Síndrome de Diógenes: lo que necesita saber

El síndrome de Diógenes ocurre cuando una persona no se cuida a sí misma ni a su entorno, lo que provoca una mala higiene y posiblemente algunos problemas de salud y sociales. A menudo ocurre con otras afecciones, como la demencia.

Las personas con la afección a menudo muestran signos de autodescuido severo, aislamiento social y acaparamiento. Pueden vivir en condiciones insalubres. La persona no toma una decisión consciente para hacer esto.

Las opiniones sobre la higiene personal y la seguridad pueden variar entre personas y culturas. Como resultado, muchos de los síntomas del síndrome de Diógenes también pueden ser difíciles de evaluar y tratar de manera objetiva.

Sin embargo, una persona con esta afección puede correr el riesgo de sufrir daños por falta de higiene o negligencia personal.

Diógenes fue un filósofo griego que vivió en un barril en el siglo IV.

Como el síndrome de Diógenes generalmente ocurre con otras afecciones y hay poca investigación al respecto, el actual Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales 5.a edición, (DSM V) no lo enumera como una condición psiquiátrica.

¿Qué es el síndrome de Diógenes?

El distanciamiento, el desapego y el autodescuido son signos del síndrome de Diógenes.

Los hombres o mujeres de cualquier edad y nivel socioeconómico pueden tener el síndrome de Diógenes, pero generalmente aparece como un trastorno del comportamiento en las personas mayores.

Las investigaciones sugieren que es más común entre las personas con inteligencia promedio, que tienen más de 60 años y que viven solas.

Alrededor del 0,05 por ciento de las personas de 60 años o más pueden tener el síndrome de Diógenes. Se considera raro, pero hay una falta de investigación sobre su prevalencia.

El síndrome de Diógenes puede ser primario o secundario.

Primario: ninguna otra afección médica existente desencadena la afección.

Secundario: el síndrome es el resultado de otros trastornos de salud mental.

Otros nombres para el síndrome de Diógenes incluyen síndrome de ruptura social senil o grave, síndrome de auto-negligencia, síndrome de miseria senil y síndrome de la casa desordenada.

Síntomas

Los síntomas varían, pero puede haber un conjunto de características comunes, que incluyen signos de autodescuido.

Éstos incluyen:

  • poco conocimiento o comprensión de la higiene personal, la salud pública o la seguridad
  • desconfianza de la sociedad o de los extraños
  • paranoia o desconfianza generalizada
  • distanciamiento o desapego
  • ansiedad social extrema
  • tendencias obsesivo-compulsivas
  • acumulación excesiva o recolección de artículos domésticos y desechos
  • condiciones de vida insalubres o inseguras
  • mala nutrición o dieta
  • falta de voluntad para aceptar ayuda o intervención externa
  • miedo o desconfianza de los profesionales médicos y los entornos
  • hostilidad y agresión hacia los demás
  • un concepto distorsionado de la realidad
  • afecciones de la piel debido a una mala higiene, como dermatitis pasivata

Una persona con síndrome de Diógenes puede desarrollar una afección cutánea llamada dermatitis pasivata, en la que se desarrolla una costra córnea sobre la piel. Por lo general, esto se debe a la falta de lavado regular.

Otra complicación que han encontrado los médicos es la mala higiene bucal, que puede provocar caries dentales y halitosis.

El acaparamiento y el síndrome de Diógenes

Los investigadores han descrito el síndrome de Diógenes como "una manifestación especial del trastorno de acumulación".

El hogar de una persona con síndrome de Diógenes puede volverse tan sucio y poco higiénico que otras personas con antecedentes culturales similares considerarían necesario limpiar y despejar el medio ambiente.

El acaparamiento puede ser un peligro para la salud pública ya que atrae insectos y roedores. La acumulación de posesiones y basura también puede representar un peligro de incendio y dificultar que la persona escape si ocurre un incendio.

¿Qué le dijo Diógenes a Alejandro Magno?

Cuentos antiguos explican que cuando Alejandro Magno visitó Corinto, el filósofo minimalista griego Diógenes fue la única persona que no fue a presentar sus respetos.

Alejandro lo encontró tendido al sol. Preguntó qué podía hacer por él. Diógenes respondió: "Quiero que te interpongas entre el sol y yo".

Alejandro se sorprendió por lo que consideraba la grandeza de Diógenes y, según se informa, dijo más tarde que si no fuera Alejandro, elegiría ser Diógenes.

Los contemporáneos de Diógenes, sin embargo, lo describieron como mostrando una "falta de vergüenza" y "desprecio por la organización social".

Otras condiciones con síntomas similares

El síndrome diogenésico a menudo afecta a las personas mayores. La investigación sugiere que la demencia podría estar presente en el 15 por ciento de las personas con la afección, pero esta no es la única causa.

Los signos y síntomas del síndrome de Diógenes a menudo son difíciles de distinguir de los de otras afecciones médicas como:

  • acaparamiento
  • esquizofrenia
  • manía
  • demencia frontotemporal
  • depresión
  • trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • trastorno por abuso de alcohol

Algunas personas tienen síntomas psicóticos o rasgos de personalidad graves que pueden ser signos de un trastorno de la personalidad.

Causas

El síndrome de Diógenes puede resultar de un trauma, como la pérdida de un ser querido, o puede deberse a un problema de salud mental.

Todavía se están realizando investigaciones para mejorar la comprensión del síndrome de Diógenes. La mayor parte de lo que la gente sabe sobre la enfermedad proviene de estudios de casos psicológicos.

Los estudios de casos se centran en individuos en lugar de grandes grupos de personas, por lo que proporcionan un tamaño de muestra pequeño. Esto puede ser un inconveniente en la investigación, porque lo que es cierto para una persona puede no serlo para otra.

Algunas fuentes estiman que al menos la mitad de todos los casos ocurren en personas sin condiciones de salud mental previas.

Cuando no existe otra condición médica, los científicos sugieren que el síndrome de Diógenes puede ser una reacción de estrés, como resultado de un evento traumático, como la muerte de un ser querido.

En momentos de angustia y duelo, las actividades cotidianas como el cuidado personal tienden a interrumpirse o una persona puede pasarlas por alto. La falta de cuidado personal, el aislamiento social extremo y la negligencia son lo que tienden a hacer que el síndrome de Diógenes sea diferente del acaparamiento.

Debido a la falta de investigación específica, existe una escasa comprensión de las complicaciones de salud, sociales y mentales relacionadas con el síndrome de Diógenes.

Sin embargo, la investigación ha demostrado que las personas con el síndrome corren el riesgo de tener una esperanza de vida más corta.

Tratamiento

No existe un diagnóstico o plan de tratamiento formal para el síndrome de Diógenes.

Algunos estudios recomiendan compilar el historial médico y psicológico completo del individuo y realizar un examen físico, análisis de sangre y pruebas de función de órganos para determinar una línea de base de salud.

También puede haber:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes para descartar otras afecciones que puedan causar síntomas similares.
  • evaluaciones de la personalidad, que pueden arrojar luz sobre la causa raíz del síndrome

Medicamentos y asesoramiento

Actualmente, no existen medicamentos ni opciones de terapia específicamente para controlar el síndrome de Diógenes.

Los medicamentos para otras afecciones pueden ayudar a aliviar los síntomas, como la paranoia o la manía.

Los factores psicológicos también son importantes a considerar, ya que pueden desencadenar el síndrome o hacer que continúe. La terapia o el asesoramiento psicológico intensivo pueden ayudar a algunas personas.

Apoyo social

El alejamiento de la sociedad y el miedo a las instituciones médicas y de otro tipo pueden dificultar la ayuda a una persona con síndrome de Diógenes.

Estos tratamientos funcionan mejor junto con otros sistemas de apoyo que pueden ayudar a tratar la causa subyacente del síndrome.

Por ejemplo, los servicios de limpieza y cuidado personal pueden ayudar a disminuir la gravedad de los síntomas.

Las personas con síndrome de Diógenes a menudo temen a los hospitales y las autoridades. Es posible que la persona no quiera o no vea la necesidad de ayuda.

Pueden rechazar la intervención médica. Esto puede generar complicaciones éticas y legales.

Quien esté involucrado en ayudar al individuo debe manejar cada caso con extrema sensibilidad. Los trabajadores de atención médica domiciliaria o comunitarios pueden estar en la mejor posición para brindar asistencia.

Sin embargo, es fundamental ser sensible a las necesidades y sentimientos del individuo. Si la persona siente que los trabajadores de salud u otras personas la están atacando o juzgando, o si la intervención la hace sentir insegura, es más probable que rechace más ayuda y vuelva a comportamientos anteriores.

Consejos para cuidadores

Ayudar a una persona con los síntomas de Diógenes puede ser un desafío. La mayoría de las personas con la afección rechazan la ayuda incluso de familiares y amigos cercanos.

La tendencia al aislamiento y la ansiedad social hace que muchos casos de síndrome de Diógenes tarden mucho en ser identificados y tratados.

Las personas con interacciones inmediatas o forzadas suelen ser las primeras en detectar casos de la afección. Estos incluyen vecinos, familiares cercanos y trabajadores de la salud mental.

Es posible que puedan ayudar buscando la asistencia de los servicios sociales locales, pero cualquier intervención debe hacerse con cuidado y sensibilidad.

Quitar

Una persona con síndrome de Diógenes tiende a descuidar sus propias necesidades físicas, incluida la salud y la higiene. También pueden participar en un comportamiento de acaparamiento.

A menudo, la persona no tendrá muchas ganas de ver a un médico o buscar ayuda, pero la familia y los amigos pueden alentarlos a que lo hagan. Sin embargo, esto debe hacerse con sensibilidad.

Q:

Me he hecho amigo de una señora que creo que tiene esta condición. Ella me habla y parece confiar en mí, y yo solo escucho. Sin embargo, noto que se asusta si alguien intenta ayudarla, porque cree que están tratando de atraparla. Me preocupa su salud física y mental. ¿Que puedo hacer para ayudar?

A:

La pregunta más importante que uno debe hacerse es si la persona está a salvo o si sus comportamientos están poniendo en riesgo su salud y seguridad o la salud y seguridad de otros, por ejemplo, al causar un problema de salud pública.

Es posible que desee considerar ponerse en contacto con miembros de la familia para obtener ayuda. Si la mujer no tiene familia, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en la mayoría de los estados pueden llevar a las personas que demuestren evidencia clara y convincente de ser un peligro para ellos mismos o para otros a una sala de emergencias local para una evaluación psiquiátrica. Esta puede ser una opción.

Aunque la mayoría de la gente estaría preocupada por hacer esto, debe considerar el panorama general. ¿Preferiría que la dama estuviera enojada con usted o enferma o incluso posiblemente muerta a causa de su enfermedad?

Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  nutrición - dieta industria farmacéutica - industria biotecnológica vejiga hiperactiva