permiten al médico ver y fotografiar áreas problemáticas.
  • Biopsia. Durante una endoscopia superior, un médico puede usar el endoscopio para tomar una muestra de los posibles tumores. Luego, examinarán esta muestra bajo un microscopio para verificar si hay signos de cáncer.
  • Cápsula endoscópica. El médico le pide a la persona que se trague una pequeña cápsula que tiene una luz y una cámara en su interior. A medida que la cápsula se mueve a lo largo del duodeno y otras partes del intestino delgado, envía imágenes de su entorno a una grabadora conectada a una computadora.

Los médicos suelen estadificar el cáncer de duodeno cuando lo diagnostican. La etapa refleja qué tan lejos se ha diseminado el cáncer de una persona.

Hay cinco etapas para los cánceres del intestino delgado: desde la etapa 0 hasta la etapa 5. En las etapas más tempranas, el cáncer se limita al lugar donde se desarrolló por primera vez. Cuanto más avanzada sea la etapa, más se diseminó el cáncer a otras áreas del cuerpo.

La etapa del cáncer de duodeno puede afectar las opciones de tratamiento y el pronóstico de una persona.

Tratamiento

Cuando un médico diagnostica a una persona con cáncer de duodeno, las opciones de tratamiento dependerán de la etapa del cáncer.

Por lo general, los médicos primero recomiendan una cirugía para extirpar el tumor. Este es el principal tratamiento para el cáncer de duodeno.

Una persona puede requerir diferentes tratamientos:

  • después de la cirugía para matar las células cancerosas restantes y evitar que el cáncer regrese
  • en lugar de cirugía, si el cáncer se encuentra en una etapa avanzada
  • en lugar de cirugía, cuando una persona no puede someterse a una operación

Las opciones de tratamiento no quirúrgico para el cáncer de duodeno pueden incluir:

  • Radioterapia. Utiliza rayos enfocados de alta energía, como rayos X, para destruir las células cancerosas. Los médicos a menudo lo administran externamente, utilizando una máquina.
  • Quimioterapia. Esto implica tomar medicamentos que matan las células cancerosas o impiden que crezcan. La administración es oral o por inyección intravenosa.
  • Terapia biológica. En este tipo de tratamiento, los médicos usan moléculas biológicas para estimular el sistema inmunológico de una persona para combatir el cáncer de manera más efectiva. La terapia biológica es nueva y es posible que solo esté disponible participando en un ensayo clínico.

Tasas de supervivencia

Cuando los médicos diagnostican temprano el cáncer de duodeno, la tasa de supervivencia aumenta.

Para el cáncer de duodeno, el pronóstico de una persona puede depender de varios factores, incluido el estadio del tumor en el momento del diagnóstico.

Debido a que sus síntomas pueden ser vagos y similares a los de otras afecciones menos graves, los médicos a menudo diagnostican el cáncer de duodeno en etapas posteriores.

Cuando detectan y tratan el cáncer en una etapa temprana, el pronóstico de la persona es generalmente mejor.

Según la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, la tasa de supervivencia relativa a 5 años para todos los tipos de cáncer de intestino delgado es del 67 por ciento. Esto significa que, tras un diagnóstico de cáncer de intestino delgado, una persona tiene un 67 por ciento más de probabilidades de vivir durante al menos los próximos 5 años que alguien sin la enfermedad.

Sin embargo, si un médico diagnostica el cáncer en una etapa temprana, la tasa de supervivencia aumenta al 83 por ciento.

Si el cáncer se ha diseminado a los tejidos y órganos circundantes en el momento del diagnóstico, la tasa de supervivencia a 5 años es del 73 por ciento. Si el cáncer se ha diseminado a partes distantes del cuerpo, la misma tasa de supervivencia es del 43 por ciento.

Es importante tener en cuenta que estas cifras son solo estimaciones y los médicos las han basado en datos que tienen al menos 5 años de antigüedad. La perspectiva de cada persona es diferente y los tratamientos para el cáncer continúan mejorando.

Resumen

El cáncer de duodeno es poco común y se desarrolla en el duodeno, que es la primera sección del intestino delgado. Los síntomas suelen ser vagos y pueden ser similares a los de otras afecciones. Esto puede dificultar el diagnóstico del cáncer en las primeras etapas.

Sin embargo, el diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden mejorar significativamente el pronóstico de una persona, por lo que es importante consultar a un médico acerca de cualquier síntoma inexplicable, como pérdida de peso o dolor abdominal.

El mejor curso de tratamiento puede depender de la extensión del cáncer. Las opciones incluyen cirugía, radioterapia, quimioterapia y terapia biológica.

none:  diabetes alcohol - adicción - drogas ilegales odontología