Esquizofrenia: el estudio genético más grande ofrece nuevos conocimientos

Un nuevo estudio, el más grande de su tipo, encuentra más evidencia de los fundamentos genéticos de la esquizofrenia. En última instancia, los hallazgos pueden conducir al desarrollo de nuevos fármacos.

Los investigadores han descubierto un nuevo gen que puede explicar la aparición de la esquizofrenia.

El nuevo estudio aparece en la revista Neurociencia de la naturaleza.

Elliott Rees, investigador del Centro de Genética y Genómica Neuropsiquiátrica del Consejo de Investigación Médica (MRC) de la Universidad de Cardiff en el Reino Unido, es el primer autor del artículo.

Como explican Rees y sus colegas, tanto las variantes genéticas de riesgo comunes como las raras contribuyen a la aparición de la esquizofrenia.

Sin embargo, los científicos han descubierto pocas de estas variantes o alelos, comunes o raros, en los estudios de asociación existentes en todo el genoma.

Entonces, los investigadores se propusieron descubrir variantes genéticas más raras involucradas en la esquizofrenia.

Con este objetivo en mente, el equipo realizó la secuenciación del exoma, una técnica de vanguardia que permite la secuenciación rápida de grandes trozos de ADN, en 613 tríos genéticos de esquizofrenia. Un trío genético se refiere a dos padres y un hijo.

El equipo examinó las variantes de novo en esta muestra de tríos; en otras palabras, observaron las nuevas variaciones genéticas de la descendencia que surgieron de los genes de los dos padres.

Luego, los investigadores combinaron estos datos con la información existente de 2.831 tríos genéticos (incluidos 617 que Rees y sus colegas habían analizado en investigaciones anteriores), lo que arrojó un total de 3.444 tríos.

Según los autores, esto proporcionó "el análisis más grande de codificación [variantes de novo] en la esquizofrenia hasta la fecha".

Además, los científicos se centraron en genes de alto riesgo que se superponen entre la esquizofrenia, el trastorno del espectro autista (TEA) y los trastornos del neurodesarrollo.

Un paso más hacia nuevas terapias

El equipo descubrió que un gen llamado SLC6A1 tenía tasas de mutación de novo mucho más altas de lo esperado.

Los genes mutados eran raros en el sentido de que solo alrededor de 3 de cada 3000 personas con esquizofrenia los tenían.

Sin embargo, los hallazgos son significativos no por lo comunes que son las mutaciones, sino porque afectan al GABA, un neurotransmisor químico importante que es clave para el sistema nervioso central.

Los hallazgos refuerzan la investigación anterior, que sugirió que las alteraciones en la señalización neuronal GABAérgica están involucradas en el riesgo genético de esquizofrenia.

“Este trabajo aumenta nuestra comprensión de las causas biológicas de esta afección, que esperamos conduzca al desarrollo de tratamientos nuevos y más efectivos, porque la identificación de los genes clave involucrados proporciona objetivos moleculares para el desarrollo de nuevos fármacos”, explica Rees.

“Puede llevar muchos años desarrollar nuevas terapias, pero esto potencialmente nos acerca un paso más”, agrega.

Las mutaciones que encontró el equipo parecen aumentar significativamente el riesgo genético, lo que aumenta el impacto de los resultados y las intervenciones terapéuticas que pueden derivarse de ellos.

El coautor del estudio, el profesor Sir Michael Owen, ex director del Centro MRC, también comenta los hallazgos.

Él dice: “Además de implicar a un gen específico, SLC6A1, por primera vez en la esquizofrenia, nuestros hallazgos sugieren que las nuevas mutaciones en genes que son importantes en el desarrollo del cerebro pueden ser un factor importante en algunos casos y que estas mutaciones también pueden aumentar el riesgo de otros trastornos como el autismo y el retraso en el desarrollo ".

“Además de comprender cómo las mutaciones impactan en la función cerebral, será importante comprender qué factores modifican sus efectos, ya que estos también pueden ser posibles objetivos para nuevos tratamientos”.

A nivel mundial, la esquizofrenia afecta aproximadamente al 1% de la población y se encuentra entre las 15 principales causas de discapacidad.

En los Estados Unidos, las estimaciones sugieren que alrededor de 1,5 millones de personas viven con la enfermedad.

none:  drogas sistema inmunológico - vacunas síndrome del intestino irritable