No te esfuerces demasiado por ser feliz, advierte el estudio

Todo lo que alguien realmente quiere es felicidad. Es posible que pasemos todas las horas de vigilia trabajando duro para lograr las metas que esperamos que nos hagan felices. ¿Pero realmente tiene el efecto que esperamos que tenga?

¿Tu búsqueda de la felicidad te hace feliz?

Estoy bastante seguro de que todos hemos estado allí: vas a la universidad para obtener un título, pensando que un diploma te hará feliz, y luego te gradúas y la felicidad todavía parece lejana.

Y luego piensas: "Está bien, si logro conseguir este trabajo increíble, seguro que me hará feliz".

Entonces, trabaja muy duro, invierte tiempo y recursos, y consigue el trabajo de sus sueños, pero luego comienza a preguntarse si realmente valió la pena toda esa molestia. Y así sucesivamente, durante años.

La búsqueda de la felicidad como objetivo, a pesar de que la felicidad es un concepto tan abstracto, fluido e incluso voluble, se ha convertido en una especie de epidemia. Una búsqueda rápida en Google Trends revelará que el interés global en la cuestión de "cómo ser feliz" se ha mantenido bastante estable durante los últimos 5 años.

La principal pregunta relacionada es “cómo ser feliz o al menos menos triste”, y los países que parecen haber expresado más interés en esta cuestión son Estados Unidos y Reino Unido.

Pero, ¿qué nos está haciendo realmente esta incansable búsqueda de la felicidad? Puede que no sea una sorpresa que, aparentemente, dedicar tanta energía a encontrar la felicidad probablemente nos deje amargados e insatisfechos.

"A la gente en general le gusta sentirse feliz, tratar de sentirse feliz y querer ser más feliz", escriben los autores de un artículo publicado recientemente en Boletín y revisión psiconómica, "Incluso si ya están bastante contentos".

Aekyoung Kim, de la Universidad de Rutgers en New Brunswick, Nueva Jersey, y Sam Maglio, de la Universidad de Toronto Scarborough en Canadá, se han sentido intrigados por los efectos que podría tener en la psique el hacer de la felicidad un objetivo.

Entonces, para ver qué sucede cuando decidimos activamente tratar de hacernos felices a cualquier costo, el dúo de investigadores ideó cuatro estudios relacionados, principalmente mirando un resultado específico: cómo la búsqueda de la felicidad impacta nuestra percepción del tiempo.

El trabajo de alcanzar la felicidad

En el estudio preliminar, los participantes tenían que completar cuestionarios preguntándoles hasta qué punto valoraban la felicidad y si a menudo sentían o no que “el tiempo se les estaba escapando”.

Las respuestas revelaron que, cuanto más se impulsa una persona a buscar la felicidad, más siente que se le está acabando el tiempo constantemente.

El segundo estudio utilizó programas de televisión "felices" o "neutrales" (comedia de payasadas versus una película sobre la construcción de puentes) para medir el efecto de la búsqueda de la felicidad en la percepción del tiempo de los participantes.

En este caso, a los voluntarios se les "instruyó para que trataran de sentirse felices mientras veían una película" o para "dejar que sus emociones fluyeran naturalmente". Aquellos a quienes se les indujo a pensar en la felicidad como un objetivo a perseguir tenían más probabilidades de informar que no habían sentido que tenían suficiente tiempo libre.

En sus experimentos finales, Kim y Maglio utilizaron técnicas de manipulación en dos cohortes adicionales para investigar más a fondo la relación entre los objetivos esquivos de felicidad y la percepción de un tiempo disponible más corto.

Todos los estudios confirmaron las sospechas de los científicos: cuanto más intentamos hacernos felices, más sentimos que no tenemos suficiente tiempo a nuestra disposición para lograrlo. Y cuanto más sentimos que el tiempo es escaso, más infelices nos volvemos.

“El tiempo parece desvanecerse en medio de la búsqueda de la felicidad, pero solo cuando se ve como una meta que requiere una búsqueda continua”, explican Kim y Maglio.

"Preocúpate menos por la felicidad como objetivo"

Este proceso minucioso, en el que sentimos que no tenemos tiempo suficiente para trabajar en las situaciones que esperamos que nos hagan felices, también puede ser lo que impulsa nuestra necesidad de gratificación instantánea.

Entonces, ¿es esto, me preguntaba, por qué a menudo salgo a "terapia de compras" mientras estoy en mis pausas para el almuerzo con el pretexto de tener "recados que hacer"? La respuesta, al parecer, puede ser "sí".

Como señalan Kim y Maglio, "debido a que participar en experiencias y saborear los sentimientos asociados requiere más tiempo en comparación con simplemente, por ejemplo, comprar bienes materiales, sentir falta de tiempo también lleva a las personas a preferir las posesiones materiales en lugar de disfrutar de experiencias de ocio".

Pero hay una manera de salir de este círculo vicioso: deja de esforzarte tanto por encontrar la felicidad y, en cambio, tómate el tiempo para experimentar la vida.

Quitarnos la presión de un objetivo intangible, dicen los investigadores, puede liberar el espacio que necesitamos para comenzar a disfrutar más y realizar actividades más significativas. Concluyen:

"Al alentar a las personas a que se preocupen menos por perseguir la felicidad como un objetivo interminable, las intervenciones exitosas podrían terminar dándoles más tiempo y, a su vez, más felicidad".

none:  salud Enfermedades tropicales pediatría - salud infantil