Dislipidemia: todo lo que necesita saber

La dislipidemia se define como tener niveles de lípidos en sangre demasiado altos o bajos. Los lípidos en sangre son sustancias grasas, como los triglicéridos y el colesterol.

Muchas personas alcanzan niveles saludables al comer una dieta balanceada y a través de otros aspectos de su estilo de vida. Sin embargo, algunos requieren medicación para prevenir problemas de salud adicionales.

¿Qué es la dislipidemia?

La dislipidemia se caracteriza por niveles anormales de lípidos en la sangre.

La dislipidemia ocurre cuando alguien tiene niveles anormales de lípidos en la sangre. Si bien el término describe una amplia gama de afecciones, las formas más comunes de dislipidemia incluyen:

  • niveles altos de lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol malo
  • niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL) o colesterol bueno
  • altos niveles de triglicéridos
  • colesterol alto, que se refiere a niveles altos de LDL y triglicéridos

Los lípidos, o grasas, son componentes básicos de la vida y proporcionan energía a las células. Los lípidos incluyen:

  • El colesterol LDL, que se considera malo porque puede provocar la formación de placas en los vasos sanguíneos.
  • El colesterol HDL, que se considera bueno porque puede ayudar a eliminar el LDL de la sangre.
  • Triglicéridos, que se desarrollan cuando las calorías no se queman de inmediato y se almacenan en las células grasas.

Los niveles saludables de lípidos en sangre varían naturalmente de una persona a otra. Sin embargo, las personas con niveles altos de LDL y triglicéridos o niveles muy bajos de HDL tienden a tener un mayor riesgo de desarrollar aterosclerosis.

La aterosclerosis se desarrolla cuando los depósitos de grasa duros llamados placas se acumulan en los vasos sanguíneos, lo que dificulta el flujo de sangre.

Con el tiempo, estas placas pueden acumularse y causar importantes problemas de circulación, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Síntomas

A menos que sea grave, la mayoría de las personas con dislipidemia no saben que la padecen. Un médico generalmente diagnosticará la dislipidemia durante un análisis de sangre de rutina o una prueba para detectar otra afección.

La dislipidemia grave o no tratada puede provocar otras afecciones, como la enfermedad de las arterias coronarias (EAC) y la enfermedad de las arterias periféricas (EAP).

Tanto la CAD como la PAD pueden causar graves complicaciones de salud, incluidos ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Los síntomas comunes de estas afecciones incluyen:

  • dolor en las piernas, especialmente al caminar o estar de pie
  • Dolor de pecho
  • opresión o presión en el pecho y dificultad para respirar
  • dolor, opresión y presión en el cuello, la mandíbula, los hombros y la espalda
  • indigestión y acidez estomacal
  • problemas para dormir y agotamiento durante el día
  • mareo
  • Palpitaciones del corazón
  • sudores frios
  • vómitos y náuseas
  • hinchazón en las piernas, tobillos, pies, estómago y venas del cuello
  • desmayo

Estos síntomas pueden empeorar con la actividad o el estrés y mejorar cuando la persona descansa.

Hable con un médico sobre el dolor en el pecho, especialmente cualquiera de los síntomas anteriores que lo acompañan.

Cualquier persona que experimente dolor severo en el pecho, mareos y desmayos, o problemas para respirar, debe buscar atención de emergencia.

Tipos y causas

La dislipidemia se puede clasificar en dos tipos, según la causa:

Dislipidemia primaria

La dislipidemia se puede diagnosticar con un análisis de sangre.

Los factores genéticos causan la dislipidemia primaria y es hereditaria. Las causas comunes de dislipidemia primaria incluyen:

  • Hiperlipidemia familiar combinada, que se desarrolla en adolescentes y adultos jóvenes y puede conducir a niveles altos de colesterol.
  • Hiperapobetalipoproteinemia familiar, una mutación en un grupo de lipoproteínas LDL llamadas apolipoproteínas.
  • Hipertrigliceridemia familiar, que conduce a niveles altos de triglicéridos.
  • Hipercolesterolemia familiar o poligénica homocigótica, una mutación en los receptores de LDL.

Dislipidemia secundaria

La dislipidemia secundaria es causada por factores del estilo de vida o afecciones médicas que interfieren con los niveles de lípidos en sangre con el tiempo.

Las causas comunes de dislipidemia secundaria incluyen:

  • obesidad, especialmente exceso de peso alrededor de la cintura
  • diabetes
  • hipotiroidismo
  • trastorno por consumo de alcohol, también conocido como alcoholismo
  • sindrome de Ovario poliquistico
  • síndrome metabólico
  • consumo excesivo de grasas, especialmente grasas saturadas y trans
  • Síndrome de Cushing
  • enfermedad inflamatoria intestinal, comúnmente conocida como IBS
  • infecciones graves, como el VIH
  • un aneurisma de la aorta abdominal

Factores de riesgo

Se sabe que varios factores aumentan las posibilidades de desarrollar dislipidemia y afecciones relacionadas. Estos factores de riesgo incluyen:

  • obesidad
  • un estilo de vida sedentario
  • falta de ejercicio físico regular
  • consumo de alcohol
  • el consumo de tabaco
  • uso de drogas ilegales o ilícitas
  • infecciones de transmisión sexual
  • diabetes tipo 2
  • hipotiroidismo
  • afecciones crónicas del riñón o del hígado
  • condiciones digestivas
  • mayor edad
  • una dieta rica en grasas saturadas y trans
  • un padre o abuelo con dislipidemia
  • sexo femenino, ya que las mujeres tienden a experimentar niveles más altos de LDL después de la menopausia

Tratamiento

El tratamiento para la dislipidemia generalmente implica tomar medicamentos.

Un médico generalmente se enfocará en reducir los niveles de triglicéridos y LDL de una persona. Sin embargo, el tratamiento puede variar, según la causa subyacente de la dislipidemia y su gravedad.

Los médicos pueden recetar uno o más medicamentos modificadores de lípidos para personas con niveles muy altos de colesterol total de al menos 200 miligramos por decilitro de sangre.

El colesterol alto generalmente se trata con estatinas, que interfieren con la producción de colesterol en el hígado.

Si las estatinas no logran reducir los niveles de LDL y triglicéridos, un médico puede recomendar medicamentos adicionales, que incluyen:

  • ezetimiba
  • niacina
  • fibratos
  • secuestrantes de ácidos biliares
  • evolocumab y alirocumab
  • lomitapida y mipomersen

Algunos cambios en el estilo de vida y suplementos pueden ayudar a fomentar niveles saludables de lípidos en sangre.

Los tratamientos naturales incluyen:

  • Reducir el consumo de grasas no saludables, como las que se encuentran en las carnes rojas, productos lácteos enteros, carbohidratos refinados, chocolate, chips y alimentos fritos.
  • hacer ejercicio regularmente
  • mantener un peso corporal saludable, perdiendo peso si es necesario
  • reducir o evitar el consumo de alcohol
  • dejar de fumar y otro uso de productos de tabaco
  • evitar sentarse durante largos períodos de tiempo
  • aumentar el consumo de grasas poliinsaturadas saludables, como las que se encuentran en nueces, semillas, legumbres, pescado, cereales integrales y aceite de oliva
  • tomando aceite de omega-3, ya sea en forma líquida o en cápsulas
  • comer mucha fibra dietética de frutas, verduras y cereales integrales
  • dormir al menos de 6 a 8 horas por noche
  • bebiendo mucha agua

panorama

Las personas con dislipidemia leve generalmente no presentan síntomas. A menudo, pueden controlar o resolver la afección haciendo ajustes en el estilo de vida.

Las personas con dislipidemia deben comunicarse con un médico si experimentan síntomas relacionados con el corazón o la circulación, que incluyen:

  • dolores u opresión en el pecho
  • mareo
  • Palpitaciones del corazón
  • agotamiento
  • hinchazón de tobillos y pies
  • dificultad para respirar
  • sudores frios
  • náuseas y acidez estomacal

Las personas que tienen dislipidemia grave, especialmente aquellas con otras afecciones médicas, pueden necesitar controlar sus niveles de lípidos en sangre con medicamentos, además de realizar cambios en el estilo de vida.

none:  suplementos investigación con células madre medicina deportiva - fitness